18 de septiembre de 2009

El gato Mefistófeles va a la escuela

El Mefistófeles de Delacroix volando sobre Caracas... perdón, sobre Wittenberg.

(Les dejo el quinto artículo publicado en Ciudad CCS, ayer jueves 17 de septiembre.

Brevísimas instrucciones para su lectura:

1. Abren el enlace de la canción (que encontrarán en la primera línea) en una ventana aparte.
2. Si no reproduce automáticamente, presionan play, claro. (Puesto que la idea es escuchar la canción).
3. Dejan que su imaginación vuele. Por ejemplo: la mujer que canta es la Venezuela decente, pujante, pudiente y por supuesto anticomunista. El padre es un tipo de esos buenazos, de gran corazón, que está convencido de que no se quemó las pestañas estudiando en una universidad para que ahora cualquiera pueda acceder a ellas. La niña es el futuro (aunque no se precisa de mucha imaginación para llegar a esta conclusión).

Salud).

********

¿Sabían ustedes que El ratoncito Miguel, la improbable canción infantil, fue concebida como una crítica contra la dictadura de Gerardo Machado, quien gobernó Cuba entre 1925 y 1933? Fue escrita por Félix Benjamín Caignet, el mismo genio creador de la radionovela El derecho de nacer, de 1948. La historia del ratoncito que festeja mientras duerme el temible gato Misifú fue interpretada por primera vez en público en 1932. El pueblo la convirtió pronto en canción de protesta, lo que le valió a Caignet varios días de cárcel en el Cuartel Moncada. Aunque la continuada protesta de sus seguidores forzó su liberación, la canción fue prohibida.

Una vez que uno conoce los detalles de esta historia – y yo recién los conocí – es imposible escuchar la canción con los mismos oídos de nuestra temprana niñez. Hagan la prueba: en lugar de nostalgia, los embargará la sensación de haber descubierto una trama que les fuera ocultada durante mucho tiempo. Entenderán lo que quiso decir Caignet cuando escribió que también Miguel "suele tener corazón para cantar, para reír, para bailar". O por qué planteaba aquel terrible dilema: o vemos qué hacemos con Misifú o "usted verá cómo de hambre un ratón se morirá".

Aquí, pensando: es una canción que bien podría ser utilizada por los padres y representantes indignados porque en este año escolar que recién comienza, el mismísimo Dios será expulsado de las escuelas. Lo tenemos todo: una dictadura regentada por el gato Mefistófeles. Unos ratoncitos que, si bien no puede afirmarse que corren el riesgo de morirse de hambre, hace tiempo que dejaron de reír. Y lo que es mejor: siendo como es una canción de protesta, suena como una canción infantil. Así, los niños y las niñas de "familias pudientes" aprenderán desde pequeños a cantar contra la dictadura, mientras sus padres les recitan la oración que nunca escribió el Arzobispo Urosa: "La educación debe ser igual pero separada… Los hijos de familias pudientes, llamados a ir a las universidades y, más tarde, tomar las riendas de empresas, negocios, ejercer las profesiones libres y ocupar los cargos más altos de la administración pública, deben ser educados para alcanzar estos fines… Los niños que, por su origen socioeconómico, tienen desventajas, deben ser educados en el respeto hacia la autoridad, en la diligencia, en la modestia…". Así a prenderán que más horripilante que el gato Mefistófeles, es que los ratoncitos "de los estratos más pobres" pretendan "acceder a las mismas posiciones que sus compañeros más afortunados".

Urosa Savino conversando con Dios.




9 comentarios:

  1. Uy. Reinaldo, esa foto de monseñor es muy elocuente (y por cierto, qué dios modernizado, usa celu =P )
    Me hizo acordar a la peli "El crimen del padre Amaro", que si no la has visto te la re-re-recomiendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La estupidez no tiene límite

    Jesus Pérez

    ResponderEliminar
  3. Anahí:
    Sí, muy buena El crimen...

    Jesús Pérez:
    Cierto. A veces la estupidez de la jerarquía eclesiástica no tiene límites.

    ResponderEliminar
  4. nota al pie: fuifuifuifuifui por la nueva escena! y sobre lo escrito, se me vino de una la pelichilena Machuca, cuando los padres pudientes se explayan porque sus hijos no deben estudiar con los del barrio de al lado. Parece que el ratoncito miguel tomó de allí insumos.....

    bss

    ResponderEliminar
  5. Sí, Viccita, muy buena Machuca también.

    Ey, ¿ya viste que incluí entre las canciones una que cantamos muuuuchas veces?

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  6. No te sientas apoyado, no me refería a la estupidez de la jerarquía eclesiastica.

    Jesús Perez

    ResponderEliminar
  7. Jesús Pérez:
    Aquí entre nos: siempre supe que te referías a la tuya.

    ResponderEliminar
  8. Te vuelves a equivocar, me refería a la tuya.

    Jesus Perez.

    ResponderEliminar
  9. Jesús Pérez:
    ¡¿Diez días para pensar esa respuesta?!

    ResponderEliminar