22 de marzo de 2009

CMB 2009: Venezuela eliminada

Corea del Sur celebra: fueron superiores. Por: Getty.

Luego de varias victorias para el recuerdo, un juego para el olvido: Venezuela cayó derrotada ayer sábado 21 de marzo ante Corea del Sur, 10 carreras por 2.

Sin desmeritar a la potente selección coreana - que lució indiscutiblemente superior desde el principio del juego - el desempeño de Venezuela fue atípicamente pobre. Apenas un dato, quizá el más elocuente: la selección venezolana cometió ayer la misma cantidad de errores que acumuló durante los siete juegos precedentes: cinco. Y por donde se lo vea, cinco es demasiado: imposible ganar jugando tan mala defensiva.

En el mismo primer inning, Bob Abreu comete el primer error del equipo venezolano. Por: Matt Sayles/AP

A pesar del sabor amargo de la derrota en este juego clave, es justo decir que ha sido un buen Clásico para el equipo venezolano: seis victorias por dos derrotas. Curiosamente, exactamente el mismo balance de victorias y derrotas de Corea del Sur, que sin embargo disputará la final contra Japón (también con 6 y 2). No es consuelo de tontos: son los números. De hecho, el subcampeón quedará con peor registro que el equipo venezolano.

Pero en fin, con los míos en las buenas y en las malas. Dígalo ahí, Carlos Montes. Eso es lo que significa decir: "mi equipo". Eso es lo que nos distingue de los malos fanáticos: esos que sólo van al estadio cuando el equipo está ganando. Y también de los que van al estadio a ligarla contra los míos. Dígalo ahí, Rommel.

********

Como suele suceder con esta intelectualidad a deshora, Tulio Hernández vino a opinar sobre el tema de los abucheos a Magglio Ordóñez cuando ya es casi llover sobre mojado. Y eso es exactamente lo que ha hecho: llover sobre mojado. Ni la mitad de una idea distinta, novedosa. Un poco más del mismo maniqueísmo antichavista que ya se expresó días atrás: está mal abuchear a Magglio, pero la culpa la tienen Chávez y los chavistas.

Lean:

- "... los venezolanos ya no nos reconocemos plenamente como miembros de la misma comunidad nacional... gracias a la polarización y al odio mutuo -y sobre todo al discurso bélico, humillante y despectivo del presidente Chávez y sus clones...".
- "Aunque comprendo su necesidad de drenar la impotencia, se equivocan los venezolanos abucheadores cuando actúan con la misma intolerancia que los camisas rojas de Hugo Chávez".
- "Y, sobre todo, se equivoca el Presidente cuando, diez años después de ejercer el poder, no sólo no ha logrado reunificar a una sociedad que ya venía enferma y rota sino que - como lo haría un enfermero perverso - le ha echado sal y barro a la herida. Ha escupido y orinado sobre ella. La ha rasgado con sus dedos infectados. Para ensancharla. Que no se cierre. No se cure. Para que el organismo enfermo que la padece se haga dependiente de sus cuidados".

Está mal abuchear a Magglio, pero Magglio es un traidor:

- "Se ha equivocado Maglio Ordóñez cuando traiciona la figura de ídolo deportivo de toda la nación... para convertirse en representante público de sólo una parte de sus miembros".

Y, por supuesto, la polarización:

- "Si usted, lector, quiere evaluar con sinceridad hasta dónde ha llegado la crispación, la intolerancia y la polarización política que divide a la sociedad venezolana del presente, le pido que medite muy serenamente sobre el significado profundo de la rechifla que los venezolanos asistentes a los estadios de Miami y Toronto le han propinado, con la fiereza de un batazo en plena espalda, a Maglio Ordóñez".

Lo voy a repetir una vez más: "La palabreja 'polarización' es el expediente al que apela todo aquel que quiere eximir de responsabilidades a los verdaderos responsables: los intolerantes, los violentos. Que en este caso puntual - como en muchos otros - es una parte del antichavismo. Se dice 'polarización' o 'división del país en dos mitades irreconciliables' y súbitamente todos, y primero que nadie Chávez, por supuesto, somos responsables de que miles de imbéciles enceguecidos por el odio la emprendan contra Magglio Ordóñez".

Se trata de la enfermedad infantil del derechismo: nunca, jamás, reconocer la responsabilidad de sus propios actos u omisiones. Siempre, invariablemente, señalar la responsabilidad de los "camisas rojas".

Así cualquiera hace una crítica de la "polarización". Así es muy fácil enarbolar las banderas de la paz, la unidad y la tolerancia.

Léase la leyenda de la fotografía que acompaña el artículo de Tulio Hernández: "Magglio Ordóñez bateó un foul a la intolerancia". Lo hubieran ponchao de una vez.

3 comentarios:

  1. y no hay un jueguito pal 3er puesto? a ver si por lo menos tu sabes.

    ResponderEliminar
  2. mandemos cartas a la mlb para jugar el tercer lugar y ganarle a los gringos de nuevo, ademas asi tulio hernandez tendra oportunidad de escribir sus estupideces en un tiempo mas real, jaja viva venezuela roja rojita carajo

    ResponderEliminar
  3. Carlos Montes: No habrá otro juego. Ya es un hecho que llegamos de terceros.

    Anónimo de las 3:00 pm: No le pidas tanto a Tulio Hernández.
    Recuerda: intelectualidad a deshora.

    ResponderEliminar