15 de marzo de 2010

¿Otra vez Calle 13?

¿A qué misteriosas razones obedecerá el silencio casi total en torno a una nueva e inminente presentación en Venezuela del grupo boricua Calle 13? ¿Coletazos de la agria polémica desatada a propósito de su más reciente concierto en Caracas? ¿Será porque hay cosas mucho más importantes de las que ocuparse: sentarnos a esperar que se produzca el Apocalipsis eléctrico, que el calor termine de sofocarnos, que la calima termine de asfixiarnos, que un tsunami borre al Litoral Central del mapa, que la economía termine de derrumbarse, que el gobierno termine de prohibir el acceso a Internet, que algún día se hagan realidad los rumores de asesinato contra funcionarios chavistas? ¿Será que acaso en este desgraciado y miserable país hay algún motivo para celebrar o para medio esbozar una medio sonrisa? ¡1 a 1 contra Corea del Norte! ¿Será que a esto se le puede llamar un país? ¡Hasta cuándo el desempleo! ¡Hasta cuándo las expropiaciones! ¡Hasta cuándo el desabastecimiento! ¡Hasta cuándo el tráfico! ¡Hasta cuándo Chávez! ¡Hasta cuándo! ¡1 a 1 contra Corea del Norte! ¿Para cuándo el terremoto en Caracas? ¡Hasta cuándo!

Un tal Peter Capusotto parodia a los medios privados argentinos... ¿o venezolanos?


Peter Capusotto sigue con la parodia. ¡Como si todos esos problemas no fueran reales!


¡Maldito Capusotto, eres un maldito montonero chavista! ¡Arrrrrrrgggggggghhhhhhhhh!


¿O será más bien que es mentira, que Calle 13 no vuelve a Venezuela? Lo curioso es que se trata de información oficial, suministrada por el propio René Pérez, alias Residente: el sábado 20 de marzo en Maracay, Venezuela; el 23 de marzo en Cuba y el 25 de marzo en Miami. Los corresponsales de este blog en Maracay informan que la agrupación se presentará en el marco de la Feria de San José 2010. El lugar: Parque de Ferias de San Jacinto. La entrada cuesta 50 bolos.

¿Por qué un diario como El Universal, por citar sólo uno, informa del concierto en Cuba pero no dice nada sobre la presentación en Venezuela? No es una pregunta retórica, y paso a responderla de inmediato.

Este silencio obedece a una interpretación equivocada o a la falta de tino a la hora de asimilar el mensaje contenido en la letra de cierta canción clave en la trayectoria musical de Calle 13. Se trata, como ya sospecharán los entendidos, de Atrévete Te-Te, incluida en el primer disco de la banda (Calle 13, 2005).

Rechazada por los biempensantes mientras causaba furor en los barrios, desde el principio se le interpretó como una canción cuya letra hacía alarde de la misoginia, porque concebía a la mujer como mero objeto sexual. Lo cierto es que la canción va dirigida contra el sifrinaje femenino que, adoptando pose de intelectual, profiere anatemas contra todo reguetón por vulgar y ordinario. Porque se baila pegao y sudao. Sifrinaje que queda retratado en la pista (número 9) que antecede a Atrévete Te-Te. Se llama La comemielda (Intel-Lú), y dice así (voz de sifrina escandalizada):

"Ay no, yo no escucho reguetón, ese ritmo es de lo último. Yo lo que escucho es Ricky Martin, Chayanne, David Bisbal. Yo escucho a los lindos, pues, a los ritmos finos. Yo no escucho esa porquería tan ordinaria... y vulgar. Porque lo que hacen es hablar pura paja, y además de eso se baila ahí pegao, todo sudao. Ay no, no, no, no, qué va, eso no va conmigo mi amor".

La comemielda (Intel-Lú). Calle 13.


De hecho, es muy poco el esfuerzo que hay que hacer para entender que Atrévete Te-Te envía un mensaje al sifrinaje de todo tipo, a la intelectualidad sifrina, presuntuosa y arrogante que milita en el asco por los ritmos populares, aunque su cuerpo le suplique dejarse de tanta pendejada y militancia fanática, y le exija que al menos por una vez se decida a mover la cintura.

Eso es lo que transmite Calle 13 cuando el Residente habla, transcurridos poco más de treinta segundos de canción:

"Cambia esa cara de seria
esa cara de intelectual, de enciclopedia
que te voy a inyectar con la bacteria
pa que des vuelta como machina de feria.
Señorita intelectual, ya sé que tienes
el área abdominal que va a explotar
como fiesta patronal, que va a explotar
como palestino.
Yo sé que a ti te gusta el pop rock latino
pero es que el reguetón se te mete por los intestinos
por debajo de la falda como un submarino
y te saca lo de indio taino".

Atrévete Te-Te. Calle 13.


En 2006, como se recordará, las mentes brillantes que conducían la campaña electoral de Manuel Rosales creyeron haber encontrado en la canción de Calle 13 la gallina de los huevos de oro. Estamos listos: le metemos reguetón a la campaña y el pueblo se va a volcar en masa a votar contra Chávez. La versionaron no una, sino hasta dos veces, pero teniendo la oportunidad de dar en el clavo, lo que se dieron fue un tremendo martillazo en la mano. Sólo basta escucharlas de nuevo, sobre todo deteniéndose a la altura del fragmento citado arriba, para entender el porqué del fracaso:

"Cambia esa cara de serio,
esa cara de intelectual, de enciclopedia,
se acabó la delincuencia y la miseria
con Un Nuevo Tiempo, expertos en la materia.
Señorita por qué está mal,
dése cuenta que su país puede cambiar,
ha llegado aquí la gente que la va a ayudar,
con Manuel Rosales lo vamos a lograr.
Ya tú sabes que todos somos hermanos
por qué no sales pa la calle y nos damos la mano
estoy seguro que juntos sí lo logramos
y te prometo a Venezuela la cambiamos".

El ¡Atrévete! de Manuel Rosales, versión 1.


"Manuel Rosales te enseña
que la prioridad principal es el país de Venezuela
mira que él quiere acabar con la pobreza
para que así el hambre desaparezca.
Es un hombre intelectual,
con fe, con trabajo y con humildad,
les va a enseñar que sí se puede cambiar,
les va a enseñar que si nos unimos
con mucha fuerza y con trabajo es el camino,
y alcanzar la libertad ese es nuestro destino,
el pueblo merece tener su amigo,
es Manuel el que quiere cambiar el ritmo".

El ¡Atrévete! de Manuel Rosales, versión 2.


Más allá del mal chiste que implica presentar a Manuel Rosales como "un hombre intelectual" que tendría algo que enseñarnos "con fe, con trabajo y con humildad", ¿cómo van a meter de contrabando, en una canción concebida originalmente contra el sifrinaje intelectual, una vulgar apología a unos supuestos "expertos en la materia", que para colmo estarían encarnados en ese heredero de Acción Democrática que es Un Nuevo Tiempo?

¿Esos "expertos en la materia", encabezados por "un hombre intelectual" como Manuel Rosales, eran los que iban a solucionar los problemas en "el país de Venezuela"? Carajo, no entendieron pero lo que se llama nada. Ni los podían solucionar en 2006 ni los podrían solucionar ahora. ¿Por qué? Sencillo: porque esos fulanos "expertos en la materia", con toda su fraseología gerencial, sifrina e intelectualosa - ayer los Chicago Boys y hoy encarnados sobre todo en los muchachos bien de Primero Justicia, incluidos los que ya han emigrado de ese partido - son profunda, decidida, encarnizada y radicalmente antipopulares.

Uno casi que se los puede imaginar hablando, tras de cámaras: Ay no, yo no escucho al pueblo chavista, esa gente es de lo último. Yo lo que escucho es a la sociedad civil. Yo escucho a los lindos, pues, a la gente fina. Yo no escucho esa porquería tan ordinaria... y vulgar. Porque lo que hacen es hablar pura paja, y además de eso bailan ahí pegao, todos sudaos. Ay no, no, no, no, qué va, eso no va conmigo mi amor.

Son los mismos que hoy están ligando que lleguen los tiempos del Apocalipsis eléctrico para volver a repetir: Se los dijimos. Éste es un problema de mala gestión de gobierno. Igual que el calor y la calima. Llevamos tiempo diciéndoles que este país sólo puede ser salvado por los gerentes y por los expertos, por los que realmente saben gobernar.

¿Gobernar para quiénes?

Esta pregunta, y otras similares, son más que pertinentes, sobre todo para los que creemos que la única opción es un buen gobierno popular. Porque, después de todo, de eso se trata: de buen gobierno popular. De pueblo gobernando, que no es lo mismo que la burocracia gobernando en nombre del pueblo.

Otra versión de la misma canción de Calle 13, hecha por el grupo chileno Subverso, aporta algunas pistas:

"Cambia esa cara de sumiso
esa cara de dirigente sindical indeciso
que con mi hechizo te vamo a transformar
de rapero marginal en guerrero chorizo.
Y mi gente de población ya sé que está mal
porque el cabrón del patrón los va a explotar
como mina de carbón, los va a explotar
como tienda mall.
Yo sé que a ti te gusta el hip hop español
pero este rap con cumbia se vacila mucho mejor
se te mete en la conciencia pa que luches
y te saca lo de pueblo mapuche".

Atrévete (ponte rebelde). Subverso.


Un buen gobierno popular es un gobierno con la suficiente disposición para cambiar la cara de intelectual, de enciclopedia, que es la cara propia de los expertos que mal gobernaron este país en nombre de la democracia. Es un gobierno dispuesto a que los ritmos del pueblo se le metan por los intestinos, hasta que le saquen lo de zambo guerrero y lo de indio caribe. Pero eso no es suficiente. Un buen gobierno popular sólo será posible si, haciéndole honor a nuestra tradición caribe, le hacemos frente a quienes nos quieren sumisos e indecisos.

La clave está en atreverse.

3 comentarios:

  1. jeje.. Muy bueno, bichito. Diría que uno de los mejores de los últimos tiempos. No tanto por el contenido - que ya lo has planteado antes - como por lo oportuno. Me tomé la libertad de enviárselo a otra gente por ahí. Nunca lo hago porque no sé si te ayudo o te jodo exponiéndote al tribunal del "chavismo en serio", ese que anda persiguiendo "contrabandos ideológicos".

    Por cierto, como no tengo blog y nunca lo voy a tener (porque no va a ser mejor que el tuyo y yo soy muy competitivo) me atrevo a utilizar tu espacio para publicar un miniartículo que yo sé que a mucha gente no le va a gustar.

    Es que me he tirado un sondeo y me llama mucho la atención cómo es que, por fin, la izquierda y la derecha venezolana se ponen deacuerdo en algo: la prohibición de juegos y juguetes violentos. Si no fuera porque no hay nada que obligue a los medios y analistas a quebrantar su juramento de defender a comerciantes y empresarios por encima de cualquier causa, y deplorar cualquier vaina que salga del gobierno sea lo sea, diría que en el fondo, están deacuerdo con la medida.

    Yo no sé los demás, pero a mí me parece que la historia del Ché, sin fusil en mano, es una ladilla, igual la de Bolívar y la de Zamora. Incluso, me atrevería a decir que si le quitamos fusiles, espadas y cañones a las historias de Chávez, coño, le faltaría algo ¿verdad?. Y no cualquier vaina...

    No estoy muy convencido que el peo de la violencia sea la violencia en sí misma. Ni siquiera sé cuáles son los estudios esos a los que hace alusión la ley en el preámbulo. Sé, eso sí lo sé, que hay un poco de doñas y copeyanos que la vaina les parece casi que antichavista, es decir, depinguísima... Ah... Y también muchas madres amigas mías, que les parece tonto esa pasión de los "hombres" por los juegos violentos (los padres también lo dicen, pero por lo menos los que yo conozco lo hacen para agradarle a las otras madres, y no precisamente a las de sus hijos).

    A decir verdad, a mí esa ley me parece también casi que antichavista. Ese gran carajo que es presidente construyó parte de su liderazgo sobre el mito del heroísmo de quienes fueron capaces de tomar las armas y hasta morir por una causa. Seguramente, como ya me ha insinuado alguien por ahí (aunque creo que es porque le caigo mal, más que porque se ha puesto a reflexionar sobre el asunto) si a mí me parece seductor este tipo de argumentos es porque sigo siendo un infantiloide que no puede superar ese estadio primigenio en el que se cree que la violencia puede ser heroica.

    Puede ser que sea así, pero nadie me ha sugerido aún formas más idóneas de describir las guerras de emancipación a nuestros hijos que hacer referencia a los grandes actos de valentía y heroísmo en la batalla. No puedo evitar pensar en aquellos relatos de rebeldía violenta y belicista que estaban en un legendario libro cubano: Del Bravo a la Patagonia. Por cierto, ¿eso entra en la prohibición? ¿Si es leído, sí se vale imaginar la guerra, creerte un héroe de la patria? Porque si es así el problema no es con la violencia sino con su forma visual. Se puede leer pero no ver. Y ni siquiera, porque todavía no se han prohibido las películas con contenidos violentos... Por lo menos admitirán que hay cosas que discutir ¿verdad?

    Mientras tanto 20 puntos para la política de consenso nacional. Yo no tengo nada contra ella, de verdad, todo lo contrario, creo que es la obligación de todo el que haga política. Lo que me parece es irónico que en estos momentos, en que acusamos al PPT de ser manipulables por la burguesía y la derecha falconistas, sea el PSUV el que haya sido manipulado por el PPT y su demagogia electoralista clase media. ¿O no sabían que esta ley fue concebida y propuesta por ellos?

    ResponderEliminar
  2. Qué sería de nostros sin la música y el humor...

    ResponderEliminar
  3. Qué vaina tan buena mi amigo, pero qué bueno todo estooooooooo!
    Gracias por el escrito y por compartir estos videos geniales que te voy a robar, pa que sepas!
    Abrazos.

    ResponderEliminar