15 de diciembre de 2010

Que paguen los que más tienen

Hace una semana escribía sobre la deriva discursiva opositora, signo claro de que el antichavismo había sido incapaz de asimilar al Chávez "repolitizado" que se había lanzado a la calle dispuesto a ser interpelado por el pueblo, el Chávez "cable" entre el pueblo y el Estado, para latiguear al Estado, para interpelarlo. Frente a este Chávez, y a una velocidad impresionante, la táctica de desgaste opositora, concentrada en la crítica de la gestión de gobierno, fue perdiendo eficacia. El látigo-Chávez volvía a ubicarse en el único lugar desde el cual es concebible una revolución: por "fuera" del Estado, no sólo reclamando y recuperando el legítimo derecho a cuestionar radicalmente al Estado burgués esclerosado y corrompido, sino reivindicando esta crítica como una obligación. En medio del aguacero, el hombre había logrado encender la chispa, que fue convirtiéndose en incendio, pueblo allamarado, mientras los otrora poderosos cañones opositores disparaban cual pistolitas de agua: ¡Populista! ¡Populista!

Al grito de ¡Populista!, cual ejército que se retira de manera desordenada, prometiendo que volvería, la oposición buscaba un terreno más cómodo para reordenar su estrategia. Hacia finales de la semana pasada era evidente su esfuerzo denodado por desplazar la lucha política de la calle, donde el látigo-Chávez volvía a lucir sin rivales, al terreno de lo legal: a la denuncia de las leyes que terminarían por instaurar, vía decreto, y por enésima vez, la más oscura de las dictaduras.

Entiéndase: no se trata de subestimar la importancia de la discusión pública en torno a las leyes en discusión en la Asamblea Nacional, como ha quedado en evidencia a propósito del proyecto de reforma de la Ley Resorte, cuyo articulado sufrió significativas modificaciones a partir de la movilización que se produjo en el campo bolivariano.

Se trata de no perder de vista que la política revolucionaria se hace es en la calle, junto al pueblo. Insisto: la principal lección política de las últimas dos semanas es que la gestión de gobierno, en todas las áreas, debe estar acompañada siempre del pueblo/sujeto, no del pueblo/objeto de la asistencia del Estado paternalista. Lo mismo cabe, por supuesto, para la Asamblea Nacional: que el "pueblo legislador" no se convierta en una consigna vacía.

Pueblo/sujeto de la gestión de gobierno, repolitización de la gestión, equivale a crear las condiciones para el autogobierno popular. Repolitizar la gestión no significa hacer más eficiente al Estado burgués, sino fortalecer el poder popular. De hecho, el problema consiste precisamente en la brutal eficacia del Estado burgués: sabotea y obstaculiza, de manera permanente, el proceso de empoderamiento popular.

Consideraciones que son oportunas a propósito del anuncio que ha hecho Chávez, el lunes pasado, de convocar a una Ley Habilitante. El movimiento que tímidamente ensayaba la oposición, intentando desplazar la lucha política de la calle a lo legal, ahora adquiere mayor fuerza. Lo oposición sueña con un Chávez enmarañado en un sin fin de leyes, alejado de nuevo de la calle, "gestionalizado".

Un alentador signo de que la circunstancia de la Habilitante no significará un repliegue de la calle, sería la reconsideración de una medida como el aumento del IVA. Ahora más que nunca vale la conseja de que la economía es un asunto demasiado serio como para dejárselo a los economistas. Dicho de otra forma, éste no es momento ni lugar para los técnicos y expertos económicos, sino para la crítica de la economía política. Que el costo de la reconstrucción de lo que han arrasado tanto las lluvias como el capitalismo vernáculo, lo paguen los que más tienen, no el pueblo venezolano.

9 comentarios:

  1. Compa, es muy grato vernos en las coincidencias, cuando se ve el proceso en la radicalidad que supone una REVOLUCIÓN, otra vez en mayuscula porque en esa es en la que creemos. Y señalo lo de la coincidencia, porque en los espacios que pretenden ser trasgresores a la academia anquilosada, donde actuamos algunos compañeros y compañeras, hemos incorporados la categoría sujeto pueblo, la cual nos refiere a al papel transformador y emergente que históricamente a jugado el pueblo que somos.
    La incorporación que hemos hecho de esta categoría en algunos espacios académicos, ha generado ruido. No me extrañaría, que también en tu blog, a alguién tambien le incomode el termino. Lo cual sería también otra coincidencia.

    ResponderEliminar
  2. Compañero Reinaldo,

    Para mí es siempre interesante escuchar o leer a un chavista entusiasta (o a un escuálido entusiasta). Porque hoy por hoy son mucho más escasos que hace unos años. La mayor parte de los partidarios del gobierno y los partidarios de la derecha que uno conoce parecen más motivados por el rechazo al adversario que por una profunda convicción en el proyecto político que propugna su "bando". Es lo que llamo "la polarización como monopolio burgués de la política", lo que se sintetiza en posiciones del tipo "apoyo a Chávez para evitar que vuelvan los adecos", o "lo importante es salir de Chávez, aunque para eso tenga que apoyar a la derecha". Dentro de ese esquema, hay que optar por lo que se considera el mal menor, lo que llaman "la miseria de lo posible".

    Quien apoya de manera entusiasta y honesta al chavismo, desde una posición de izquierda, supongo que ve ahí un proyecto realmente revolucionario, una ruptura radical con las prácticas antipopulares de la clase política de la IV República. A pesar de las evidencias que apuntan en contra de esa perspectiva.

    Ahora bien, el planteamiento central del artículo no lo entiendo. ¿Cómo no ver el aumento del IVA en el marco de una política de ajuste en virtud de la cual ya ese impuesto antipopular se subió 3 puntos porcentuales en 2009? ¿Qué explica que un jefe de un Estado burgués, pero que supuestamente "niega" en la práctica su propio rol, adopte medidas como el aumento del IVA, la liberación de los precios de los alimentos, la devaluación monetaria en un 100%, el congelamiento de los contratos colectivos públicos? Esas, y no otras, son las medidas económicas que ha tomado el "látigo Chávez" para azotar al pueblo y a los trabajadores del 2008 para acá. En cuanto a lo de "cobrarle a los que más tienen", sería lo revolucionario, pero lamentablemente va a contravía de la política del "Comandante", por lo que resulta extraño sugerírselo precisamente a él. En estos dos años, el presidente ha exonerado deudas a la agroindustria, ha creado un Fondo Bicentenario para subsidiar al empresariado, ha aumentado el porcentaje de retención de divisas por exportaciones, ha reducido las regalías petroleras de 30% a 20%, ha pagado multimillonarias indemnizaciones en las compras forzadas de empresas (las llamadas "expropiaciones"). ¿Es o no es así, compañero? Y entonces, ¿cómo queda la idea de un presidente "anti-Estado burgués" en interpelación permanente con el pueblo, pueblo al cual le aplica semejante dosis de latigazos económicos? ¿Todo es simplemente por culpa de unos asesores, "técnicos y expertos económicos"? ¿Quién, Giordani?

    Yo no creo que un gobierno como este se merezca el apoyo que usted le brinda de buena fé. Más allá de las apariencias engañosas, de las invocaciones tramposas a Alí Primera y el Ché, ahí está el testimonio de una política económica bien burguesa y bien reaccionaria, que ningún revolucionario puede avalar. Aquí hay un proceso revolucionario desde el 89, que no es patrimonio de este gobierno. Todo lo contrario, sigue vivo a pesar del gobierno.

    Saludos,
    Simón

    ResponderEliminar
  3. Simón, mi hermano, también es grato, por lo poco frecuente, tener la posibilidad de intercambiar con un antichavista entusiasta que no apele al insulto como carta de presentación. Tú nunca lo has hecho, por cierto, y eso es digno de respeto.

    Como en oportunidades anteriores, comparto parte de tu diagnóstico. Supongo que eso que llamas "la polarización como monopolio burgués de la política" se asemeja a lo que he identificado como la "lógica de las dos minorías". Tu hablas de falta de entusiasmo, yo de "hastío por la política".

    Ahora bien, afirmar que el chavismo no significa "una ruptura radical con las prácticas antipopulares de la clase política de la IV República" es como darle un tiro al piso. Planteado en esos términos, es imposible equivocarse. Con el chavismo hubo ruptura, sin duda alguna, pero también continuidad con la vieja política.

    Y sin embargo, compa, todos nos equivocamos: establecer alianzas con el PPT fue, en mi modesto juicio, una gran equivocación. Como creo haberte comentado en otra oportunidad, el discurso de la "despolarización" formaba parte de una estrategia que trascendía, por mucho, al PPT. Más recientemente he intentado desarrollar esta hipótesis. Es complicado levantar las banderas de "un proyecto realmente revolucionario" y aliarse con representantes de la vieja clase política.

    Tú enumeras un conjunto de medidas y decisiones, pero yo ya señalé con el dedo una de ellas y mostré mi desacuerdo. Sin embargo, te parece "extraño" que le sugiera a Chávez revisar una medida como el aumento del IVA. No entiendo: si no a Chávez, ¿a quién? Yo he desperdiciado mucho tiempo valioso leyendo ríos de tinta de antichavistas de izquierda reclamando, aquí y allá, que nadie dice nada, que nadie se atreve, etc., etc., etc. Difícil de entender compi.

    Yo soy chavista, compa, de la tendencia Chávez anti-Estado burgués, esclerosado, corrupto e ineficiente. Ese Chávez aparece cada tanto, y mi intención es estar allí cuando vuelva a aparecer. No me voy a sentar a esperar que la izquierda antichavista haga la revolución.

    ResponderEliminar
  4. Mi pana, creo que el reto va más allá de Chávez en la calle, lo cual es muy bueno. También va más allá del Chávez anti Estado Burgués. Hace falta una institucionalidad alternativa a la existente, con pueblo, que funcione para resolver problemas y satisfacer necesidades. A esa construcción de institucionalidad pareciera no estársele parando mucho. En 6 meses, inevitablemente, Chávez no podrá estar visitando día a día los refugios y si no hay como responder (más llá e la lógica de operativo en la que hasta Inager tendrá que hacer casas) el problema seguirá ahí. Si no se entrompa el tema de la remodelación y fortalecimiento de los barrios, el problema seguirá ahí. Y eso supone tener aparatos, máquinas, que gobiernen de otra forma, con protagonismo popular y eficacia. Esa discusión-preocupación, me parece (y ojalá esté equivocado) no se está dando. El Estado funciona como una especie de capa de Chávez. Él vista y resuelve en lo inmediato o su capa resuelve algunos de los problemas (más próximos a su visita), pero cuando se mueve a otros temas, problemas, lugares más alejados, también la capa se va con él y ya no protege. Como dice Boaventura,"desde el punto de vista del ciudadano, la diferencia entre un socialismo ineficaz y un capitalismo injusto puede ser menor de lo que parece". Que la gente siga apostando por una sociedad alternativa al capitalismo, pasa porque podamos construir aparatos que permitan gobernar, de otra manera, eficazmente. Eso es mucho más que Chávez en la calle.
    Abzs
    Antonio

    ResponderEliminar
  5. Antonio, mi pana, es que de hecho el reto va más allá de Chávez, bien sea en la calle o fuera de ella. El reto principal es que tampoco nos sentemos a esperar que Chávez haga la revolución, porque ahí sí es verdad que nos saldrán telarañas, viendo cómo pasa esta oportunidad delante de nuestros ojos, sin hacer nada. Lo que planteo es que Chávez en el gobierno es una enorme ventaja, una oportunidad, y cada vez que aparece el Chávez que habla por "fuera" del Estado, las oportunidades se multiplican. Pero aprovecharlas significa que seamos capaces de recuperar la calle nosotros, romper con la desmovilización y la desarticulación. La "institucionalidad alternativa" no la va a crear Chávez, ni mucho menos los que se sienten demasiado cómodos, retozando, como ganado en un corral, en el viejo Estado, guisando, usufructuando nuestros recursos, nuestra potencia, nuestro capital político. Es a esos a los que el Chávez por "fuera" del Estado interpela, pero, y aquí está la tensión que hace visible el Chávez "repolitizado": sobre muchos de esos mismos personajes recae la responsabilidad de gobernar, de atender la emergencia, etc. Parece una trampa lógica, pero no lo es. Es una trampa lógica, un problema irresoluble, sólo en la medida en que existe un vacío: no hay pueblo organizado en la calle, demandando, exigiendo, creando las condiciones para el autogobierno popular. Me dirás que el mismo Estado obstaculiza, a cada paso, el avance del pueblo organizado. Ningún funcionario con mentalidad de Estado, incapaz de concebir la política más allá del Estado, por más que se diga "revolucionario", va a estar de acuerdo con ceder parte de su poder. Para ellos, la revolución se hace desde arriba, lo que quiere decir que no se hace nunca. Eso está clarísimo. Pero es entonces cuando hay que recordar que el poder no se detenta. La burocracia no "detenta" poder, lo ejerce de múltiples maneras: obstaculizando, neutralizando, bloqueando, concentrando. Lo que nos corresponde a nosotros es ejercerlo en sentido contrario: abriendo espacios, desbloqueando, movilizando. Movilizándonos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Reinaldo, estamos de acuerdo cuando decimos "que la crisis la paguen los ricos" (yo incluyo ahí también a los nuevos ricos). Pero para mí eso es insuficiente, si no digo quién hace que hoy por hoy la crisis la estén pagando los pobres, y no los ricos. Y además de esa omisión pasa al error (en mi opinión), de encubrir a quienes toman la decisión política de aplicar un plan económico de ajuste desde 2008, responsabilizando únicamente a los "técnicos y expertos económicos". Ellos tienen su parte de responsabilidad, relativamente pequeña, pero sabemos que la última palabra la tiene el presidente, quien por lo tanto tiene una cuota mayor de responsabilidad.

    Eso es lo que me parece extraño: que no se explique la medida de aumentar el IVA en el contexto de una política económica, que indudablemente la hay. Yo ya he planteado mi visión más o menos de conjunto sobre esa política económica, destinada que la crisis no la paguen los ricos sino los pobres. Pero no sé cuál es la visión de Reinaldo sobre el conjunto de las medidas económicas "anticrisis" de Chávez.

    Saludos,
    Simón

    ResponderEliminar
  7. PS: Chávez estuvo aliado al PPT durante al menos 10 años, una alianza de gobierno. La nuestra, por el contrario, no fue una alianza para gobernar, sino tan sólo un acuerdo táctico electoral para presentar a candidatos independientes, la mayoría de ellos dirigentes obreros, que de otra manera no habrían podido postularse, dadas las maniobras del CNE. Luego de septiembre, el PPT abandonó el discurso contra la polarización y optó por acuerdos con la MUD, cosa que hemos criticado públicamente (al igual que habríamos hechos si el PPT hubiera pactado con el PSUV). En general, el saldo de haber participado en las elecciones presentando una alternativa de izquierda es positivo, dado que nunca hicimos campaña por el PPT, ni dijimos que ese era el partido de la revolución, sino que lo hicimos por candidatos y un programa propios, desde la USI.

    Saludos,
    Simón

    ResponderEliminar
  8. Así es, amigo Simón:
    Reconsiderar el aumento del IVA implica realizar la crítica de la economía política.

    ResponderEliminar
  9. Reinaldo, creo que politica y economía deben mantenerse separadas, pues en efecto el tema ecnómico es demasiado técnico y el tema político es demasiado dependiente de los deseos de poder de quienes la estés desarrollando.

    Cuando se mezclan, la tendencia es a usar las herramientas políticas para forzar los temas económicos y los resultados son desastrozos.

    El aumento del IVA mos va a afectar a todos, pero es lógico pensar que se haga esto pues los fondos aperentemente no alcanzan para las obras sociales, porque precisamente en lo que se ha estado pensando es en mantener el poder, en vez de en resolver los problemas tan graves que nos aquejan.

    Y Reinaldo aqui quien mas tiene es el gobierno que maneja a sua antojo el dinero que enra por el petroleo, que es el dinero que entra realmente.

    Saludos,

    ResponderEliminar