17 de febrero de 2011

Contra el ombliguismo

Chávez no es la cabeza de la revolución bolivariana, sino su ombligo. Al menos eso es, tal parece, para muchos, de un lado y del otro del espectro político. Eso que muchos ven para no tener que mirar hacia delante, para no rendir cuentas y librarse de toda responsabilidad, para evitar el trance de pensar con cabeza propia. Lo que muchos señalan con el dedo en un intento desesperado por desviar la atención, para dejar hacer y dejar pasar.

Los hay quienes han acumulado todo su capital político repitiendo que Chávez es el responsable incluso del menor aleteo de una mariposa, de manera que cuando sobreviene alguna catástrofe natural, también es culpa de Chávez. Chávez el principio y el fin, el frágil orden y el pavoroso caos. Pero esto tiene su correlato entre los partidarios: Chávez como el principio sin fin, como única garantía de orden, no importa cuál sea. De un lado, el mico mandante. Del otro, mande, comandante, ordene.

Ni sol ni agujero negro. Pero hay quienes, dentro del bando llamado a empujar una revolución, truecan zambo por astro y rey, y el efecto no puede ser más pernicioso: un Chávez mito, perfecto, endiosado, infalible, lo más alejado posible de los simples mortales, agujero negro por donde se cuela toda la potencia, toda la energía, todo el combustible que debía propulsar la radicalización democrática de esta sociedad. Chávez reducido a ombligo sin fondo, sin pueblo, a despeñadero.

Se dirá que el antichavismo tiene una propensión inocultable e inevitable al ombliguismo: nunca resultó tan sencillo ir contra algo: basta que cualquier ladrón o asesino apunte al ombligo Chávez, para que los que están contra Chávez absuelvan a ladrones y asesinos. Se dirá que es menos fácil reconocer a los ombliguistas entre las filas revolucionarias. No lo es tanto: basta que sean objeto de alguna crítica, por más tímida o pertinente que sea, para que los personajes, apuntándose al ombligo, conviertan aquella crítica en un ataque despiadado contra Chávez. Si los ánimos se caldean, y el rumor de la protesta se convierte en estruendo, siempre será posible apelar al recurso retórico: es orden de Chávez. Del zambo líder al Chávez que, en boca de ombliguistas demagogos, termina avalando atropellos, vejámenes e injusticias.

El Chávez reducido a ombligo termina siendo la excusa perfecta para no avanzar. No sólo por obra y gracia de los demagogos, sino también por omisión: la de aquellos que no desean renunciar a la comodidad que supone que sea siempre otro, y siempre el mismo, el que haga el trabajo por ellos. Si algo sale mal, o avanza lento, la culpa es del ombligo.

Chávez mismo, cómo no, también se distrae con su propio ombligo. Se equivoca, lo hace mal. Es responsable de errores. Cada cual puede hacer su balance: cuánto hemos avanzado en la destrucción del viejo Estado burgués, corrupto y esclerosado; cuánto hemos avanzando en la construcción de nueva institucionalidad; cuánto hay de retórica en el discurso sobre el socialismo y cuánto de concreción; cuánto hemos avanzando en la construcción de poder popular no tutelado ni cooptado; cuánto sí, cuánto no, y todo cuanto haya que sumar a la lista. Vamos a darle: interpelemos al zambo.

Pero una cosa es igualmente cierta: yo no voté por Chávez para que hiciera la revolución por mí, para que pensara por mí, para que construyera por mí. Una revolución no se hace mirándose al ombligo. No me siento responsable ni cómplice de los que se lucran en nombre de la revolución. Ni de la palabrería de los discurseros ni de la mediocridad de los mediocres. Pero es igualmente cierto que cada espacio que usurpan es un espacio que no hemos sabido defender ni reconquistar. Hay quienes confunden revolución con espectáculo, y alientan la pasividad y la desmovilización. De nosotros depende, principalmente, asumir el papel de actores de reparto o el protagonismo. Romper los hilos, movilizarnos, sacudirnos la modorra.

El movimiento popular no puede sentarse a esperar que el zambo construya movimiento popular. Intelectuales, artistas, poetas, cultores, escritores: aquí afuera hay un pueblo que bulle, reclama, se estremece y convoca. Hay mucho funcionario que alienta y acompaña las luchas populares, pero muchos otros hace tiempo que renunciaron al criterio propio: alguien más, siempre el mismo, debe tomar la iniciativa, decir lo que está bien y lo que está mal. No son pocos los sujetos y las luchas que permanecen en la oscuridad durante años, como si estuvieran condenados al ostracismo, hasta que viene Chávez y se ocupa del asunto, y un buen día todos somos Pobladores, campesinos, trabajadores, motorizados, buhoneros o indígenas. Basta que el zambo voltee la mirada para que todos volvamos a ser nadie, el ojo propio siempre puesto en el ombligo.

Mucho se habla de la necesidad de dirección colectiva, y la demanda es absolutamente pertinente. Pero no pocas veces actuamos como si la construcción de tal dirección fuera obra de un solo hombre, y no obra colectiva. Como tierra árida, esperando, resignadamente, que alguna vez llueva socialismo. O más democracia. Se nos olvida que una revolución supone conflicto, transgresión, insumisión, rebeldía.

Interpelemos al zambo, claro que sí, pero también a los ombliguistas, donde quiera que se encuentren. Dejemos de mirarnos el ombligo.

7 comentarios:

  1. Excelente reflexión y muy pertinente

    ResponderEliminar
  2. Desde hace unas semanas he llamado a ese fenómeno el hiperchavismo expresado tanto en la derecha como en la izquierda. Chavez como eje articulador de todo discurso, Chavez como hacedor de sequías y de diluvios o como el "comandante presidente", nunca como el compañero de la misma lucha, como el camarada en una trinchera común o como la posibilidad histórica para hacer la revolución que cada uno tiene pendiente ... gracias por la reflexión, la tomo para difundirla, Saludos!

    ResponderEliminar
  3. A este artículo le faltan un par de frases que hubieran podido resumirlo todo:

    El afán autoexculpatorio no es exclusivo del antichavismo. Para buena parte del chavismo, y de aquellos que apoyan críticamente la revolución bolivariana, la culpa de todo siempre la tiene Chávez.

    ResponderEliminar
  4. En tu analisis dejas de lado, probablemente proque no has llegado allí, que solo un ESTADO organizado, co SEPARACIÓN de poderes, puede garantizar esa labor "de todos"que declaras, si el proyecto es común a todos, todos trabajarán en la dirección del bienestar común.

    Tras 12 años casi de división del pais, y de un trabajo reiterado, a veces detenido por las fuerzas del país que se niegan a los cambios que propone el gobierno, de destrucción de las instituciones con la promesa de una nueva organización que niega nuestra historia y niega a la mitad de pais, crees que es posible que sea el pueblo quien motorice cambios ?

    Si lo que se ha hecho es profundizar la cultura clientelar ya no en AD y COPEI sino en CHAVEZ, es decir aún peor que antes, ahora es en torno a una persona, no entorno a un grupo de personas.

    Mientras tanto, de un lado de la cuerda y del otro, nuestra gente clama por soluciones, en eso estamos deacuerdo la mayoria.

    AB

    ResponderEliminar