10 de diciembre de 2010

Cómo escribe un cobarde

No todos los anónimos que escriben a este blog son cobardes. Son muchas las razones que pueden estar detrás de la decisión personalísima de escribir un comentario sin identificarse con nombre y apellido. Algunos, incluso, son amigos muy cercanos y queridos, que manifiestan sentir algo parecido al "miedo escénico". Otros, sobre todo los menos familiarizados con el funcionamiento de los blogs, simplemente no saben cómo hacerlo: omiten ese paso de manera completamente involuntaria.

Pero algo sí es definitivo: todos los cobardes son anónimos. Son los personajes que se escudan tras el anonimato para ofender y transmitir mensajes denigrantes de la condición humana, cargados de odio y resentimiento infinitos. Algunos de ellos han pasado por aquí, y he publicado la inmensa mayoría de sus comentarios. Los viejos lectores de este blog, los más fieles y leales, pueden dar cuenta de que es así.

No son pocos los amigos que me lo han reclamado, esgrimiendo una batería de argumentos bastante legítimos. Después de todo, ésta es una página personal, y aquí se publica lo que yo decido. ¿Qué sentido puede tener brindarles un espacio a los que vienen a insultar? Quiero resaltar: a insultar, que no es lo mismo que expresar opiniones distintas a las que yo defiendo, porque todo el mundo tiene derecho a expresar y defender sus propias opiniones.

Suelo responderles, a los amigos que me reclaman, que en ningún caso me tomo los insultos como algo personal. Que, muy por el contrario, publicar lo que escriben estos cobardes es desnudar lo que, en vano, intentan ocultar tras el anonimato: las miserias, la ruindad, la tristeza de alma, el asco, el profundo desprecio que sienten por el pueblo y por la revolución bolivariana. Nada de lo que yo pueda escribir sobre ellos los retratará mejor que sus propias palabras.

Sin duda alguna, éste es un blog partidario, pero jamás genuflexo. Creo firmemente que sin espacios para la crítica esta revolución será una farsa. Me he manifestado reiteradamente en contra de los farsantes, quienes intentan chantajearnos permanentemente con aquello de que señalar públicamente nuestros errores es llevar agua al molino de nuestros adversarios. He caído varias veces en el saco de los "anarcoides", "pequeño-burgueses" y otras linduras. ¿Cuál es el problema? Para eso estamos: para dar y recibir. Esto es una pelea. Sin estridencias, con ánimo constructivo, he intentado alentar y he participado en una discusión sobre la necesidad de revolucionar los medios públicos.

Muchos de quienes me leen lo saben, y no fue necesario explicarles que de eso se trataba aquella breve nota que escribí, el 12 de noviembre, a propósito de un buen texto de mi pana Leo Campos. La nota: Buen periodismo. Los buenos entendedores asimilaron de inmediato el mensaje: nuestros medios públicos deben mostrar el lado "malo" de la revolución. Sólo así será posible hacer un periodismo digno de llamarse tal. Porque sólo una revolución digna de llamarse tal muestra nuestros errores, nuestros lunares, nuestras miserias. El pretexto de aquella nota fue un sabio comentario de Sandra Mikele, mi hija de diez años.

El sábado 20 de noviembre, a las 11 y 49 de la noche, hizo su entrada uno de aquellos cobardes. Recuerdo que aquel fin de semana me encontraba en Barquisimeto. Fui invitado a una conversa con profesores y trabajadores de la Universidad Politécnica Territorial Andrés Eloy Blanco, y aproveché la circunstancia para conocer de cerca la Comuna Ataroa, una de las experiencias de autogobierno popular más avanzadas de toda Venezuela.

Pude revisar mi correo, con calma, sólo cuando estuve de regreso a Caracas, el martes 23 de noviembre. Entonces publiqué el primer comentario del tal anónimo, y también el segundo: en el que me escribía la misma cantidad de sandeces de muchos otros anónimos:

"jajajaja, que bueno decidiste no pubicar el comentario, que maravilla es controlar la opinión. Bueno tus lectores no podrán leer un comentario NO Comprometido como el de todos ustedes, un comentario distinto que no se va en loas a la estupidez de creer en el subsidiio de que hay que decir algo bueno en la prensa porque si, porque no todo es tan malo, y bueno porque se trata del gobierno que apoyas tu y tus lectores".

El anónimo regresó al día siguiente y, sin rubor alguno, se limitó a escribir un escueto comentario:

"Que bueno que finalmente publicaste lo escrito".

Hice caso omiso de los dos últimos comentarios, pero me vi en la obligación de responder al primero. ¿La razón? Al anónimo no se le ocurrió una idea mejor que comenzar haciendo alusión directa a Sandra Mikele:

"Bueno tu hija es una idealista, porque habría que revisar si hay realmente cosas buenas que reportar. Cuantos son los muertos cada fin de semana? Cunatos hospitales están en la lona? Como van los resultados económicos? Como van los planes de mejorar el problema del tránsito? Como va el Metro de Caracas? Como va MERCAL? Chamo son demasiados los temas en los que hay fallas serias, como para entrar en la estupidez de decir, pero dime las buenas pues.... jajajajaj buscando subsidio? eres mas ADECO de lo que te imaginas. Primero hay que destacarse en las soluciones para pretender que hayan cosas buenas que reportar".

El anónimo no entendió un ápice de la nota que escribí, tal y como queda demostrado en sus dos primeros comentarios. El antichavista promedio está habituado a pensar en nosotros, los chavistas, como una suerte de raza inferior, salvaje, brutal, sumida en la ignorancia, sin capacidad de entendimiento, cómplice, por naturaleza, del crimen, el robo, la muerte, la mentira, etc. Una raza a la que hay que disciplinar, domesticar, gobernar a punta de plan y plomo.

Pero además, incurrió en un acto de cobardía inaceptable: involucró a mi hija en el asunto. Ésta fue mi respuesta:

"Le leí a mi hija parte de lo que escribiste. Me interrumpió como a la mitad. ¿Sabes lo que me dijo? Palabras más, palabras menos: 'Papá, a idiotas como esos ni siquiera se les responde'. Lo de idiota lo agregué yo. Idiota y cobarde: uno se mete con el santo, pero no con la limosna. Cobarde".

El tal anónimo no se apareció más por acá, hasta hoy, dieciséis días después. Esto fue lo que escribió:

"Iturriza, eres muy bueno, muy bueno para no hablar de lo que dije en mi comentario. No metas a tu hija en un tema de adultos, eso es lo cobarde, esconderte detras del comentario de tu hija para no decir como es que deseas que los desastres del gobierno sean subsidiados por el periodismo servil que te gustaría ver. Sigo tu estilo, cobarde eres tu que te escudas en tu hija para no tener que ahondar, que inmensa idiotez demuestras".

Comentario que decidí no publicar en aquella nota, porque tal vez muy poca gente tendría chance de leerlo. Porque mi deseo es que lo lea la mayor cantidad de gente posible. Para que sepan cómo escribe un cobarde.

10 comentarios:

  1. Bueno Reinaldo, Así son ellos. Yo me enfrento eventualmente con unos tantos en algunos foros que publican cámaras en facebook. Ni te preocupes en darle beligerancia. Ellos son así ni van a cambiar así venga Cristo siete veces arrecho. El anonimato (prohibido en nuestra constitución, inclusive) es una forma no sólo cobarde de vomitar odio y resentimiento, es miedo evidente y recurrente de quienes no tienen argumentos sólidos ni constructivos.

    Lo absurdo del comentario de ese inpatriota (que no es ni uno ni lo otro sino todo lo contrario) es pretender recusarte de cobarde cuando tú simplemente expresaste la opinión, inocente, de tu hija, sobre algo que es elemental para un buen ejercicio del periodismo. Así, ese pendejo muestra y demuestra que de la puerta para adentro, en esos momentos dónde la conciencia llama dos veces, llora y enloquese de arrechera y de odio.

    Me gustaría que diera nó la cara -porque ni vergüenza debe tener- sino que al menos se mostrara con nombre y apellido. Así, al menos, decide salir del closet y enfrenta a los que damos la cara y los puños con gallardía, si es que se atreve.

    Saludos. Se le estima y se le quiere. No estamos sólos. Hay millones que nos acompañan.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, lo vengo diciendo, idiotas extremistas tenemos en ambos bandos.

    A veces cuando me preguntan si soy chavista u opositor, respondo: "Voto contra Chávez, pero no por la oposición", y aunque suene contradictorio lo hago para tratar de diferenciarme de este tipo de personas, de los extremistas que en nada colaboran con ninguna causa, porque como siempre he dicho, el primer gran error de la oposición ha sido omitir en su discurso que evidentemente este gobierno si ha traído un montón de cosas positivas, aunque desde nuestro punto de vista eso no compense los aspectos negativos.

    Creo que el peor error que podemos cometer es dialogar con los extremistas de uno u otro bando, porque esos son los que yo llamo dueños absolutos de la razón y no hay forma de discutir con ellos, porque cuando no la ganan, la empatan.

    Como opositor constantemente me encuentro en el mismo escenario al tratar de debatir con un chavista radical: imposible tratar con un carajo que cree que se las sabe todas más una.

    Por eso mismo trato de debatir más bien con la gente del chavismo y de la oposición que no se anda con extremismos ni disociación, porque sólo así se puede dar un dialogo constructivo que enriquezca nuestros puntos de vista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Rei, los cobardes,son precisamente eso. Quien se mete con nuestros cham@s, demuestran su cobardia y su ignorancia, no son capaces de sostener en el campo de la argumentación, lo que dicen creer. La historia de nuestro continente esta repleta de esas miserias, preguntémosle a las abuelas de Plaza de Mayo, que creen de aquellos que se metieron con sus nietos. Los revolucionarios y revolucionarias entre otras muchas adversidades, tambien nos ha tocado y parece que aun nos toca entrompar al ENEMIGO en ese terreno. Lo digo en mayuscula, porquien escuda el ataque de la miseria humana, simplemente no tiene otro apelativo.
    Besos a Sandra

    ResponderEliminar
  4. Créeme pana Reinaldo que admiro tu convicción, tu claridad y por sobre toda las cosas tu compromiso revolucionario.

    Siga así ¡Valiente hermano Valiente!

    Adelante Camara que su respuesta es la correcta: …”publicar lo que escriben estos cobardes es desnudar lo que, en vano, intentan ocultar tras el anonimato: las miserias, la ruindad, la tristeza de alma, el asco, el profundo desprecio que sienten por el pueblo y por la revolución bolivariana"...RI Bravo panal

    Bien lo decía Fidel Castro..."no hay oportunidad en una Revolución para los mediocres, no hay oportunidad en una Revolución para los débiles y cobardes”. Y estos cobardes y mediocres no tienen ninguna posibilidad de contaminarnos o afectarnos con su Odio que carcome su entrañas, no tienen posibilidad alguna de detener el curso de la Revolución Bolivariana.

    Un Gran Abrazo. Besos y Saludos a Sandra.

    ResponderEliminar
  5. "A las provocaciones, sólo se les responde si son inteligentes". Dijo una vez José Vicente Rangel. Pero esta ni provocación, ni mucho menos inteligente.
    Está muy bien tu ejercicio de comunicación, entendida toda comunicación como una relación, como diría el pana Gaviman hace poco, y yo le añadiría que es ciertmente una relación política, no sólo pero también, y en estos tiempos fundamentalemte política.
    Y digo que está muy bien porque entre otras cosas es muy acertado exponer públicamente la estulticia.

    Porque bien el pana de arriba que asume un golpe de pecho por la estulticia de la oposición, pero parce sabe qué, el peo es de clase hermano. Y como diría mi amigo Franco o "te trepas o te encaramas". Y eso en estos tiempos implica fundamentalmente hablar. Cueste lo que cueste. Porqué no va a costar tanto si son muchas las voces que a un mismo alarido de indignación popular arrasen huracanadas con la revolución social que se gesta en el malestar de cada hogar y el caos será visceral y revolucionario en cada acto...
    El anónimo lo sabe y por eso tiembla de miedo y agrede evadiendo los contenidos y zahiriendo en el costado débil de cada uno de nosotros y nosotras, los hijos y las hijas. Pero así mismo el que tiene un hijo tiene a todos los hijos del mundo y duelen todos, todos, como el hijo de Leandro que nació ayer y ya hoy es un ángel de luz que está con Dios a su diestra y brilla para su familia como dijera el compadre desde Apure...
    Por eso es que el pirobo o la piroba se esconde detrás del anonimato porque no tiene las bolas o el útero bien puesto y se caga del miedo de la arremetida popular que se avecina si es con Chávez mejor y si nos quitan a Chávez pues peor pa ellos, pero ese marasmo revolucionario es indetenible, porque cada día que pasa sabemos más y mejor quién es el enemigo, dónde está, dónde duerme, qué come, qué le gusta comprar, cómo es su baño y entonces... bueno ya tu sabes...
    Un abrazo hermano, te quiero y nos vemos en la pista...

    ResponderEliminar
  6. Los compas han dejado muy poco por donde morder. Pero antes de entrar en materia, Reinaldo, verga viejo, cuanta lucidez la de su carajita (me encanta ese termino para los chamos). No había tenido el placer de leer la nota. Si se quiere, es lo único que habría que agradecerle al imbécil. Un resumen tan bien hecho de lo que es EQUILIBRIO informativo, sin omitir nada esencial, es difícil de encontrar en muchos profesionales, en particular de la comunicación.

    Y ese es el término que al imbécil este se le olvidó del diccionario.

    Lo pero es que no llega ni a cobarde. O por lo menos no cuenta con la mínima inteligencia del cobarde que detras del anonimo intenta insultar. Me hizo recordar unas líneas de un parlamento en una pelicula llamada Martin H: "Te faltaron dos neuronas para sonar irónico". Intenta de nuevo y capaz y lo logras. Porque ni siquiera hace las sinapsis necesarias para hilar un discursito mas o menos propio. Solo vomita lo que escucha si mayor originalidad. Sin mayor uso del raciocinio... Aunque tengo que aceptar que en su segunda nota, cuando intento insultarte, Reinaldo, lució un pelín mas original. Esa vez le falto una neurona...

    "La imbecilidad humana no tiene límites" me parece haber escuchado una vez. Y este creo que esta cerca de ser las mas inmensas que he leído, y mira que tu sabes que han sido bastantes...

    Y no uso imbécil para insultar. No. Lo uso en todo su peso semántico. Porque es un alelado, un débil de mente, que no es capaz de discernir sobre su papel en el mundo. Que no es mas que otra víctima del servilismo moderno. Que no es mas que un payaso mas, acompañando una patética y enajenada comparsa.

    Más que rabia, ese panita lo que da es lástima. Pero bueno, como un desquiciado peligroso, esta revolución es también para curarlo, si se puede, protegernos de él, y evitar que otros sigan su patético camino.

    Reinaldo, un abrazo. Y de verdad, es impresionante la viveza de Sandra (van como dos notas, recuerdo la del ascensor, donde la chamita mete la puya en el ojo).

    ResponderEliminar
  7. Si nuestros comentarios y opiniones son "loas a la estupidez" ¿que vendría siendo más o menos defender un club de golf, decir que se "es 100% Polar", que "Globovisión es Venezuela", defender a estafadores, especuladores, asesinos, corruptos, etc. y esconderse detrás de un anónimo para insultar? Yo creo que eso vendría siendo algo así como la Madre de todas las estupideces.

    ResponderEliminar
  8. Cobarde y burro,mi amigo.Cobarde y burro.Hazte un favor coloca la opción de no permitir mensajes anónimos y asunto arreglado. Con tus amigos que no saben cómo comentar, ofréceles tu ayuda (tú eres capaz de hacer eso y más) Pero, mi amorcito, no le hagas un post a un bicho de esos, a un fantasma, a una sombra. Sandra tiene una vez más razón: a esa gente no se les responde.
    Abrazo, hermano.

    ResponderEliminar
  9. Para el anónimo te estás escudando con la niña. En su manera de pensar - que es donde se originó su respuesta y que es lo que es necesario comprender - los derechos colectivos y difusos de los niños están varios peldaños más abajo de su derecho a humillar a un chavista... o a un fanático del equipo deportivo contrario al suyo, da igual.
    El artículo de Leo:
    http://www.mijaragual.com/blog/2010/11/el-buen-y-mal-periodista/
    es excelente; la síntesis de Sandra Mikele es impecable. Y si vamos a los hechos, que en este caso son palabras, no agrede a tu hija: dice: "tu hija es una idealista".
    Presuponer que el anónimo agrede a tu hija es simplista: el asunto va más allá, involucra una manera de ser y actuar que pareciera ser común no solo en el otro lado y que nos toca entender si es que queremos modificarla.
    Un -iba a escribir cretino- conocido en Puntofijo tiene la manía de emborracharse con mi hermano para luego empezar a argumentar, como el anónimo, con mensajes de texto tipo: "Jujuju, ahora sí que se jodieron en la asamblea, jajaja", o "usted, que se la dá de culto, vaya a que Chávez le dé una casa por la habladera de pendejadas". Mi respuesta, la obvia: el silencio. Tratar de entablar una conversación con ese personaje no tiene sentido: no busca explicaciones a lo que no entiende o no le agrada de Chávez, sino que necesita humillar a alguien, y cuanto más le cuesta más se verraquea y coño, mi pana, mi tiempo vale más que eso.
    El mismo "feeling" te lo encuentras regado por noticiero digital. Tipos o tipas con las máscaras del nick que van de foro en foro buscando pleito, carajos que parece que usan la política como pretexto para descargar otra vaina que los roe por dentro. Bichos que te cogen arrechera de gratis y si les dás cancha y reviras se enamoran, chamo: una verga obsesiva, una persecución que nació en su mente sin nombre ni cara te toma como sujeto al azar para permitirle saciar su hambre de odio. Yo no me gasto en ese peo.
    Eso sí: este es el precio de la libertad de expresión. Somos responsables de lo que expresamos y de sus efectos sobre otras personas. Más allá de las leyes que deberían protegernos está un mundo "virtual" real que reacciona a nuestras palabras a su manera, con sus héroes, sus villanos y sus cobardes anónimos. Es una guerra bien avisada.
    Franco Munini.
    P.S.: Anamnésico, ¿cuál Franco?

    ResponderEliminar
  10. ¿El cretinismo tiene cura?, ¿se le puede responder con análisis a un sicótico?.Pienso se debe ampliar la Misión Salud a los fines de atender este tipo de caso que en Venezuela se está convirtiendo en un problema de SALUD PÚBLICA.Hay que recogerlos utilizando estrategias persuasivas que, por su nivel cognitivo, puedan entender, para darle tratamiento psiquiátrico.
    En el fondo este anónimo lo que expresa es una gran frustración debido a que el modo de vida y sus sociedades íconos que creyeron eran perfectas y eternas se les están desmoronando; y lo que ellos creyeron nunca funcionaría en el mundo (el socialismo), ha dado resultados que el pueblo los asimila como positivos -con errores, limitaciones y amenazas- pero allí están los hechos reales.
    Esto les ha tumbado el piso en el que estaban parados y generado una megarrechera que se expresa en odio hacia el presidente y quienes apoyamos críticamente este proyecto. Ellos no hablan o escriben para aportar soluciones. Lo hacen buscando que nos arrechemos, utilizarnos como espejo y así reforzar su odio cancerígeno.Ellos están imposibilitados de discernir que han sido enajenados y son reproductores de las lógicas perversas del capital.Me da tristeza saber que humanos pobres, enseguecidos por las ficciones del capital y sus antivalores; y el sueño de riqueza facil,se hayan convertidos en pobres humanos. Me persuado que la Misión Salud se queda corta para tratar estos casos. Pareciera más pertinente crear una nueva modalidad de la MISIÓN MILAGRO, por la gravedad del caso.Entiende que ellos no entienden.Somos lo suficientemente inteligentes para tolerar sus elementales balbuceos.Hay que contribuir para "salvarlos"; de lo contrario, debemos resignarnos a que ¡los muertos regresen a sus tumbas!.

    ResponderEliminar