29 de enero de 2009

La enmienda y la vida... y algo de beisbol

Estoy haciendo zapping rumbo a Ávila TV, y me tropiezo con el programa Buenas noches, de Globovisión.

Apenas logro entender lo que dicen los cuatro estudiantes invitados, que tienen armado un entusiasta bullicio de argumentos contra la enmienda.

De repente, se impone la voz clara y firme de la única fémina del grupo:

- ¿Tú sabes por qué yo rechazo la enmienda? Porque la enmienda atenta contra el derecho a la vida.

Palabra más, palabras menos.

Separo momentáneamente el dedo del botón que pudo haberme conducido a mejor destino, y me detengo a presenciar aquello.

Continúa la joven estudiante intentando hilvanar sus razones, hasta que irrumpe con aquella frase que va textual, porque me taladró el entendimiento:

- ¿Por qué en 7 años de guerra en Irak ha muerto menos gente que la que muere en Venezuela en un año?

Yo me pregunto, pero sobre todo les pregunto a ustedes, les dejo la interrogante aquí abierta, a manera de interpelación fraterna: ¿tiene algún sentido explicarle a alguien así que no son siete los años de "guerra", que no es una guerra sino una invasión, y que su relación de cifras de muertes es no sólo insostenible, falsa, sino principalmente un insulto a la inteligencia? Peor aún: ¿tiene algún sentido apelar a las cifras de muertes a manos de la delincuencia en Venezuela durante 2008, para luego compararlas con las muertes en Irak a partir de la invasión estadounidense?

Lo que planteo es lo siguiente: si incurrimos en un despropósito de ese tamaño, estaríamos siendo cómplices del envilecimiento del discurso político.

Ahora bien, el problema es éste: lo hacemos. Y bastante. Demasiado, diría yo. Perdemos horas y horas intentando "desmontar" el discurso de la oposición, con sus lugares comunes - muy eficaces, por demás -, sus medias verdades y sus falsedades, a tal punto que el nuestro, el discurso propio, su existencia misma, pasa a depender de aquel discurso que se supone intentamos neutralizar. (Y estoy pensando principalmente en la televisión que se hace de nuestro lado).

No faltará quien, habiendo escuchado a la estudiante, y presa de esa trampa que es la mayoría de las veces la indignación, responda maquillando las cifras de muertes en Caracas y vociferando un par de consignas antiimperialistas.

¿Y el tema no era la enmienda? Pero terminamos hablando de la delincuencia.

Me llego entonces hasta Meridiano TV, y veo que Caracas y Aragua todavía empatan a 6, en el sexto juego de la final del beisbol venezolano.

Bajo de nuevo a Globovisión. Está hablando uno de los estudiantes. Y suelta ésta:

- Casi el único país donde existe la reelección indefinida es en Cuba.

Sí, está bien pues. Pero me conformo pensando que estoy presenciando un verdadero espectáculo, y gratis: ver a Europa desaparecer del mapa.

Inmediatamente salta otro de los estudiantes, complementando la sentencia anterior, casi interrumpiéndola:

- Y en Zimbabue.

Entonces hice un ejercicio de memoria: ¿dónde he escuchado o leído ya esta comparación con Zimbabue? Cierto: aquí, aquí y aquí. Y también aquí. Y no podía faltar: aquí va otra referencia, pero a Mugabe, que para todo efecto equivale a lo mismo.

Cambio de canal nuevamente, divagando, pensando que si en Zimbabue hay "reelección indefinida" debe ser algo muy mal visto, porque estamos hablando no sólo de un país... del Tercer Mundo... sino para colmo de males de África... cuando veo que se fue arriba Aragua.

Robert Mugabe

Chávez visto por una revista peruana

Chávez visto por otra revista peruana (¿Qué le pasa a la oligarquía peruana?)

Chávez visto por el antichavista promedio

Y yo soy fanático de La Guaira. Y por primera vez en mi vida le voy al Caracas en una final, porque fueron los Tigres quienes nos dejaron fuera de la final.

Bajo de nuevo a Globovisión, y escucho a otro de los estudiantes reclamar porque aquí lo que tenemos es...

- ... inseguridad indefinida.

Ya no se trata de "reelección indefinida", sino de inseguridad indefinida, basura indefinida, etc.

Me despego del televisor.

Vuelvo al poco rato y me voy directo a Meridiano TV. Nojoda: Aragua lleva nueve. Le mando un mensaje a Rommel, mi hermano:

- Esto sí es el colmo mi pana, tener que ligarle al Caracas en un séptimo juego de final.

Me responde:

- Fin de mundo.

¿Y el tema no era la enmienda? No. Al final no. Nunca escribí nada sobre la enmienda.

Digo yo ahora, aquí entre nos: eso me pasa por no irme directo a Ávila TV.

3 comentarios:

  1. Y yo de gafo contestando un comentario sobre Mugabe y la reelección en noticiero digital, creyendo que quien me interpelaba tenía ideas propias.
    Chamo, ver Gloposición enferma el güiro. Zape. Y menos tú que puedes ver AvilaTV, yo no la tengo en cable y aquí no se ve.
    Nada me molesta más que la repetición del mismo cántico a las víctimas del hampa en todos los comentarios, opiniones, artículos y programas, una muestra fehaciente de la falta de argumentos de los bichos esos.
    Sobre la enmienda, para resumir:
    http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?p=6833918&highlight=#6833918
    Saludos,
    Franco Munini.

    ResponderEliminar
  2. Por el derecho a la vida... hoy si me hiciste divertir!!!

    ResponderEliminar
  3. No, Franco, esa referencia a Zimbabue es vieja. O si no, es que Chávez es nazi. O que Chávez está matando a los venezolanos.

    Para decirlo con Faye: número finito de elementos = número infinito de enunciados. Una verdadera "máquina de producir" enunciados a partir de pocos elementos.

    Tenemos que ser capaces de atrofiar esa máquina, para lo que hace falta, en primer lugar, ponerla al descubierto.

    ResponderEliminar