22 de abril de 2009

Un padre ejemplar

Ayer martes 21 de abril, golpe siete y cuarto de la mañana, llevaba a Sandra Mikele para la escuela, muy de copilota ella, muy encendiendo el radio reproductor y muy buscando una emisora que escuchar. Cuando bajé la mirada una fracción de segundo y noté que nos estábamos decidiendo por Radio Nacional de Venezuela 630 AM y no por Al son del 23 94.7 FM o Radio Arsenal 98.1 FM, le sugerí amablemente que reconsiderara sus preferencias y que nos procurara una buena música con que iniciar la mañana contentos. Me respondió:

- Pero es que quiero escuchar al señor ese que escuchamos siempre...
- ¿Y qué señor es ese?

El señor se llama Vladimir Acosta. No había comenzado a explicarle que el señor ese no tiene programa los martes, cuando me asaltó la terrible y punzante duda: qué clase de degenerado educa de qué manera a una dulzura de niña que a los 8 años te pide escuchar el programa de ese come-niños que es Vladimir Acosta.

De pronto, cual jugarreta del inconsciente, y habiendo caído en cuenta de que ya era martes, recordé que el fin de semana había leído que Globovisión sería cerrado el lunes 20 de abril y me invadió ese sensación que se apodera del que llega tarde a todas partes. Y pensé: qué va, no la cerraron nada, ya me hubiera enterado. Y cuando llegué al trabajo ubiqué quién había hecho el anuncio aquel, y otra vez la manoseada frase: "Ahora tenemos una democracia aparente. Pero el día que terminen con los medios de comunicación, será una dictadura militar". Comodín verbal que les sirve para zanjar cualquier dilema: «Claro, no nos cerraron todavía, pero nos van a cerrar» o «existe libertad, pero pronto no la vamos a tener».



O peor: «Hoy usted tiene la patria potestad de su hija, pero mañana no la va a tener». Y me imaginé a cualquier padre antichavista furibundo explicándole cariñosamente a su hija que por eso debemos estar en contra de Chávez, porque ese señor quiere que todos los niños de Venezuela le pertenezcan, y me imaginé el horror dibujado en el inocente rostro de la niña que va a la escuela un martes por la mañana, y me imaginé ese miedo profundo convertido en odio años más tarde.

Entonces me sentí un padre ejemplar. Para qué vamos a andar con falsas modestias a estas alturas.

9 comentarios:

  1. Hola Reinaldo. ¡SANDRA ES UNA NIÑA MARAVILLOSA! Así me lo hizo, saber Magaly, en una conversación que recientemente tuvimos (no recuerdo bien la ocasión, pero creo que fue con motivo del viaje a la playa) No te lo había dicho, pero dada tu entrada, aprovecho la ocasión para expresártelo públicamente.

    De esa conversación entre ellas… Mi vieja me comento, que Sandra siempre tenía una respuesta creativa e inteligente, a sus preguntas... Entre las muchas cosas que supongo le pregunto Magaly, recuerdo dos que me dijo, voy a tratar de reproducir la conversación en los términos que me imagino ocurrió:

    Magali: “… ¿Y tu tienes novio?...”

    Sandra: “! No como, se le ocurre no tengo edad para eso!

    Magali: “... ¿Y tu ves RBD?…” (Programa Mexicano para niños y adolescentes donde se presentan una serie de antivalores)

    Sandra: “¿Qué es eso?

    Magali: (Sonrisa)

    Magali: ¡ERES UNA NIÑA MARAVILLOSA!

    EFECTIVAMENTE: ¡SANDRA ES UNA NIÑA MARAVILLOSA!


    ¡Felicidades mi pana!

    ResponderEliminar
  2. Si, yo vi la noticia en el momento que salio, pero no le pare bola, es mas de lo mismo, abierto o cerrado, ellos siempre hablaran de dictadura, pero los que firman los decretos dictatoriales son ellos.

    http://michelenlared.blogspot.com/2009/04/democrata-no-se-entrega-dictador.html

    Por eso te dijo mi pana, es mas de lo mismo.....

    ResponderEliminar
  3. Reinaldo, conocí a tu hija cuando estuviste en Argentina tan solo un momento y ahora leyendo la conversación que has tenido con ella camino a la escuela, no me cabe ninguna duda que tu hija es "MUY INTELIGENTE"·
    Porque con tan solo 8 años que le guste escuchar al Prof. Wladimir Acosta,es maravilloso. Ahhh... dile a Sandra que tenemos los mismos gustos, porque yo tambien lo escucho y con mucha atención.
    Lía

    ResponderEliminar
  4. Mi niña tiene el mismo gusto que su abuela

    Sur

    ResponderEliminar
  5. Eric, Lía, Sur:
    Muchísimas gracias por esos comentarios. Pero no me la alaben mucho, que seguro esa ve Somos tú y yo a escondidas.

    ¿O no es así, Sandra?

    Michel:
    Gracias por el enlance, hermanito.

    ResponderEliminar
  6. no lo veo. gracias por los comentarios




    Sandra

    ResponderEliminar
  7. In-modestamente: así como en aquella niñez de los 70 mezclábamos El Capital de Marx con Mazinger Z, o las 10 Tésis de Mao con Tom y Jerry, o Rayuela con Condorito, sería hasta irresponsable no procurar que nuestros carajitos no estén pendientes de los come niños: uno de los primos de Sandra, aquí en Lechería (ojo: no sólo hay escuálidos por acá), sale al mediodía de la escuela pendiente del juego de palabras de Augusto Hernández (otro come niños), en la FM Noticias 95.9 de Margarita. ¿Qúe le vamos a hacer si ese mismo niño está pendiente de Nickelodeon, Nintendo DS y otras hierbas?¿Será la dialéctica?
    Un gran beso para Sandra de mi parte, de la tía y de esos dos primos de Lechería que la llevaron a la Gran Sabana... y que la están esperando para llevarla a navegar por las islas...
    Jesús Miguel Bellorín Romero

    ResponderEliminar
  8. Doy fe, desde el sur, que Sandra es una chica maravillosa. Sólo quiere volver a Buenos Aires para conocer el museo del niño.

    ResponderEliminar
  9. Epa Jesús Miguel:
    Exacto, será la dialéctica.
    De lo que se desprende que esa mezcla letal: Globovisión + Nintendo DS, es absolutamente antidialéctica.
    Por eso es que luego la pasan tan mal: porque se creen la síntesis de todas las contradicciones. O peor aún: se creen más allá de toda contradicción.

    Verbo:
    Sí, y quiere volver al Zoológico.

    ResponderEliminar