17 de febrero de 2009

Chinchurria y pólvora

Advertencia: esta nota fue escrita por un ignorante. Sabihondos abstenerse. Comensales de paladar fino, también.

********

¿Cuándo fue la última vez que sentimos algo semejante? Ir y venir frenético, ríos humanos sudando calle y espera ansiosa. Nada es oficial aún, pero la misma piel que ha tragado sol durante todo el día ya transpira victoria. Corre como un rumor que se acrecienta, pero es una certeza incuestionable. El pueblo sabe, cámara. Nada es tan cierto como cuando el pueblo sabe que ha vencido. Y esa tarde de domingo, en las empinadas calles de Antímano, todo olía a victoria. Dígalo ahí, Andrés.

¿Cuándo fue la última vez? La noche del 13 de abril y madrugada del 14. Carajo, palabras mayores. Me lo dije a mí mismo, y a mí mismo me pareció una comparación desatinada, una exageración febril. Una necedad. Hasta que leí la crónica breve del Duque. Y mire cámara: uno está convencido de la propia necedad hasta que se tropieza con un necio igual que uno y va y lo abraza y suelta la carcajada. Es entonces cuando la necedad se convierte en otra cosa: en un cierto tipo de certeza cómplice, como aquella que corría por las calles de Antímano y más tarde se apoderó de la Urdaneta. Un: hicimos algo pero no sabemos cómo llamarlo; un: para qué le vamos a poner nombre, cámara, si lo importante ahorita es gozarse esta fiesta.

Similar al 13 de abril, cámara, fue la celebración de este 15 de febrero. Siete años después, acontecimientos de distinta naturaleza, pero hermanados de alguna forma que no alcanzo a precisar. Claro para que se entienda: aún no logro saber por qué celebramos como lo hicimos. La verdad, apenas y me lo he preguntado. También es cierto: no he tenido mucho tiempo para hacerlo. No sé si es que hay victorias que no ameritan adjetivaciones. No sé si es que hay victorias que son simplemente eso: victorias.

Le comentaba a Lamia, la periodista francesa, un par de días antes del referéndum: necesitamos una victoria que no sea precisamente una victoria electoral. Las elecciones no son un fin en sí mismo, sino un medio. Bien, Lamia, ahora te lo planteo así: ésta fue una victoria electoral que también fue algo más, otro tipo de victoria. Y no sé muy bien cómo explicártelo.

A las 6 de la tarde el ambiente en Ávila TV era una continuación del ambiente que se vivía abajo en la Urdaneta. Como está escrito arriba: nada era oficial, pero todos sabíamos. Toda la espera ansiosa de más de seis millones de almas y un poco más, más las millones de almas más allá de nuestras fronteras, resumida y concentrada en un pedazo de avenida olorosa a pólvora de cohetón. Un río humano rumbo a Miraflores en medio del estrépito de las explosiones, las consignas y el corneteo.

A las 9 y 30 de la noche se dio inicio formal a una fiesta que había comenzando horas antes, y te puedo asegurar, compadre, que nadie iba ataviado como para una fiesta formal.

Pocos minutos después, una generosa representación de esa maravillosa camada de jóvenes extraordinarios que hacen posible Ávila TV, tomó por asalto el estudio y allí, frente a las cámaras, en vivo y en directo, saltaron y cantaron a la Caracas insurgente que los vio nacer, rindiendo homenaje al pueblo vencedor. Luego bajaron a la avenida y entonaron sus consignas, antes de confundirse con un pueblo que les regaló varias demostraciones de afecto y respeto. Un respeto que les compromete, y eso no hay que olvidarlo jamás.

Inmediatamente, himno nacional y respectivo discurso de Chávez. Qué diría Jorge Luis Borges si hubiera presenciado todo aquello. Un discurso que anunció combate contra todo o casi todo lo que queremos combatir, y por tanto un discurso memorable, que procuré escuchar íntegro al día siguiente. Un discurso que concluyó por donde todo debe comenzar:

"Revisión, rectificación y reimpulso para lograr estos cuatro años que quedan de este período constitucional de gobierno, el más alto grado de eficiencia en la gestión pública, el más alto grado de eficiencia en el impulso del Proyecto Nacional Simón Bolívar, en los planes del gobierno para solucionar los problemas del pueblo. Al respecto quiero comprometer mi palabra y la de todos quienes me acompañan en el gobierno, y quiero comprometer al pueblo todo, a las instituciones todas en una batalla que hay que darla con más intensidad, con más esfuerzos y sobre todo con más resultados en contra de la inseguridad en las calles, en las calles del pueblo, en los barrios, en las urbanizaciones, en las ciudades, en los pueblos; la lucha contra la corrupción y sus mil maneras; la lucha contra la inseguridad, la lucha contra el despilfarro, la lucha contra el burocratismo, contra la ineficiencia; quiero empeñar mi palabra en esta batalla".

Después de Chávez, una fiesta igualmente memorable, pura pasión desbordada, canto, consigna y baile. Olor a pueblo victorioso. "Chinchurria y pólvora, así huelen las victorias del pueblo", sentenció mi pana Gavimán, alias José Manuel Iglesias. "Ese es el título que le tienes que poner a lo que escribas sobre esto", me dijo.

Le tomé la palabra porque es verdad: las victorias del pueblo huelen a chinchurria y pólvora. Allá los que sean alérgicos a estos olores.

Y Chávez que aguante ahí: porque ese gentío también le tomó la palabra.


Pólvora

El presidente de Ávila TV entrevistado por Ávila TV. Si esto no es ventajismo, mira, yo no sé lo que es

Salsa

Pogueo


video

Fragmento del discurso de Chávez. Frente al Palacio Blanco: mirando la Urdaneta en dirección este


video

Salsa


video

Pogueo

4 comentarios:

  1. Tienes razón Reinaldo, era como esos días de abril de 2002, una sensación distinta, una celebración distinta. Todos los que estuvimos por esa vía (hoy por ti me entero que es la avenida Urdaneta) y que luego fuimos a parar al balcón fuimos testigos de un "sentimiento" qúe para qué explicar, para qué razonar, para qué ponerle nombre a eso.
    A mi lado tenía a un señor en silla de ruedas, sabes? Bailé con varios desconocidos, pero era que en realidad todos parecíamos conocernos.
    En esos momentos me hice una pregunta que me he hecho todos estos años: qué hace que todavía haya gente que tenga o que sienta ese fervor, que no se les haya pasado aun el enamoramiento.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve alli. felicidad legitima del pueblo. Ahora seguimos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Claro que es ventajismo! o lo vais a negar, no vistes la ventaja, mas de un millón polbuche, si eso no es ventaja, ventajismo o ventajon, no se como le diran en tu pueblo, pero en el mio eso es una jentará, echele numeros, ¡más de un millon! en cuanto a la chinchurria, no se si tu has comido eso,pero yo si, o como les dicen otros, tere tere, por cierto en la Guaira hay un negocito por el mosquero, donde lo venden, y bien sabroso, en cuanto a la polvora, sera activada, si no se cumple con lo de REVISION y RECTIFICACION, pues tu sabes que hay mucho palito e´fosforo (rojitos por fuera y blancos por dentro) agazapaos, esperando mejores tiempos, burocratas corruptos, y otros que atacan a quienes los denuncian con el sanbenito que quien lo hace, ataca al proceso. es todo hoy martes de carnaval
    Jesús S.

    ResponderEliminar
  4. More: Tú te respondiste esa pregunta en tu blog: "De ninguna manera es Dios. De ninguna manera es el diablo. Es como cualquiera de nosotros".

    Carlos y Jesús: Por ahí es que hay que seguir: triple R.

    ResponderEliminar