18 de junio de 2009

Matar una mosca

Ésta va dedicada a la barra de ingenuos que siguen creyendo que Obama sería incapaz hasta de matar una mosca.

El cuento es así: el hombre estaba siendo entrevistado por el periodista John Harwood, de la CNBC, cuando comenzó a ser molestado por una mosca. La indeseable presencia era tan evidente, que ofreció sus disculpas al periodista y comenzó a manotear la izquierda con la intención de alejarla. Pero el inocente insecto incurrió en un error mortal: no se le ocurrió otra cosa que posarse sobre la mano izquierda del Presidente, ocasión que aprovechó éste para asestarle un derechazo que la dejó un poco más que inconsciente.



Imaginen por un momento que en lugar de Obama, hubiera sido el mismísimo Chávez el autor de tamaña proeza. Yo me lo imagino así: los hiperchavistas habrían salido corriendo, extáticos, a escribir un nuevo Canto a las virtudes del Líder infalible. También me imagino el título del Canto: El Águila sí caza moscas. En Globovisión, mientras tanto, habrían comenzado por preguntarse: «¿Qué hacía una mosca rondando la humanidad del Presidente?» Acto seguido, habrían especulado: «¿Las moscas se encuentran siempre cerca de qué cosa?» Incluso, seguramente habrían sido capaces de consultar a su teleaudiencia a través de una encuesta: «1) De un dulce de lechoza. 2) De un basurero. 3) De un animal muerto. 4) De la mier...». Y ya sabemos cuál opción habría reunido más votos. Guillermo Zuloaga habría aparecido rechazando la aprobación del Proyecto de Ley de Protección de los Animales Domésticos y habría reclamado, en nombre de su derecho a la igualdad ante la Ley, la aprobación de una Ley de Protección de los Insectos. Leopoldo Castillo se hubiera detenido en el segundo 32 del video y hubiera encerrado en un círculo rojo los trastos que se ven arrumados en una esquina del salón donde se desarrollaba la entrevista. Luego de lo cual se habría disparado un largo discurso sobre la decadencia de Miraflores y la infinita ineficiencia gubernamental. Por último, tal vez, y sólo tal vez, alguno de los nuestros habría salido denunciando que Globovisión constituye, definitivamente y sin duda alguna, un problema de salud pública.

Démosle gracias a dios porque esas cosas no suceden en Venezuela. Quiero decir: menos mal que no tenemos un Presidente que mata moscas en vivo y en directo.

6 comentarios:

  1. jajaja Oscar Perez ya hubiese puesto en marcha un "Mosca-Potaso" en para recaudar fondos de una institución dedicada al cuidado de las moscas y demas insectos criminalizados y asediados por el regimen...

    ResponderEliminar
  2. Reynaldo te estás botando... Muy bueno tu humor.

    Saludos,
    EL MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar
  3. Globovisión, RCTV, Radio Caracas Radio y Unión Radio harían un reportaje especial con el Instituto de Prensa y Sociedad y las ONG Reporteros Sin Fronteras y Espacio Público sobre un exhorto hecho a la SIP denunciando una nueva violación a la libertad de expresión de la pobre mosca que sólo aspiraba aparecer en un medio de comunicación de los pocos que no tiene secuestrado el rrrégimen a denunciar los atropellos sufridos por la aplicación de políticas eficientes de salud en Venezuela (y terminó más que atropellada, "espaturrada", jajaja)

    ResponderEliminar
  4. Más se preocuparon por la mosca muerta que por los 100 agfanos asesinados en un bombardeo semanas a tras...

    ResponderEliminar
  5. "El Águila sí caza moscas" jajajajaja. Bueno el ejercicio Rei, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Epa, Rommel I, se escribe como lo hizo Reina P: rrrégimen.

    Verbo:
    Cierto: no es lo mismo una mosca muerta a manos del Presidente de Estados Unidos, que los afganos que mueren como moscas a mano de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

    Un abrazo Glo.

    ResponderEliminar