8 de julio de 2011

Nelson Bocaranda: ¿verdad o invento?

Bocaranda en plena faena...

Puesto todo el esfuerzo en intentar retratar, así fuera a trazos gruesos, las múltiples facetas del intenso fervor popular desatado con el retorno de Chávez, ignoré por completo las reacciones de las caras más visibles del antichavismo partidista.

Las ya tristemente célebres declaraciones de Capriles Radonski, del pasado miércoles 6 de julio, en las que ponía en duda la enfermedad del Presidente, las escuché detenidamente apenas esta mañana. Supongo que sus palabras son una buena medida del desconcierto y la impotencia que los embarga.

Según reseñan EFE y AP, el gobernador de Miranda y dirigente de Primero Justicia afirmó: "Yo no soy médico, pero mi abuela yo la tuve enferma de cáncer. Yo me imagino que alguno de ustedes habrá visto una persona que tiene cáncer… Que yo sepa, el cáncer es una enfermedad de mucho cuidado… Oye, que una persona un día está de una forma y al día siguiente está de otra, ¿quién dice la verdad?".

¿A qué razones podría responder semejante ejemplo de absoluta ausencia de tino político? La clave, pienso, está en la pregunta que formula el mismo Capriles Radonski, con el desvergonzado propósito de sembrar la duda razonable.

Por estos días de silencios y rumores, la pregunta apunta directamente a una figura que encarna no sólo el talante moral, sino los peores vicios del periodismo antichavista: Nelson Bocaranda. Un avieso chismoso, que reclama para sí el dudoso título de "chacal de la información", y devenido, por obra y gracia de los aduladores y las circunstancias, en un ejemplo de "periodismo de investigación".

Veamos los hechos:

Lunes 20 de junio: en su página web, runrun.es, en columna intitulada Donde guardan a Chávez en la Habana: el CIMEQ, Bocaranda publica la primera referencia (implícita) sobre el retorno del presidente Chávez a Venezuela: "… ayer comentaban que el avión presidencial estaría listo en el aeropuerto José Martí para traerlo en el momento que los médicos cubanos se lo permitan…".

Quiso el destino que el primer comentario sobre el asunto apareciera publicado el mismo día que, según informara el mismo Chávez recientemente, el Presidente fue sometido a su segunda operación. Tal día, según Bocaranda, su regreso era inminente.

Jueves 23 de junio: de nuevo en la web, columna intitulada Por lo pronto Chávez no regresa antes del 5 de Julio. ¿Qué le está pasando?, escribe: "Parece que es un hecho. El presidente venezolano deberá quedarse por más días en Cuba. Su reposo podría extenderse más allá de la semana que se había anunciado".

Jueves 23 de junio: es decir, el mismo día, pero esta vez en el diario El Universal, publica: "Al menos una semana más debería quedarse el impaciente paciente bajo la observación de los médicos tratantes".

Viernes 24 de junio: en la web, columna intitulada Nueva orden en el Hospital Militar: el Presidente llega el 30 de Junio, escribe: "El último reporte que se tiene, desde ayer, es que el enfermo recluido en Cuba podría estar en condiciones de venirse al país el próximo jueves 30 de junio…".

Sábado 25 de junio: en la web, Rompiendo el cerco informativo: Las verdades de la enfermedad del Presidente Chávez, escribe: "Mis fuentes cubanas me señalan que hará una rápida aparición pública antes de venirse a Caracas el próximo jueves 30…".

Lunes 27 de junio: en la web, ¿Ni siquiera a Soto Rojas le han dicho la verdad de la salud presidencial?, publica: "La fecha tentativa es el jueves 30… o antes…".

Difícil saber si está reiterando la especie que ha divulgado en días sucesivos, viernes 24 y sábado 25 (versión que, a su vez, desmiente la publicada apenas un día antes, el miércoles 23), o si la está poniendo en duda. Cabe una tercera opción: Bocaranda está haciendo ambas cosas: reiterando y desdiciéndose.

Lunes 27 de junio: en la web, Ya no pueden negar la enfermedad del Jefe que vuelve el Viernes 1°. ¡El mismo día! Bocaranda desmiente su... ¿desmentido? y da una nueva fecha: "El viernes los veremos en Maiquetía".

Martes 28 de junio: en su columna de El Universal, reitera: "Poco a poco va mejorando el presidente operado. El viernes 1° de julio será su regreso. Presidirá los actos del Bicentenario”.

Miércoles 29 de junio: en la web, Fuera del CIMEQ el Presidente Chávez pero no viene para el 5: "Chávez deberá dirigirse a la nación desde Cuba antes del fin de semana si no viene antes del 5 de Julio… Por lo pronto, parece ya definitivo que no viene para el 5 de Julio".

Léase bien: "... deberá dirigirse... si no viene antes del 5...". ¿Vuelve o no vuelve antes del 5? ¿No aseguraba apenas un día antes que el retorno sería el 1° de julio?

Jueves 30 de junio: en el diario El Universal, escribe: "Ante la decisión de no estar presente en Caracas para el 5 de Julio, Chávez deberá dirigirse a la nación desde Cuba antes del fin de semana… Aun cabe que Chávez nos dé una sorpresa y esté presente en el desfile previsto para el martes".

Como se sabe, es el día en que Chávez se dirige al país en cadena nacional para informar que le ha sido extraído un tumor cancerígeno, y que se encuentra recuperándose. Apenas dos días después de "informar" que el Presidente volvería el 1° de julio y presidiría los actos del Bicentenario de la Independencia, corrobora lo que un día antes (miércoles 29) planteaba como duda: Chávez no estará. No sin antes dejar abierta la posibilidad de que sí haga acto de presencia. No estará. Puede que sí.

Viernes 1 de julio: en la web, columna intitulada Ya Chávez no viene el 5 pues comenzó anoche la quimioterapia, sostiene: "Definitivamente el presidente Hugo Chávez no podrá venir al país para estar presente el próximo martes 5 de Julio en el día Bicentenario de la Independencia venezolana… La debilidad que ocasiona la quimioterapia le impedirá el viaje que tenía previsto a Caracas. Ante este tratamiento, que se aceleró tras descubrir células cancerígenas en su organismo, como él mismo lo anunció, nos arriesgamos a decir que al menos por los próximos quince días deberá quedarse en Cuba".

Un día después, Bocaranda es categórico: "Definitivamente...". Se anima a pronosticar: "quince días". Mínimo.

Lunes 4 de julio: en la web, A riesgo de su salud Chávez adelanta su regreso para calmar demonios desatados, se defiende: "En estas mismas páginas dejamos abierta la posibilidad -aunque no la creíamos dada la condición de la salud del paciente- que (sic) el enfermo mandatario pudiera darnos una sorpresa regresando a Caracas para el 5 de julio".

Cosa curiosa: Chávez retorna a Venezuela justo después de que Bocaranda ofreciera a sus lectores el peor de los escenarios (mínimo quince días para su regreso), de la manera más terminante.

Martes 5 de julio: en su columna de El Universal, reitera: "El último párrafo de la primera nota de nuestra columna del jueves cerraba con esta frase: 'Aun cabe que Chávez nos dé una sorpresa y esté presente en el desfile previsto para el martes'".

Miércoles 6 de julio: en la web, columna intitulada: Con el paso de las horas, en su reposo Chávez afina los cambios civiles y militares: "Adán Chávez ha sido uno de los más sorprendidos con el retorno inesperado del hermano quien según él le habría confiado -en el primer momento que se vieron en La Habana tras conocerse la existencia del cáncer- que 'debes irte preparando para ser el candidato de la revolución si esta enfermedad me vence pues en manos de otros se perdería'. ¿Verdad o invento?".

Será la última vez que Bocaranda se refiera al tema del regreso del Presidente. Genio desfigurado, tal vez orgullo maltrecho, sólo hablará de sorpresa y de "retorno inesperado" para referirse a una figura cercana a Chávez. Un "retorno inesperado" que anunció y desmintió una y otra vez durante 12 días (del 20 de junio al 1° de julio), durante los cuales ofreció ¡ocho versiones distintas! ¡Casi una por día!

Lunes 20: regreso inminente.
Jueves 23: al menos una semana más para el regreso.
Viernes 24: regreso el 30 de junio.
Lunes 27: regreso el 30 de junio... o antes.
Martes 28: regreso el 1° de julio.
Miércoles 29: regreso poco probable antes del 5 de julio.
Jueves 30: posible regreso antes del 5 de julio.
Viernes 1: imposible regreso antes del 5 de julio.

Parafraseando a un perplejo Capriles Radonski, ¿se puede confiar en un persona que un día afirma una cosa y al día siguiente otra? ¿Quién dice la verdad?

Tenga usted por seguro que Bocaranda no. Haga la prueba, si es de su interés, respecto de todo lo "informado" por el columnista sobre el estado de salud del Presidente: mentiras, medias verdades, imprecisiones, especulaciones. El mismo Bocaranda que alguna vez suscribió la tesis de que ¡Chávez conspiró para derrocar a Raúl Castro! El mismo que desde el sábado 2 de julio comenzó a intrigar sobre supuestos cambios en el gabinete ministerial, y que una vez desmentido por los hechos, escribió una columna intitulada Así estarán las cosas que no quiso crear más problemas haciendo cambios: "el presidente Hugo Chávez dejó a todo el mundo con los crespos hechos". ¿A todo el mundo? Es decir, según este tipo, el hecho de que Chávez "ratificara" a su gabinete ¡confirma su versión sobre cambios en el gabinete!

Puro invento. Por eso es que cuando ellos van, el pueblo ya viene de regreso.

1 comentario:

  1. ese cospirador de oficio, que pretende disfrutar de las mieles del poder que disfruto con CAP, es el que el 12 de abril de 2002 escuche por radio decir que el fue el artífice, junto a técnicos de la "Venenovisión" de Cisneros, de hecer la "...proeza de montar el `bunker´ que partio la seña de la cadena presidencial el 11A para consumar el fatidico golpe de Estado que el pueblo derrotó. Golpista consumado, ...y por supuesto fracasado.

    ResponderEliminar