12 de septiembre de 2009

Thoreau no sube cerro (y II)

(Y va la segunda parte)

********

En su célebre artículo, Internet no sube cerro, Ibsen Martínez hacía referencia a los datos de cierta encuesta de Datanálisis, que ilustraban la abismal desproporción en el acceso a Internet entre las que, para abusar del eufemismo, podrían llamarse clases pudientes y clases menos favorecidas. La conclusión, harto predecible, era la siguiente: entre los pela bolas el acceso es nulo. De la que podría derivarse otra, sin el mayor esfuerzo: el sifrinaje no puede seguir soñando con que va a derrotar al chavismo con cadenas de correos electrónicos. O como escribía Ibsen: "es muy poco lo que desde Internet puede hacerse por mover el ánimo de la mayoría que consistentemente ha estado con Chávez desde hace dos años".

Como ejemplo, Ibsen citaba el caso de cierto guerrillero ciberespacial que, para colmo de ironías, solía identificarse como Florentino, cinco años antes de la batalla electoral de Santa Inés. Florentino, escribía Ibsen, "es un activista nato, no cabe duda. Está lleno de ideas para la agitación entre las masas, para nadar como un pez en el mar que es el seno del pueblo. Veamos: «vístanse de una manera que no choque al público a quien van a entregar los volantes, llevándolos a comentar o pensar que ustedes no tienen nada que ver con ellos»". Se interrogaba Ibsen: "¿no inspira ternura Florentino? ¿No conmueve la idea que se hacen del pueblo? Esa noción de que la diferencia entre un descamisado del barrio La Lucha y un patrocinante de Salas Römer es cuestión apenas vestimentaria ¿no es como para desahuciarlos del éxito en política los próximos trece años?".

Con lo que, estoy absolutamente convencido, Ibsen llegaba a la médula del asunto: no importa si se trata de Internet, Facebook o Twitter. El problema es la idea que siguen haciéndose del pueblo. No extraña en lo absoluto la reveladora sentencia de Marcela Garzón, una de las organizadoras de la protesta “mundial” contra Chávez convocada para el pasado viernes 4 de septiembre a través de Facebook, interpelada por la escasa respuesta a la convocatoria: "No nos interesa la cantidad, sino la calidad".

Por eso mismo, Ibsen se apresura a escribir en su artículo más reciente, Facebook no sube cerro, que hoy día las manifestaciones contra Chávez "agrupan, por partes iguales, a tantos 'escuálidos' como 'desdentados'". Que 'los desdentados aprueban a Chávez', pero no su 'vocación tiránica y antidemocrática'. ¿Cómo es que es, Ibsen: frente a la tiránica y antidemocrática Ley de Educación lo que está en marcha es 'una estrategia de desobediencia civil digna de Thoreau'? Por eso es que los matan un 15 de febrero. ¿No es como para desahuciarlos del éxito en política trece años más?





11 comentarios:

  1. Reinaldo,

    El acceso a Internet en Venezuela es apreciable, sobre todo en la fracción políticamente activa de la población. En el año 2008 habían 6.7 millones de usuarios de Internet en Venezuela, según el Internet World Statistics:

    http://www.internetworldstats.com/stats10.htm

    Esto representa un 41% de los venezolanos que tenemos entre 15 y 65 años. Y este es sólo el acceso directo. La información que se propaga en Internet tiende a transferirse a otros medios y propagarse también a través de ellos, en lo que se llama el efecto cascada.

    El poder de una convocatoria masiva por Internet es considerable. Sobre todo si esta convocatoria ocurre simultáneamente en otros medios, como ha sido el caso de las convocatorias contra Chávez y contra la ley de Educación.

    Es muy cierto que la gente cada vez se moviliza menos. Pero las causas de esto habría que buscarlas en otro lado.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que en Argentina, allá por el 2001-02 había en la maraña que eran las revueltas asamblearias propuestas de liderazgo y organización al "estilo empresarial". Esas recomendaciones respecto de la vestimenta, etc., me recuerdan a eso, bastante llamativo por cierto. Y lo mismo las movidas por internet. Ahora, no habría que subestimarla, la web se está convirtiendo en una herrmienta importante y "a ser apropiada".
    Sin embargo y hasta donde sé (no estoy en la piel de los venezolanos y hablo desde lo que me entero) las misiones son el arma más eficiente para exhorcizar cualquier campaña, ¿me equivoco?
    Al "cara a cara" no hay con qué darle. Y si implica compromiso y la solución de los problemas, menos.
    Saludos.
    pd: Gustavo J. Mata, no encontré en la fuente que citás los datos desagregados de las edades en que fundás tu punto de vista. Sería interesante si pudieras aportar la fuente de estos. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. En la Wikipedia hay un artículo con información demográfica de Venezuela:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Demographics_of_Venezuela

    La Escuela de Gerencia Social del Ministerio de Planificación tiene información más detallada, pero creo que no muestra las proyecciones recientes:

    http://www.gerenciasocial.org.ve/bases_datos/gerenciasocial/

    Si usas los datos del Distrito Capital encuentras que el 67% de la población del mismo está entre los 15 y 65 años. Esto es consistente con el 65% que reporta la Wikipedia para la población total.

    La fuente más autorizada es el Instituto Nacional de Estadística:

    http://www.ine.gov.ve/

    Pero esta página no funciona.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gustavo, disculpame, pero me perdí.
    A lo mejor no fui clara yo, digo, cuál es la relación, o donde están esos datos que relacionan el uso de internet con una "franja etaria determinada" de la población venezolana.
    Por otra parte en el internetworldstats.com que citás dice textual (copipaste):
    Internet penetration in Venezuela is lower average for Latin America, which leaves considerable room for growth considering that the countryés GDP per capita is the highest in the region except for a few Caribbean islands.
    Por supuesto el GDP es un indicador bastante arbitrario (econométrico), ya que no dice mucho respecto de la distribución real del ingreso y su impacto real en la población.
    Lo que es válido decir que en la medida que las diferencias decrecen hay que darle más importancia a la generalización de este tipo de consumo, y como digo más arriba, no desestimarlo y preveer al repecto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Anahí,

    El punto es que una presunta falta de acceso a Internet no puede ser esgrimida como causal del fracaso de una convocatoria política: el acceso a Internet en Venezuela no es desestimable.

    El número de personas con acceso a Internet representa un 41% del número de venezolanos entre 15 y 65 años.

    Esto no quiere decir que 41% de las personas en este rango de edad usan o tienen acceso a Internet. Pero sí te da un estimado de la magnitud involucrada.

    Si presupones que el acceso a Internet está uniformemente distribuído en los diferentes segmentos etarios podrías tomar como estimado el porcentaje con respecto a la población global, que es un 28%.

    Good enough for rock and roll, como dicen por ahí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Entendí tu punto, Gustavo. Ahora, te digo, no sé en Venezuela pero por acá por ej., en las llamémoslas "highschools" los pibes de tres años ya usan PC e internet. Obviamente no suelen ir a marchas de ningún tipo, a menos que sean llevados por sus padres, ¿entendés ahora mi punto?
    Obvio que las marchas y movilizaciones requieren otras motivaciones que el sólo llamado, sea por internet o sea por el medio que sea. Pero además, lo que las cruza desde los intereses es muy diverso: hoy acá las movilizaciones más amplias o más grandes las convoca la CGT de Moyano (en alianza con los Kirchner, hasta "nuevo aviso"); o los sectores rurales vinculados al agronegocio (nucleados precariamente pero en gran número en la llamada Mesa de Enlace); y la CTA, segunda central obrera que podría decirse nuclea al resto de los sectores obreros, desocupados y "desindicalizados" (y sin personería aún porque el PEN se la niega)
    No se me ocurre que pudiera haber una movilización "vía internet y porque sí" que no fuera "manipulada desde afuera"; y tengo la sospecha, y sólo la sospecha, que si la hubiera duraría un suspiro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. epa, yo estoy en facebook pero no me llegò nada de lo de la marcha contra chàvez. còmo hago para recibir esa informaciòn de los escuàlidos mundiales?

    ResponderEliminar
  8. Ey, reinaldo, ja!, pudiste titularlo como: ¡Facebook no, ve-cerro!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gustavo, Anahí:
    Cifras aparte, no caben dudas sobre la potencialidad de una herramienta como la Internet. Una que, salvo escasas y honrosas excepciones, prácticamente no hemos sabido aprovechar.

    Gustavo tiene razón cuando sugiere que el fracaso de una convocatoria no necesariamente guarda relación con los medios a través de los cuales ésta se ha realizado. Ciertamente, "las causas de esto habría que buscarlas en otro lado".

    Anahí, por su parte, acierta cuando afirma: "Al 'cara a cara' no hay con qué darle".

    El problema se presenta, como bien plantea Ibsen Martínez, cuando el sifrinaje encara la relación con el pueblo desde el desprecio o con ánimo de tutelaje. Por las mismas razones, a los partidos políticos casi siempre les va tan mal en el barrio.

    Por lo demás, el asunto da como para dedicarle algo de tiempo: el chavismo en la era de los cybercafés barriales.

    ResponderEliminar
  10. Cuando siento el boom:
    Es que éste es el tipo de info que casi siempre te llegará a través de la televisión o la prensa.

    De hecho, este tipo de manifestaciones, por más numerosas, no serían nada sin la televisión.

    ResponderEliminar
  11. Epa Enrique, cómo estás mi pana. ¿Blog nuevo?

    Por cierto, alguien por aquí ya hizo alguna vez ese juego de palabras.

    Abrazo.

    ResponderEliminar