20 de agosto de 2009

Talento rebelde

(Este artículo es mi primera contribución con el excelente y muy oportuno proyecto editorial que es Ciudad CCS. Fue publicado en la edición del día de ayer, miércoles 19 de agosto. Parece probable que volvamos a encontrarnos en el mismo lugar todos los miércoles.


El amplísimo y - más que amplísimo - mayoritario público lector chavista tiene demasiado tiempo esperando el diarismo que se merece: uno que sea capaz de relatar nuestra revolución, tal y como se vive y padece en nuestras avenidas, calles y callejones, pero sin ceder a la tentación de la propaganda; uno que no tenga necesidad de disimular su carácter partidario, porque antes que nada obedece a las reglas básicas de eso que llaman la ética periodística; un diarismo audaz e irreverente, y por tanto no complaciente. Con suerte - es un decir -, pero sobre todo con buen tino, es mucho lo que Ciudad CCS puede ofrecer en tal sentido.

Agradezco a su director, Ernesto Villegas, pero en particular a Mercedes Chacín, su editora jefa - quien me invitara a escribir en el diario -, la oportunidad de participar de esta experiencia.

Por último - y a riesgo de que esta nota introductoria resulte más larga que el articulito -, es de celebrar la próxima aparición - ¿o hay que decir reaparición? - del Correo del Orinoco, ambicioso proyecto que tiene no sólo un compromiso con el diarismo necesario, sino con la historia del periodismo venezolano. Bien vale retomar lo que ya he escrito en otra parte en relación con la televisión: de nada vale denunciar el periodismo que se hace, por ejemplo, desde la Cadena Global, si no hacemos un periodismo digno de ser leído. Y si la tormenta nos trae dos diarios con esa característica, pues que no escampe.

Salud y larga vida a Ciudad CCS. Y también al Correo del Orinoco).

********

Tuve la fortuna de trabajar como profesor en la Universidad Bolivariana de Venezuela justo en el momento en que se incorporaba la primera cohorte de estudiantes de Comunicación Social. De todas las conversaciones que sostuve con mis estudiantes, dentro y fuera del aula, recuerdo en particular la primera: comenzaron por contarme que no terminaban de creer que ahora tenían la oportunidad de iniciar estudios universitarios, algo que muchos de ellos habían descartado como opción de vida, dado el carácter excluyente de la educación superior venezolana, incluida la pública. Me contaron, además, de lo que significaba para ellos compartir un espacio con otros miles de jóvenes, sin sentir vergüenza por provenir de algún barrio de Caracas. Uno de ellos confesaba, delante de sus compañeros, que podía decir con orgullo que venía del 23 de Enero, sin riesgo de algún gesto de desprecio de jóvenes que venían de Catia o Antímano.

Sin saber lo que sucedía allí adentro, o tal vez porque lo sabían perfectamente, los medios opositores la emprendieron con saña contra aquella iniciativa gubernamental: no es más que una guarida de mediocres, de estudiantes sin méritos académicos, que en lugar de recibir educación están siendo ideologizados por el régimen. La ocasión fue perfecta: aquella campaña de criminalización y estigmatización nos sirvió de insumo para largos debates, análisis y reflexiones. Era el ejemplo perfecto, en vivo y en directo, del tipo de comunicación que debíamos combatir.

Años después, volví a encontrarme con algunos de mis estudiantes en ese canal-escuela que es Ávila TV. Venían de participar de la creación de los primeros programas del canal. Antes, habían pasado por las aulas de la EMPA (Escuela de Medios y Producción Audiovisual) y habían aprendido los fundamentos de la producción audiovisual. De nuevo, tuve la fortuna de estar en el lugar correcto: durante cuatro intensos y extraordinarios meses asumí la dirección de la EMPA. Lo primero fue abrir una nueva convocatoria a los jóvenes de los barrios populares de Caracas: vengan a hacer la televisión que ustedes quieren ver. Vengan a revolucionar la pantalla. Pronto volví a encontrarme con el mismo talento rebelde y con las mismas ganas de hablar y construir que años atrás presencié en la Bolivariana. Un talento rebelde que sabrá sobreponerse a la campaña de criminalización a la que está siendo sometida Ávila TV.

11 comentarios:

  1. ¡Salud Reinaldo! Ante todo gracias por tus consecuentes envíos. Lo otro: para los que vivimos leeejos de Caracas, ¿tendrá Ciudad CCS circulación nacional... o digital?

    Un abrazo, hermano

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena buena, Reinaldo. De los comunicadores sociales chavistas es Ernesto Villegas el que me parece más equilibrado y más respetuoso con el público así que presumo que tendremos un periódico "de altura". La verdad lo echo de menos en la televisión.
    Pero además, contigo allí, pues qué digo presumir. Estoy segura.
    Y bueno esta mañana me hacía la misma pregunta que Wilfredo, será de circulación nacional?
    Ojalá.
    Celebro tu buena nueva.

    ResponderEliminar
  3. Mis deseos por equilibrio, equidad, e igualdad en el trato a la noticia, de éste nuevo medio, me encantará que NO se trate de otro VEA.

    Ojalá las sospechas / afirmaciones de adoctrinamiento en la Universidad Bolivariana prueben ser falsas.

    Ojalá el hecho de haber escogido personas que no pueden entrar en otras Universidades, por falta de méritos académicos, no pruebe ser un error, pues no todo el mundo merece ni debe ir a la Universidad, hay ocupaciones muy dignas y respetables que no requieren de Universidad y que el pais reclama con urgencia sean ocupadas. la educación Universitaria es muy cara, y los fondo para ella deben invertirse en los mejores prospectos, no hay duda. El trabajo de inclusión debe iniciarse con la educación primaria y bachillerato DE CALIDAD, en los colegios públicos, dandole a quiene estudian allí el chance de obtener una educación de calidad para que puedan calificar para entrar en las Universidades. Lo demás es demagogia y mal administrar los recursos escasos.

    Ojalá esos graduados sean de calidad, y logren insertarse en el medio laboral, pues los medios Chavistas no alcanzarán, ojalá la frustarción de ellos no haya sido sólo postergada.

    Finalmente, Reynaldo, Avila TV no está siendo criminalizada, la gente de Avila TV se equivocó al enfrentarse como lo hizo a los periodistas de la Cadena Capriles, y eso es criminal.

    Saludos,
    EL MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por las apariciones... (Estas no asustan)

    Cada vez que leo un articulo tuyo Reynaldo, me pregunto si este "El Mismo Anonimo" no es tu alter ego. Me hizo recordar la escena del Lado Oscuro del Corazon, del alter ego lloron, en el closet...

    No seras tu mismo, Reynaldo?

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. SALUDOS HERMANO, EXITOS EN ESA NUEVA TRINCHERA COMUNICACIONAL, HOY LA BATALLA POR LA HUMANIDAD SE LIBRA EN VENEZUELA Y NECESITAMOS TRANSMITIR LO QUE OCURRE EN ESTE MOMENTO HISTORICO.

    ResponderEliminar
  6. Wilfredo y More:
    La verdad, no lo sé. Pero voy a preguntar.

    El mismo anónimo:
    ¿O no será más bien que opiniones como las que dejaste aquí son la demostración palpable del fracaso de las universidades venezolanas?

    Dany:
    Jejejeje. Por ahí sugería More que podría tratarse del mismísimo Manuel Rosales. Te digo: yo estoy casi seguro de quién es. Pero dejemos que sea El mismo anónimo quien lo revele, en el momento que considere oportuno. (Es decir, cuando caiga la dictadura).

    Yorman:
    Muchas gracias, cámara. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ji ji ji ji, a propósito....

    Empecé a leerle por culpa de una pana, Livia Vargas. Y de verdad que le sigo cada artículo, aunque no siempre tengo chance de escribirle.

    Gracias a este transitar de aca (a traves del blog), me gustaria conocerlo person-birra-to person en algun momento cuando este de visita en el terruño. Y quiza hablar de todo esta vorágine que nos lleva...

    Definitivamente, por eso quieren joder a los de Avila. El trabajo es impresionantemente bueno. disculpenme la disgregación, pero queria decirlo. Los atacan porque son muy buenos.... Solo por eso. Sigan asi...

    Quiza son las birras de hoy viernes, la distancia a la tierra que se quiere, la nostalgia...O quiza el vertigo de hoy...

    O como diria Sabina: más que el empujón de anoche que me llevo a escribir... este comentario.

    De igual manera éxito, y un placer leerle....

    ResponderEliminar
  8. hmmmm, perdón se me olvidó... Definitivamente Rosales no es... Algún asesor, quizá... pero es necesario algunas neuronas por lo menos para hilar las ideas.... Rosales definitivamente no las tiene :)

    ResponderEliminar
  9. Hola, Ciudad CCS va abtener una edicion digital. Pronto tendrán noticias.
    Saludos
    Mercedes Chacín

    ResponderEliminar
  10. Así que conoces la identidad de la criatura??!!!! malvado, mal amigo,suelta prenda, habla da aunque sea unas pistas, no podemos esperar tanto, jajaja. Oye sé que sería una falta de seriedad,pero estaba pensando en una encuesta:

    Quién cree usted que es el Mismo Anónimo:
    a)Manuel Rosales
    b) Pinky
    c) Raúl Amundaray
    d) Chino (el de Nacho)
    e) Noam Chomsky.
    Qué tal!

    Ah Mercedes, gracias por decirnos estaremos pendientes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. jajajajaaj. Que bueno, me gusta la pregunta quien seré?

    Seré quien va a tener la razón en algunas cosa de las que digo?

    jajajajajaja,

    Saludos,
    EL MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar