6 de enero de 2011

La Asamblea Nacional y la lógica de las “dos minorías”

En un comunicado a propósito de la instalación de la nueva Asamblea Nacional, los compañeros de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora advierten sobre la necesidad de que la lucha política no se restrinja "a un ring de boxeo 'parlamentarista'". Llamado de atención que me parece aún más oportuno, luego de presenciar los primeros escarceos parlamentarios.

Sin duda, el principal desafío a corto plazo que enfrenta la representación chavista en la Asamblea, consiste en superar la lógica de las "dos minorías", según la cual tanto el chavismo oficial como la clase política opositora libran una pelea irracional y fraticida por cuotas de poder, al margen de los intereses, las aspiraciones y la voluntad de la mayoría del pueblo venezolano.

Si se analizaran con cabeza fría las intervenciones de los diputados de oposición, así como las declaraciones de algunos otros representantes del antichavismo una vez concluida la sesión, podría concluirse que su táctica discursiva, salvo algunos desvaríos retóricos, apuntan claramente en esa dirección, reclamando la vocería de los "problemas concretos" de la sociedad venezolana, y acusando a sus adversarios de preferir la “confrontación política” antes que reconocer la necesidad de "diálogo" y la recién estrenada "pluralidad" en el Parlamento.

Contrario a la lectura que es común en el chavismo oficial, la oposición (o al menos una parte considerable de sus diputados) no ha llegado a la Asamblea Nacional a "sabotear", sino a sacar el mayor provecho político de ese escenario, con miras a las elecciones presidenciales de 2012. El antichavismo intentará utilizar el Parlamento como caja de resonancia de su táctica de repolarización, que persigue ganarse el apoyo de parte de la base social del chavismo, radicalizando la táctica discursiva de desgaste que viene empleando desde 2007 (abandono del discurso confrontacional, crítica de la gestión de gobierno, reapropiación del discurso chavista, etc.) y recuperando el discurso sobre la "despolarización".

El Chávez "repolitizado" que se lanzó a la calle dispuesto a ser interpelado por el pueblo; el Chávez "cable" entre el pueblo y el Estado, para latiguear al Estado, para interpelarlo; el látigo-Chávez que volvió a ubicarse en el único lugar desde el cual es concebible una revolución: por "fuera" del Estado, no sólo reclamando y recuperando el legítimo derecho a cuestionar radicalmente al Estado burgués esclerosado y corrompido, sino reivindicando esta crítica como una obligación; el Chávez que rectifica y suspende el aumento del IVA, ya mostró los límites de esta táctica discursiva opositora. Ahora, que el pueblo legisle.

5 comentarios:

  1. Reinaldo, la lógica de un Estado burgués es asegurar el control social necesario para mantener condiciones que permitan el libre funcionamiento de la economía capitalista. Esto pasa por mantener, entre otras cosas, un sistema de justicia que mantenga la paz interna y equilibre los intereses económicos, un sistema educativo que asegure la capacidad de competir y un aparato militar que asegure el acceso a recursos y mercados más allá de las fronteras nacionales.

    La economía venezolana forma parte de la periferia del sistema capitalista mundial, pero su lógica no es la del capitalismo en Europa, Estados Unidos, Japón –no es la lógica del núcleo del capitalismo. La economía venezolana esencialmente distribuye la renta petrolera, que proviene de la venta de un producto esencial para el capitalismo mundial.

    La lógica del Estado venezolano ha sido y es mantener condiciones que permitan a quienes lo controlan apoderarse de una buena tajada de los ingresos del petróleo. Ni la paz interna, ni la justicia, ni la defensa de los intereses nacionales son relevantes en la praxis. ¿Es correcto decir que en Venezuela hay un Estado burgués? De hecho, ¿puede decirse siquiera que en Venezuela hay un Estado?

    ResponderEliminar
  2. Lo de pinga es que ahora no hay excusa para que el peo confrontacional sea en las calles. La asamblea es el cuadrilátero en el que se deben dar las coñazas; esperar que sean debates ideológicos de alguna altura es bastante iluso, pero démosle el privilegio de la duda.
    Desarticular la participación política de oposición en la asamblea en 2005 sólo buscaba trasladar la confrontación POLÍTICA (en mayúsculas para que resalte) a las calles, donde globovicio y similares podían azuzarla como lo hicieron. Y, claro, permitía corear a diestra y siniestra que si la cámara monocroma etecé sin precisar que eso era producto de una abdicación promovida desde el exterior. No va a venir uno de esos pendejos del 2005 a decirme que renunció a su cuota de representatividad - y a sus jugosos emolumentos - por patriotismo: el dinero de la NED debe haber pagado varios sueldos cesantes en esa jugada.
    Ahora más en serio: Hugo le ha dado un carajazo sólido a esa carcoma reproductora del esquema de dominación. Le veta una ley en cuya defensa ya habían salido casi todos los chavistas robóticos. Se apropia de una habilitante que le garantiza un tránsito más fluido por los senderos populares sin el estorbo de una cámara de cobradores de peaje. Hace, sin decirlo, lo que las bases necesitan: descoñetar el estado parasitario y verticalizado de ayer, enterrando en los escombros a los intermediarios.
    La asamblea - ésta, la anterior, cualquiera - es un obstáculo al poder popular. Mientras siga con la pompa, el hemiciclo, la verborrea y la inmunidad de unos carajos enflusaos e inaccesibles va a seguir siendo un apéndice, una prolongación del estado formal y excluyente que la parió. Es una lástima que se trague a otros tipos que podrían ser útiles en otros frentes.
    ¡Feliz año!
    Franco Munini.

    ResponderEliminar
  3. El llamado de atención de la CRBZ, a mi juicio, es correcta ya que la confrontacion meramente discursiadora, declarativa está fuera de lugar, y no solo debe ser la lucha por cuotas de poder. La lucha de clases, motor de nuestro norte, no se demuestra solo gritando sin sentido, patria socialismo o muerte o dandose "coñazos" en la AN. Se debe demostrar con acciones, que el campo revolucionario está en la razón, que la pelea es por liberar a un pueblo del coloniaje, que somos dueños de nuestro destino y no marionetas de un poder imperial. La confrontación de las ideas en el Poder Legislativo, deberá servir para latigear a ese estado burgues, gatopardeano, que se desgasta luchando, pero para que todo siga igual. Es responsabilidad de la AN, acompañar y ayudar al lider de esa revolución, a cumplir con su papel de conductor del proceso. ¿Como? ¡muy fácil! actuando, y que su ejecutoria marque la diferencia entre los dos modelos de país, planteados en la actual coyuntura.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Reinaldo soy Alberto, hijo del camarada Alberto Lovera, el día de ayer 6 de enero escuché tú intervención en la mañana en Mientras tanto y por si acaso, y luego en la tarde Hernan Cano leyó tu artículo publicado en el Diario Caracas, ambas intervenciones reflejan rigurosidad en tus apreciaciones y te felicito por eso, soy de la opinión que la revolución requiere rigurosidad, a veces escribo para aporrea y tribuna, y en estos dias he estado reflexionando sobre la frase "el pueblo legislador" y voy a escribir sobre eso, cuando lo haga te lo envío, bueno compa un afectuoso saludo, y nos estamos comunicando.

    ResponderEliminar
  5. Supongo que las reflexiones de Alberto Lovera hijo arrancan en:
    http://www.aporrea.org/actualidad/a115393.html
    Saludos,
    Franco Munini.

    ResponderEliminar