10 de junio de 2010

Desde que llegó el socialismo... (I)

Siembra socialismo. Ejército Comunicacional de Liberación. Caracas, Venezuela.

Desde que llegó el socialismo, luego del arrollador triunfo electoral del zambo en diciembre de 2006, se produjo un notable giro táctico en el discurso opositor: progresivamente, el discurso abiertamente confrontacional y violento – y sus consignas destempladas del tipo "Chávez vete ya" – fue dejándole el camino despejado a otro montado sobre dos ejes principales: la crítica de la gestión de gobierno y la defensa a ultranza de la propiedad privada.

Si lo que estaba por constituirse o consolidarse – como se prefiera – era un tipo de gobierno socialista – con sus ministerios para el Poder Popular – era preciso demostrar todos los límites y el caudal de defectos de una institucionalidad cuando mucho incipiente que, por demás, amenazaba con combatir al capitalismo vernáculo en todos los frentes.

Lo que la oposición comenzaba a denunciar, y muy pronto lo hizo de manera sistemática, era lo que juzgaba como un "exceso" ideológico: un discurso oficial completamente alejado de los "problemas reales" del pueblo venezolano y, por supuesto, una gestión de gobierno que, inspirada en ese discurso, resultaría incapaz de resolverlos.

Esta "despolitización" del discurso opositor, que reclamaba menos "ideología" y denunciaba la mala gestión gubernamental, fue respondida por una suerte de "gestionalización" de la política: desde entonces, el gobierno nacional dedica buena parte de su empeño en “demostrar” que, contrario a las consejas opositoras, realiza una buena gestión cuando, por ejemplo, sanciona a los especuladores y combate el desabastecimiento inducido, garantizando que a la mesa del pueblo venezolano llegue la comida que la oligarquía le niega.

Con la ventaja que ofrece intentar un análisis en perspectiva, tal vez sea momento de reconocer que la defensa de la gestión de gobierno nos condujo, hasta cierto punto, a un callejón sin salida: a contramano de lo que fue una demanda histórica del chavismo, acabamos defendiendo un aparato de Estado esclerosado, ineficiente, excluyente, clasista, anti-popular. Un Estado que no es el nuestro, sino que recibimos en herencia de quienes hoy nos acusan de no saber gobernar – ciertamente, con el mayor cinismo, puesto que son el paradigma histórico del mal gobierno. Una máquina desvencijada que chirría y se estremece lastimeramente cada vez que, luego de un descomunal esfuerzo del voluntarioso funcionariado puesto a su servicio, logra quebrar su lógica de funcionamiento para llevarle algo de felicidad al pueblo.

Frente a la "despolitización" del discurso opositor, "repolitización" de la gestión de gobierno. Esta "repolitización" pasa por volver sobre nuestros pasos, hasta 2007; por convencernos de que con este Estado no habrá socialismo alguno, y que el socialismo seguirá siendo un horizonte del pueblo venezolano sólo en la medida en que identifiquemos, a cada paso, al viejo Estado como el enemigo a vencer.

5 comentarios:

  1. Reinaldo:
    Bastante acertado. Si el Estado no se diluye progresiva, clara y sostenidamente en el pueblo y no modifica radicalmente su estructura, se puede avanzar a alguna cosa, eso sí, nunca al socialismo y mucho menos a algo cercano al comunismo. El problema del poder es que necesita del Estado y de la aparatosa burocracia inmersa, justamente para sostenerse como poder y no como mecanismo de transición. Desde eso de "Ministerio del poder popular para..." ya las cosas van por un camino que no sé si tiene perspectivas reales de alcanzar algunos horizontes lejanos, el tiempo dirá, pero no es mi concepción del camino más viable, dadas las realidades del mundo actual.

    RL

    ResponderEliminar
  2. Exactamente, creo que aún hay tiempo. Pasar del parlamentarismo de calle a la calle parlamentaria,pasa precisamente por reandar nuestros pasos. De modo que si se pilla que en Falcón sigue mandando Montilla y su mujer la gobernadora, en cualquier momento que al marido le de la gana puede saltar la talanquera con todo y refinería teniendo al frente las bases de aruba y curazao, y el aeropuerto de emergencia en la guajira colombiana, que falcón esta en Lara, que Zulia y Tachira, a sobradas cuentas es territorio en manos del enemigo, y que no es casual la militarización de amazonas, el orinoco, el nula y el arauca, o sea la mdeia luna veneca, o sea el mismo plan por todos los medios, la clave en las elecciones del 26 de septiembre no es sólo acumulación aritmética que desdibuja a las personas y las hace cifra, bulto...para que tal no pase, la acumulación debe ser otra, otra muy otra, otra que pase por recuperar la comunidad de horizontes de la justicia del pueblo, esa como la que el lunes hizo correr a los guardia nacional y los pm de la carpa de caracas segura, luego de que uno de los militares asesinara a amansalva a un chamo que iba acompañado de un centenar de motorizados con quienes asistía a un entierro. Incendiaron la carpa y no dejaron de ella más que el hollín y los escritorios destruidos, y el enemigo en retirada, el soldado maldito por Bolívar... El martes los manitos blancas trancaron la vía a la entrada de la yaguara, con unos cauchos y unas consignas insulzas, y se deshicieron al primer asomo de "LA AUTORIDAD", la diferencia entre la gente seria de nuestra clase dispuesta a todo al momento del combate. Recuperar el horizonte e identificar los enemigos, quienes y como son los que hoy de nuevo nos quieren dañar el caminado...

    ResponderEliminar
  3. ¡Salud Reinaldo!... Acertado análisis… Esto del discurso político, como lo demostrabas hace ya unas cuantas entregas, lo está capitalizando (si si, de capital) muy bien Leopoldo López. En cuanto al título de tu reflexión, ¡coño hermano! siempre esta mala maña mía de andar en las nubes…no me di cuenta… ¿Cuándo fue que llegó? ¿Por la mañana o por la tarde? Ojala y tu respuesta no tenga la carga irónica de mi pregunta, porque ésta es más hija de la angustia y la impaciencia que de las ganas de joder. A ese título tan rotundo sólo le falto la coletilla “…llegó para quedarse”.
    Un gran abrazo compa

    ResponderEliminar
  4. Estimado Iturriza, permitame discrepar, el<Socialismo no creo llega así,el solo cambio de nombre de una institución del gobierno, que si Ministerio del Poder Popular para...." demuestra que estamos en el camino,no pasa de ser una ingenuidad más ya que éstos quedan con todos los vicios de la maquinaria capitalista con los cuales fueron concebidos.Nuestro primer error, creo,fué no impulsar en los primeros momentos una "Misión Robinson" pero netamente ideológica y por tanto moral de nuestra sociedad.Cuando se dió comienzo al Plan Bolivar 2000, se debió ser muy crítico para no compararlo a un Plan de Emergencia de muy mal recuerdo y así manejar toda la ejecutoria oficial a traves de estos 10 años, paso previo a una cultura socialista.¡Claro que hemos avanzado! pero a que costo,y no me refiero a los que han saltado, esos son gajes del oficio, eso era lógico. Pero nos hubiesemos salvado de los problemas mercal, y otros y como el mismisimo Chavez critica públicamente a sus funcionarios por su "aparente" ineficacia al no dar repuesta oportuna a un sinfin de problemas y es el propio Li der que tiene que convertirse en alcalde, gobernador, ministro y todo lo demás para satisfacer muchisimas quejas. Por eso digo, nos falta mucho para entrar a una étapa Socialista.

    ResponderEliminar
  5. RL y anamnesico:
    La clave está en el cómo: ¿cómo "alcanzar algunos horizontes lejanos", cómo "recuperar el horizonte"? El horizonte está allí donde antes no existía. La clave está en el cómo.

    Wilfredo:
    Me la pones muy difícil, precisamente porque todavía no ha llegado (y ésta va también para el cámara chucho salas). A pesar de nuestra impaciencia y de las ganas que tienen de jodernos.

    ResponderEliminar