18 de marzo de 2009

No hay que ser adivino

El 24 de octubre de 2008, es decir, hace casi seis meses, escribí aquí (¡Austeridad! ¡Austeridad!):

"De esta forma, la noticia va dejando de ser el fulano 'terremoto financiero internacional', y ya sólo pretenden hablarnos de la ¡austeridad! y de los precios del petróleo. Los expertos, no faltaba más, cuestionan las 'medidas de austeridad' de Chávez. Sólo falta quien denuncie estas 'medidas de austeridad' como neoliberales, y califique a Chávez como un adalid de la misma doctrina económica que hoy se está viniendo abajo. Ya lo veo: Chávez el neoliberal, uno del tipo Carlos Andrés Pérez, del que sólo cabría salir con un nuevo 27 de Febrero".

Tal y como lo comentó la periodista Tania Díaz ayer martes 17 de marzo, en el programa Dando y dando, El Nacional publicó (en edición del mismo día) la siguiente nota (A/4): Gobierno planea paquete económico clásico del FMI.


Detalle de la misma nota.

Y dice:

"Los errores cometidos por el Gobierno lo obligan a aplicar una serie de medidas que rechazó en el pasado por ser ajustes clásicos recomendados por el Fondo Monetario Internacional en la década de los setenta, y que causaron recesión en América Latina, consideran analistas económicos.

"Recuerdan que el alza en el precio de la gasolina, la creación de nuevos impuestos, la reducción del gasto público y la devaluación son medidas que sólo contribuirán a incrementar los ingresos, pero no resolverán los problemas macroeconómicos.

"'Este es el programa clásico de ajuste del FMI. La única diferencia es que no se anuncia un programa completo, sino que actúa a cuentagotas, lo que le quita toda credibilidad', señala el economista José Guerra".

Va otro pronóstico (y anótenlo que va en serio): cuando finalmente sea derrocada la dictadura de Hugo Chávez Frías, José Guerra será el Ministro de Finanzas.

Y va otro pronóstico, porque la estoy viendo clarita: para saber cuándo se producirá el próximo 27 de Febrero, sólo será necesario sumarle 11 días a la fecha en que Chávez anuncie su paquete neoliberal.


Nota del diario español El País, del 16 de enero de 1989.

Para ser más gráficos, aquí les dejo la fórmula (y que me perdonen los matemáticos, físicos y similares):

a + b = d

Donde:

a = fecha de anuncio del paquete neoliberal de Hugo Chávez. Supóngase: 19 de marzo de 2009.

b = constante histórica de 11 días. Hace referencia a los días que mediaron entre el 16 de febrero de 1989, fecha en que Carlos Andrés Pérez anunció su paquete económico, y el 27 de febrero.

d = comienzo del fin del rrrrrégimen. Debería identificarse como "c", pero pongámosle "d" por aquello del Día D.

Es decir: a prepararse para el próximo 30 de marzo. Cae lunes. Es que los astros no mienten.

2 comentarios:

  1. Dios nos libre de que ocurra tu predicción sarcástica, porque nadie podrá decir que va a estar a salvo por muy chavista ú opositor que se sea .

    Ojalá tengas razón, y no se trate sino de unas medidas de austeridad, que nos permitan seguir adelante.

    Oigo miedo en las voces de la gente en la calle -no en La Lagunita, esos están comprando dolares para portegerse- la gente de verdad, esa que vive de un sueldo y no le está lacanzando hace rato.

    Ojalá se equivoquen todos los economistas serios que pronostican malos tiempos para el pais -eliminemos a los profetas del desastre quedemonos con los serios que los hay-.

    Ojalá tanto alboroto que hay en Guayana, en los hospitales, en CADEFE, pueda solucionarse sin violentar los derechos de nadie, con el entendimiento y sin amenazas.

    Ojalá todo cambie....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo: el tono era más bien irónico. El titular de El Nacional, en cambio, me parece absolutamente sarcástico, en el sentido de que es una burla de cabo a rabo. Y lo peor: una burla completamente predecible.

    Supongo que cuando me hablas de "economistas serios" no te refieres a José Guerra.

    Y para que veas que no siempre estamos en desacuerdo, pues estoy de acuerdo con tu penúltimo párrafo: ojalá que lo que sucede en Guayana, en los hospitales, en Cadafe (agregaría: en el Metro, en la Mitsubishi, en las cárceles, con los campesinos, con los pescadores, etc.) "pueda solucionarse sin violentar los derechos de nadie, con el entendimiento y sin amenazas". Te lo escribo, eso sí, sin el más mínimo dejo de ironía.

    ResponderEliminar