20 de enero de 2010

La risa y los impostores

El tipo abrió las santamarías el 17 de noviembre de 2009 y de inmediato quiso entrar en confianza con varios de los principales divos y divas del universo twittero venezolano: Pedro Penzini Fleuri, Carla Angola, Alberto Federico Ravell, Luis Chataing, Estefanía Fernández o Nelson Bocaranda. Ese paso en falso ha debido ser suficiente para sospechar que se trataba de un impostor: ninguna celebridad se estrena en estas lides solicitándole un retwiteo a otra celebridad.

El impostor de El Conde del Guácharo no sólo hizo eso: en la misma medida en que iban aumentando sus seguidores, se fue apuntando como seguidor de centenares de usuarios, en una proporción que no guarda mucha relación con la actitud que cabe esperar de un twitterdivo.

Ambos detalles pasaron inadvertidos tanto para quien esto escribe como para las más de seis mil personas que, para el 14 de enero de 2010, aparecían como seguidores (followers) del tipo. En razón de esta falta de atención, atribuí al empresario y comediante Benjamín Rausseo, alias El Conde del Guácharo, la autoría de un comentario en extremo denigrante a propósito del sufrimiento del pueblo haitiano, víctima del devastador terremoto acaecido apenas un día antes.

Entonces, escribí: "Sin embargo, resulta curioso que el comentario de El Conde del Guácharo haya pasado absolutamente desapercibido. ¿Complicidad? ¿Indolencia? ¿El derecho a la libertad de expresión puede legitimar el que se hagan chistes a propósito de la tragedia de un pueblo que ha visto morir, según estima hoy la Cruz Roja, aproximadamente a cincuenta mil de sus hijos e hijas?".

El viernes 15 de enero, un par de lectores de este blog me advirtieron sobre la posibilidad de que se tratara de un impostor: ya en marzo de 2007 alguien más había intentado usurpar la identidad de Benjamín Rausseo. Apenas dos días después, la actriz Camila Canabal se encargó de hacerlo oficial, publicando una fotografía en la que se observa al mismo Rausseo sosteniendo una servilleta con la inscripción: "No tengo Twitter".

El verdadero Conde del Guácharo. 17 de enero de 2010.

Pero muy al contrario de lo que cabría esperarse, esta revelación no causó mayores estremecimientos - al menos no de manera inmediata, lo que también resulta revelador: tres días después, el falso Conde aún reúne más de ocho mil seguidores; esto es, dos mil más que el 14 de enero - día de los hechos -, y unos mil menos que el domingo 17. Más aún: no son pocos los que afirman que el impostor se desempeña mejor que el verdadero Conde - que, dicho sea de paso, decidió abrió su cuenta este martes 19 de enero.

La pregunta es obligada: ¿cómo es posible que un reconocido impostor todavía ostente semejante popularidad? Paso a cantarles el coro que aquí les traje y da el mensaje de mi canción: la complicidad con una farsa tal, es equivalente al silencio que los miles de seguidores del impostor guardaron a propósito de sus "chistes de Haití". Si bien es cierto que tales "chistes" no son atribuibles al verdadero Conde, ¿qué puede decirse de los miles de seguidores que creyeron que era El Conde del Guácharo quien les escribía?

Tal silencio cómplice y - reitero - tanta indolencia sólo pueden explicarse en razón de una cierta idea de humor que ha venido ganando terreno en años recientes. Una idea de humor que no tiene nada que ver con una supuesta "jocosidad del venezolano", entendida como una suerte de esencia del ser nacional de la cual los chistes de El Conde del Guácharo serían patrimonio. (En lo que a este servidor respecta, El Conde del Guácharo es tan patrimonio nacional como pueden serlo Venevisión o Acción Democrática).

Para explicar esta idea de humor, tal vez valga la pena echar mano de un autor ya clásico, cuya renovada popularidad debemos a otra experta en cuestiones de la risa: la caricaturista Rayma. Porque en tiempos de oscuridad, nada más ingenioso y oportuno que apelar a los autores del Siglo de las Luces.

Caricatura de Rayma, publicada por El Universal el 14 de enero de 2010.

Si revisáramos el Diccionario filosófico de Voltaire, nos encontraríamos con esta verdad incuestionable: "Ninguno que se haya reído alguna vez, duda que la risa es la señal de la alegría, como las lágrimas son el síntoma del dolor". La risa, enseña Voltaire, no proviene del orgullo, y sólo "los habladores" difunden la especie de que "el que se ríe se cree superior al que es el objeto de la risa". Distingue - y póngase la mayor atención en esto - entre la risa y la perfidum ridens o "risa maligna", que no es más que la terrible "alegría de la humillación del otro". Por último, nos explica que cuando "nuestro orgullo se mofa… del orgullo del que nos ha creído engañar", se habla de chiflar más bien que de reír.

El problema, agrega Voltaire, es que "los que buscan las causas metafísicas de la risa, no son alegres". Tal cual sucede con el antichavismo: como no es capaz de entender cuál es la causa de la risa del pueblo chavista, intenta explicársela recurriendo a causas metafísicas. De allí su impotencia y también su tristeza. Precisamente como la risa chavista es inconcebible - chavista ya es, de por sí, una palabra casi impronunciable -, sólo es posible concebirla como una consecuencia de la ignorancia, de la maldad o de la bajeza: la risa chavista será siempre una risa mala, ignorante o bochornosa, y el chavista - a secas - será siempre culpable.

Lo que el orgullo antichavista no ha sido capaz de asimilar es que ya no es superior al objeto de su risa - aunque siga haciendo gala de su característica actitud supremacista. De allí la inevitable multiplicación de habladores - que plenan, por cierto, las redes sociales en Internet. Ha pretendido, por eso mismo, hacer pasar su dolor por el dolor popular. Pero si no es capaz de entender lo que causa la alegría popular, tampoco entiende de sus tristezas. Por eso, lo que resalta siempre es su tristeza de clase o de casta, esa que durante siglos fundó su risa en la humillación del pueblo. Lo que resalta siempre es su risa maligna, así pretenda disfrazarla de buen humor.

Es esa risa maligna, y no otra cosa, lo que explica el silencio cómplice de los miles que son capaces de reírse a costa de la humillación de los otros. Si acaso insisten en llamarle buen humor a la humillación, ya sabemos quiénes son los verdaderos impostores.

9 comentarios:

  1. Oye, ahora que hablas de risa pérfida se me ocurre que en la oposición lo que hay es una tétrica ausencia de risa, y que no soportan cargar ellos solos ese peso en el alma,así que nos lo quieren pasar a la fuerza.
    No por anhelo de compartir, no para sentir que forman parte de un colectivo sufrido: simplemente por envidia, por el retorcido placer de quitar la sonrisa de nuestros rostros.
    Pasó antes. El paro petrolero trató de llevar las sombras a cada hogar, trató de agregar más peso al fardo de la pobreza: la esperanza respondió con:
    http://www.youtube.com/watch?v=5PGFp01ANGc
    Uno va y les dice que esa nueva base militar gratis para el imperio junto con las otras siete acá al lado son preludios conocidos de iraks y afganistanes en pleno desarrollo: nada, te salen con la risa retorcida diciendo: "¿Están cagados? Jajaja, ahora van a ver, chavistas 'ercoño".
    Uno va y les cuenta vainas que revuelven las tripas, como la del crucero de Royal Caribbean atracando en su playa haitiana privada fuertemente custodiada para que los despreocupados turistas se bronceen a 81 millas de la catástrofe viva:
    http://www.nydailynews.com/news/world/2010/01/18/2010-01-18_luxury_cruise_ships_escort_vacationers_to_haiti_despite_earthquake_devastation.html
    y de paso le mencionas como las grandes contratistas de la construcción van a hacer su agosto con las donaciones y préstamos para proveer de viviendas a esa fuente de esclavos que es Haití... y nada: te dicen que los superhéroes marines están allá para proteger la propiedad privada y para que esos negros no se maten en la arrebatiña de ayuda humanitaria.
    Es ceguera. La misma que no vió el país insosteniblemente dividido que trajo el Caracazo.
    ¿Sabes? A alguien se le debe haber ocurrido que la risa era, digamos, demasiado barata. Había que sacarle más provecho. Privatizarla... pero ¿cómo?
    Ajá: agarro los medios y te enveneno el día y la vida, pero te doy una oferta de hamburguesa con doble queso y sonrisa. Te amargo la tortura del tráfico, pero te puedes venir a reir en las salas de cine con mis chistes enlatados.
    Sí, chico, claro que el capitalismo funciona. Su motor es la fuga para alejarse del horror de la miseria y la búsqueda de la sonrisa real en el rostro propio, algo casi imposible para aquel que vive en paranoia gracias a la porción de propiedad privada que a él le sobra y a otros le falta por la gracia de dios.
    Franco Munini.

    ResponderEliminar
  2. Reynaldo, si queréis este comentario lo dejáis no más pa vos, pero tenía que decirte que este artículo es una de las vergas más buenas que he leído últimamente en la prensa... Muy inteligente. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Franco:
    Y luego está la perfidum ridens de los impostores del chavismo, de esos que se cuelan en todo proceso con potencial transformador.

    ¿Viste cómo el antichavismo nos restriega cada vez que puede todo el asunto de la "boliburguesía" - va entre comillas, porque no hay que reproducir el lenguaje del enemigo?

    A la oligarquía le importa un pito que haya chavistas corruptos e impostores. Lo que resiente es que la tal "boliburguesía" pretenda desplazarla del lugar que ha ocupado históricamente. Toda la temática sobre el nuevo riquismo es una expresión bastante elocuente de tal resentimiento.

    El antichavismo nos restriega el asunto de la "boliburguesía" porque sabe perfectamente que el chavismo no es eso; porque sabe que eso es una suerte de excrecencia que repudiamos.

    ¿De qué se trata? De que nos sintamos culpables. Porque sintiéndonos culpables, somos impotentes.

    José Javier:
    Vergación primo, ¿y vos creéis que me voy a reservar un comentario de ese tamaño?

    Abrazo mi pana.

    ResponderEliminar
  4. Reynaldo serás tu quien repudia a la BOLIBURGUESÍA, porque todos quienes tienen poder en el chavismo, están enchufadísimos ahí, y los "empresarios" hijos de CADIVI y oportunistas andan pegados como locos, viendo a ver que le sacan a estos chupamedias que quieren ser ricos y jugar golf como la OLIGARQUÍA que tanto critican. Los restaurantes de Caracas, los mas caros, están llenos con éstos personajes, los aviones para Miami tambien, no hacen viajes interesantes solo Miami, los Centrso Comerciales rebosan de éstos Boliburgueses disopuestos a gastar lo que sea por cosas que nunca han tenido y que ahora pueden comprar con los Cortes maravillosos y Palazos inmensos que le han dado a la Piñata gubernamental, que éste año promete al menos hasta septiembre.

    POr otro lado te digo, sigue viendo a tus compatriotas que no comparten tu visión política como ENEMIGOS, eso seguro es algo que habla de lo equilibrado que puedes estar, y de lo dispuesto que estás a la democracia moribunda ya de tanto golpe del chavismo rabioso y destructor.

    Por lo demás es lamentable el engaño y el aprovecharse - en el caso del mismo Conde que no hace mucho por desmentir la cosa- del engaño del caso del Twitter de EL CONDE DEL GUACHARO, no hay límites para quien quiere aprovacharse de algo en nuestro país sin ley y con los derechos reducidos a enunciados vacios pues no pueden hacerse valer.

    Eso tambien es consecuencia de ésta debacle chavista, y no es que antes haya sido mucho mejor, pero hoy las intituciones que habían para defenderse del abuso de otros, han sido liquidadas por la Revolución, y no sustituídas por algo válido.

    JP

    ResponderEliminar
  5. Juan Perez:
    He aquí la diferencia entre nosotros: como muchísimos en el chavismo, no comulgo con "la perfidum ridens de los impostores del chavismo, de esos que se cuelan en todo proceso con potencial transformador"...

    (Paréntesis: disculpa por citarme a mí mismo. De hecho, la sustancia de lo que voy a responderte está planteada en el comentario que le escribí a Franco, pero tengo que pensar que no lo leíste. Sigo).

    ... Pero eso no quiere decir que voy a reproducir el lenguaje del enemigo. El enemigo no son los que no piensan como yo, sino los que pretenden que el pueblo venezolano siga siendo su esclavo. El enemigo es la oligarquía. "A la oligarquía le importa un pito que haya chavistas corruptos e impostores. Lo que resiente es que la tal 'boliburguesía' pretenda desplazarla del lugar que ha ocupado históricamente. Toda la temática sobre el nuevo riquismo es una expresión bastante elocuente de tal resentimiento".

    El punto es que tú reproduces el lenguaje de la oligarquía: que si Cadivi, que si Miami, que si los centros comerciales. Tu antichavismo es tan rabioso que estás dispuesto a emplear el lenguaje de una clase que no es la tuya. ¿Sabes por qué? Porque sueñas con pertenecer a ella. Tal vez trabajar mucho para tener muchos dólares para viajar y comprar mucho, como siempre lo ha hecho la oligarquía y ahora lo hace la "boliburguesía" advenediza. ¿Cierto?

    ResponderEliminar
  6. La unica oligarquia aqui esta en el GOBIERNO (dueño del petróleo que es de lo que vivimos todos finalmente, del poder represor y del poder decisiorio), el resto, aquellos que tienen fortunas inmensas no llegan a ser ni el 1% de la población y estan sometidos al GOBIERNO que es quien decide todo desde hace mas de 40 años, con lo cual no comparto tu visión de OLIGARQUÍA tal vez habría que buscar la definición correcta.

    Quienes tiene dinero "de siempre" detestan el mal gusto del nuevo rico, sin embargo si existe un pais con permeabilidad social es éste, si no preguntale a los Adecos, todos oscuros de piel, de origenes humildes, y llegaron a estar en los clubes mas exclusivos del pais y a relacionarse con lo mas rancio, eso mismo está pasando con los BOLIBURGUESES, lo llamativo es que pertenecen a un GOBIERNO que desdice de eso precisamente, tal como tu mismo lo expresas, pero sus miembros enloquecen por estar en el TOPE.

    Para seguir tu estilo te diré que quizá tu problema con el tema sea que quieres pertenecer a ese grupo y no estás entre esos consentidos que se forran y piden a los demás pobreza.

    El tema de la provocación sobre la clase que no es la mía y CADIVI, etc. no merece comentario, porque es eso, una provocación en la que no voy a caer, no importa si soy un obrero ó un multimillonario, no es eso de lo que hablamos.

    JP

    ResponderEliminar
  7. Sí, Juan Perez, el problema es que yo quiero pertenecer a la oligarquía.

    Coño hermano, ya estoy convencido: usté quiere, usté lo desea, pero usté no tiene el fuelle que hace falta pa venir a discutir por acá. Deseos no empreñan. Pa venir a ponchar aquí usté tiene que tener una recta de más de noventa millas, y usté está lejos de eso.

    Vaya y búsquese el concepto de oligarquía, apréndaselo de memoria y luego búsquese un foro de discusión que esté a su altura.

    ResponderEliminar
  8. Chamo, insistes en discutir de esa forma, donde estan los argumentos? De verdad crees que al decir que NO ESTOY A LA ALTURA, QUE NO TENGO FUELLE, QUE ME APRENDA EL CONCEPTO DE OLIGARQUÍA, estás argumentando algo sobre lo que te dije?

    No se cual es tu concepto de discusión, tambien habrá que buscarlo.

    Será que cuando critico al chavismo te sientes insultado? Así es el chavismo? sentirse que la cosa es con uno personal?

    Pana, tu no quieres discutir nada, tu lo que quieres es ganar un pleito, está bien gana pues, si quieres un concurso de insultos está bien, gana.

    JP

    ResponderEliminar
  9. Juan Perez:
    Ah vaina. Qué pasó ahora mijo, ¿te hablé muy fuerte?

    A usté no le falta sólo fuelle mi hermano, le falta sobre todo carácter.

    Su participación en esta entrada ha terminado. Muchas gracias.

    ResponderEliminar