26 de abril de 2009

Esos demócratas que quieren amargarnos los días

Luis Vicente León, el director de Datanálisis, mantuvo en vilo a toda la sociedad venezolana con su serie de artículos publicados por El Universal, sobre una pareja de clase media que no decide si debe vender su casa para marcharse del país o quedarse en él, a pesar "de este proceso de radicalización horrible que vive el país". (El amigo de León prefiere quedarse, mientras que la esposa desea irse).

La serie inició el pasado 22 de marzo, con el artículo intitulado: ¿Debo vender mi casa? Y continuó así:

- ¿Vendo mi casa? Primeras respuestas. 29 de marzo de 2009.
- Hay que vender la casa. 12 de abril de 2009.
- Claro que no deben vender su casa. 19 de abril de 2009.

Al parecer, la serie ha concluido hoy 26 de abril, con el artículo intitulado: Finalmente, ¿venden o no la casa? El desenlace ha decepcionado a los fanáticos de los finales felices. Les transcribo la opinión del amigo de Luis Vicente:

"Mi posición inicial era quedarme. Éste es el país donde sé trabajar, entiendo cómo se manejan los negocios y conozco bien su idiosincrasia. Vender mi casa tampoco era una opción. Quería mantenerla como una especie de burbuja, aislante de todo ese desastre que vivimos diariamente los venezolanos. Llegar ahí me tranquiliza luego de luchar diariamente en un ambiente hostil. Pero luego de revisar la información recibida y muchas horas de discusión y reflexión con mi esposa y amigos, el análisis racional me lleva a la conclusión de que la situación político-social del país va muy mal encaminada: no hay institucionalidad, la inseguridad es total, el deterioro de la calidad de vida es cada vez mayor, los políticos de oposición son una vergüenza nacional y el acorralamiento a la clase media es cada vez más notorio.

Cuando trato de proyectar la situación a futuro, el panorama se vislumbra más negro, dado que ya el problema no es Chávez, sino los antivalores que ha sembrado en la población: odio entre clases, corrupción, anarquía, dependencia. Hablar de una próxima salida de Chávez tampoco me reconforta. Primero porque no la veo cerca, pero además, le tengo más miedo al inicio del post-chavismo que a la época actual ¿Cómo se puede gobernar este país después de lo que han hecho con él, cómo evitaremos el conflicto con una sociedad polarizada?".

Vaya manera de pintar de negro no sólo el panorama, sino el presente.

Pero no han visto nada. La siguiente, esa sí, es la frase más lapidaria que haya leído en mucho tiempo.

El Nacional de hoy publica una entrevista concedida por Elías Pino Iturrieta, ilustre y apesadumbrado opositor a Chávez. Se trata de una de esas entrevistas que exigen respuestas breves, concisas. Casi al final, el periodista pregunta:

- ¿Para qué sirven los domingos?

Y Pino Iturrieta responde:

- Para esperar las malas noticias del lunes.

Es, hay que reconocerlo, una obra de arte. La frase, ella misma, una pieza de oratoria. Difícil resumir tanta amargura en un sola frase.

Si el periodista hubiera preguntado:

- ¿El nombre de una calle?

Pino Iturrieta hubiera respondido, inigualable:

- La calle de la amargura.

Lo que no puedo entender, tengo que decirlo alto y claro, es por qué el empeño en convencernos de que la amargura de unos cuantos debe ser la amargura de todos nosotros. No termino de entender por qué mi historia no aparece en los periódicos: la historia de una familia que luego de años sin soñar siquiera en la posibilidad de comprar un apartamento, finalmente pudo comprar uno - muy modesto, pero nuestro. Una familia que no está exenta de los riesgos de la vida urbana y que con cierta frecuencia padece las consecuencias de la ineficiencia gubernamental - tráfico, servicios públicos, etc. Una familia que, sin embargo, confía en que después del domingo hay un lunes; que los lunes, como todos los días, pueden traernos buenas noticias. Una familia, eso sí, que lucha porque no nos sorprenda un domingo después del lunes, porque no queremos vuelta atrás. Una familia con horizonte, con panorama y con balcón que da a El Ávila. Una familia que estudia, trabaja y rumbea. Una vez más, alto y claro: una familia alegre.

Pero los amargados, los que sólo ven panoramas negros* o zambos, siguen insistiendo en que su amargura es la de todos, que cuando ellos hablan es el pueblo el que habla y que cuando se habla de sus intereses, es de los intereses populares de los que se habla.

En El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, Carlos Marx les dedicó una líneas que nadie, jamás, ha podido superar. Les llamó "los demócratas". Y dice:

"Los demócratas... con todo el resto de la nación que los circunda, forman el pueblo. Lo que ellos representan es el interés del pueblo. Por eso, cuando se prepara una lucha, no necesitan examinar los intereses y las posiciones de las distintas clases. No necesitan ponderar con demasiada escrupulosidad sus propios medios. No tienen más que dar la señal, para que el pueblo, con todos sus recursos inagotables, caiga sobre los opresores. Y si, al poner en práctica la cosa, sus intereses resultan no interesar y su poder ser impotencia, la culpa la tienen los sofistas perniciosos, que escinden al pueblo indivisible en varios campos enemigos, o el ejército, demasiado embrutecido y cegado para ver en los fines puros de la democracia lo mejor para él, o bien ha fracasado todo por un detalle de ejecución, o ha surgido una casualidad imprevista que ha malogrado la partida por esta vez. En todo caso, el demócrata sale de la derrota más ignominiosa tan inmaculado como inocente entró en ella, con la convicción readquirida de que tiene necesariamente que vencer, no de que él mismo y su partido tienen que abandonar la vieja posición, sino de que, por el contrario, son las condiciones las que tienen que madurar para ponerse a tono con él".

De tal forma que si los intereses de los amargados no nos interesan y la amargura ajena no es la nuestra y la impotencia ajena tampoco se parece al poder que ejercemos, entonces la culpa es nuestra y jamás de los amargados. "Son las condiciones las que tienen que madurar para ponerse a tono con" los demócratas amargados**. Nosotros somos, en el mejor de los casos, cómplices o cobardes. En el peor: asesinos o ladrones. O como el ejército: estamos demasiado embrutecidos y cegados. Entiéndase bien el punto: todas las anteriores son opciones posibles, menos que pretendamos una existencia de acuerdo a nuestros propios intereses. Porque ya tenemos quien nos represente: la clase media - o más bien completamente - amargada.

Una muy democrática clase media amargada e impotente que, ni falta hace decirlo, no nos representa. Por eso es completamente falso que el dilema de la familia de Luis Vicente León nos mantuviera en vilo. Y por eso, a diferencia de Pino Iturrieta, mañana no despertaremos esperando malas noticias.

Ni el martes, ni el miércoles...

* El periodista pregunta a Pino Iturrieta: "¿En qué página va esta historia llamada Venezuela". Responde: "En una muy oscura".
** De allí el reproche tan común, que hace suyo recientemente Massimo Desiato: "Hay mucha gente de clase media que está cuadrada con el chavismo por oportunismo, creen que el comunismo no se va a dar, y ya se está dando". Desiato va más allá, y habla sobre las condiciones que harían posible la salida de Chávez: "La oposición tiene que prepararse, a la violencia se responde con violencia... Yo me concentraría en el sector de la oposición que ya tiene conciencia política para organizar formas de violencia política propias". Pero a esto le dedicaré un próximo artículo.

15 comentarios:

  1. El hecho de que tu estés alegre y que tu familia esté alegre, tampoco nos representa como venezolanos, la mayoría sigue sin haber podido comprarse su techo y vive en un barrio pobre, la mayoría está a merced del hampa y de los pésimos servicios (no de las ocasionales dificultades de la vida urbana), la amargura es muy lamentable, pero mas lamentable es confundir la sensatez con la amargura, y la sensatez proviene de poner los pies sobre la tierra.

    Tu cuento idílico de superación, además de admirable es poco común, como lo ha sido siempre, ó te crees que es la primera vez que en éste país la gente se esfuerza y logra salir adelante, conozco muchas historias de gente cercana cuyos padres ó abuelos son de Catia, del Cementerio, Petare y hoy son clase media profesional, con mejor nivel de vida, gracias por cierto a cosas como las que tu cuentas que te ha pasado AHORA, pero que seguro le agradecen a los 40 años antes de Chavez.

    Todo eso sin contar la destrucción de las instituciones, cosa muy grave, porque casi la mitad del pais nos sentimos apesadumbrados por eso, ¿Quien nos representa?

    EL MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar
  2. El mismo anónimo:
    La pregunta con la que cierras tu comentario ("¿quién nos representa?") es puro ejercicio de retórica.
    Porque la gente como tú está absolutamente convencida de que representa al país. Si no a todo el país, al menos al país digno de llamarse tal: trabajador, con educación, con derechos, etc. ¿Cierto?
    ¿Cómo hablan los que creen que representan al país? Son los que están obsesionados con el tema de la mayoría, los que pretenden venir a hablarnos por la mayoría: "la mayoría sigue... la mayoría está...".
    Y mira cómo se refieren después a la misma mayoría: "conozco muchas historias de gente cercana cuyos padres o abuelos son de Catia, del Cementerio, Petare y hoy son clase media profesional".
    Catia, Petare y El Cementerio son, a lo sumo, lugares de donde sale esa "clase media profesional" que luego tendrá derecho a hablar por la mayoría.
    Demagogia pura y dura.

    Si un chavista dice "estoy alegre" o se pregunta "cuándo me iba a imaginar yo, antes de Chávez, que iba a poder comprarme mi apartamento", la gente como tú llama a eso: "cuento idílico de superación". Y mi "cuento" no los representa a ustedes "como venezolanos". Ustedes: la gente que "se esfuerza y logra salir adelante".
    Nosotros echamos "cuentos", ustedes hacen la Historia.
    ¿A quién se le ocurre sentirse alegre si ustedes están amargados o apesadumbrados?
    Es in-con-ce-bi-ble.
    Mi cuento "es poco común" simplemente porque para ti es inconcebible que sea común.
    Porque, como diría Marx, es la realidad la que tiene que madurar para ponerse a tono contigo, jamás (¡por favor!) al revés.
    Y sin embargo, resulta que el "sensato" eres tú.

    Por último, a la gente como tú le encanta atribuirnos la falacia según la cual nosotros creemos que todo es perfecto. Es una manera de desestimar nuestra alegría. Te pregunto: ¿dónde escribí yo sobre "las ocasionales dificultades de la vida urbana"?

    Porque que yo recuerde, yo escribí: "Una familia que no está exenta de los riesgos de la vida urbana y que con cierta frecuencia padece las consecuencias de la ineficiencia gubernamental - tráfico, servicios públicos, etc.".

    ¿O tengo que instalarme, tal cual hacen ustedes, a pegar gritos histéricos sobre el hampa desbordada?

    ResponderEliminar
  3. Solo para escribir rapidito.

    Luego de haber perdido la elecciones del referendum, muchos amigo de oposicion no salian de su asombro. Como pudo pasar eso? Se preguntaban. Algun fraude tuvo que haber... un sin de lugares comunes...

    No es mas que obsecada negacion de la realidad. Como se los dije en FB. El que vive de ilusiones, muere de desengaños. Amigo el mismo anonimo, si usted quiere seguir pensado que es la mayoría y lo que usted piensa es lo que piensa el resto del país. Hágalo!! Pero sepa, que usted es el único responsable de auto-marginarse, de excluirse. Y yo, por lo pronto, me la sigo gozando. Aun con todos los problemas que este pais tiene. Pero al cual nunca un domingo le asaltará al lunes...

    Alegrese la vida amigo. Asuma su barraco (realidad) tirese su despecho. Y despues, disfrute de la vida, defendiendo sus verdades, pero reconociendo la realidad :)

    ResponderEliminar
  4. Señores, ni creo que represento a la mayoría, ni estoy amargado, ahora bien, no estoy conforme con que desde las filas de los adeptos a éste gobierno se nos califique de "amargados" de "demagogos", de "esos demócratas", etc, para descalificar las críticas agudas ó laxas que se emiten y publican.

    Reinaldo, no es suficiente lo que se ha hecho en este gobierno para que cunda la alegría, lamento tanto como tu, que haya tanta pobreza y tanta falta de calidad de vida, entre otras cosas porque lo vivo, la diferencia es que lo reconozco y lo critico, no estoy conforme con la labor de gobierno de Chavez, porque veo en la calle los mismos problemas de siempre, algunos agravados.

    No me acuses, ni me engolobes en un "ustedes", de una gente que supuestamente no le permitió ó no quisiera permitirle a otros vivir mejor, la culpa no es mía, la culpa es de los malos gobiernos que hemos tenido, y debo incluir a éste.

    No descalifiques el esfuerzo que hace la gente para mejorar, supongo que tu, como el resto también lo has hecho, ese esfuerzo que es admirable siempre, se traduce en resultados, otros lamentablemente se esfuerzan igual sin resultados y he allí la injusticia, pues la diferencia no debe ser que la gente simplemente viva en condiciones deplorables porque el esfuerzo no les alcance, allí es que un gobierno hace la diferencia prestando ó procurando que se presten servicios públicos en igualdad de condiciones a todos (salud, educación, transporte, policía, agua potable, luz eléctrica, Justicia)-OJO y no solo el gobierno nacional, tambien los estados y los municipios- , tambien un gobierno hace la diferencia generando políticas que promuevan el empleo -duradero no ocasional ó mientras dure la bonanza- y la interacción económica entre la gente, para eso tambien es necesario promover (fomentar) la producción de bienes y servicios, en fin, todas cosas que no se han hecho nunca bien en el país, y es la razón de que el bienestar (no la riqueza - la riqueza aqui siempre la ha concentrado el estado dueño del petróleo) esté concentrado en el 10% de la población.

    Todas estas reflexiones sin duda generan preocupación, al menos la generan en una cantidad que ocasionalmente llega a ser el 50% del país, que tu resuelves despreciar, sin mas argumento que el de que somos unos disociados que no vemos la realidad, que tu si ves diferente y te genera alegría.

    Lo mas fuerte es que el pais opositor, mayormente clase media - media alta, se la pasa en una celebración, he sabido como es que las salas de fiesta deben ser reservadas con meses antes de un evento, ¿de que amargura me hablas?

    ResponderEliminar
  5. Amigos, lo cómico del asunto es que la tan manoseada "amargura" de la gente de la oposición es puro cuento: yo puedo observar muy de cerca lo cómodos y felices que están con su buena vida de siempre, incluso más acomodada ahora que antes, en términos materiales. Aquí en Lechería, como en Chacao, En Valencia, Maracaibo, Margarita, etc. poseen buenos carros y camionetas, villas, palafitos, embarcaciones, ropa costosa, joyas, educación privada. Hay un imbécil los domingos en la revisteja del pasquín nacional, Osío Cabrices, que siempre escribe tratados sobre amargura y la infeliz vida que él y su casta tienen que soportar en Venezuela. Pues bien, el tipo dirige una revista "literaria", monta ferias, da sesudas entrevistas por las radios escuálidas, se vacila una bien chévere, seguramente debe viajar, tomar buen vino, ser gourmet. Bien por él, pero que no sea falso.
    Estimado amigo De Cecchis, puede que su exhorto para que esta gente se alegre la vida y asuma su barranco debería ser cambiado a: no sean hipócritas, sigan disfrutando en paz la buena vida que llevan, dejen la falsa lloradera, no nos jodan a los que sí estamos gozando la vida abiertamente, a los que también nos calamos las colas eternas para un pasaporte u otro servicio gubernamental, pero luego cruzamos felices el Puente Orinoquia, a los que siempre andamos mosca con el hampa, a los que en este nuevo país podemos tener aptos. en la playa, carros, lanchas, a los que, gracias a PDVSA, le llevamos progreso y esperanza a indígenas que fueron expoliados por 500 años, a los que observamos un CDI de Barrio Adentro mejor que cualquier clínica privada en pleno corazón de Lechería, donde viven los pescadores que antes tenían que morirse de mengua en el Hospital de Barcelona, a los que echamos pa'lante convencidos que lo de Uds. es clasismo y arrogancia pura, condimentada con bastante ignorancia.
    No jodan más con la falsa moral de los vencedores de siempre: su verdad no es la verdad de la mayoría, no es siquiera la verdad de Uds. mismos.
    Un Saludo

    JMBR

    ResponderEliminar
  6. El mismo anónimo:
    El que habló por la mayoría fuiste tú.

    Aludo a la amargura no para descalificar. Existen múltiples expresiones... digamos materiales de ella. Los artículos que cité son un buen ejemplo.

    Estoy de acuerdo con dos expresiones tuyas:

    1) "no es suficiente lo que se ha hecho en este gobierno"
    2) "un gobierno hace la diferencia prestando o procurando que se presten servicios públicos en igualdad de condiciones a todos".

    Pero a éstas no les encuentro ningún sentido:

    1) "No descalifiques el esfuerzo que hace la gente para mejorar". ¿En qué parte lo hice?
    2) "el 50% del país, que tú resuelves despreciar, sin más argumento que el de que somos unos disociados que no vemos la realidad"

    Si algo jamás se ha hecho en este blog, El mismo anónimo, es despachar el asunto acusando a nadie de "disociado". "Disociado", así como "fascista" y tantas otras, son etiquetas que no explican nada.

    Por último, sospecho que esa "celebración" de la clase media-alta a la que te refieres, es de una naturaleza distinta a la alegía de la que hablé aquí.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué facil es escribir tras el parabán de un anónimo! Entre otras cosas, te permite descontextualizar algunas frases escritas por el compa Reinaldo, y poneerla al servicio y corroboración de tus "razonamientos" carentes de toda lógica mínima.
    Este tal Anónimo, tiene el glosario completo del "Manual del Perfecto Escuálido" que Globovisión reescribe y transmite las 24 horas del día. Se sintió tan aludido por aquella frases que desde su propio ombligo se permite describir nó solo la realidad y la irrealidad venezolanas, sino la del microcosmo, el macrocosmo y el cosmos físico-cuántico.
    Como no pienso entablar polémica con alguien que responde con frases hechas te voy a dar una guía para que detectes al "perfecto escuálido amargado" que puede habitar como un virus en cualquier persona disociada o en camino de sufrir el mal. Y, créeme: no estoy hablando de tí, amigo Anónimo, aunque seas de ese tipo de personas que cuando ven a Caracas desde el Humboldt suelen exclamar "¡Qué horrible se ve Caracas sin mí". La egolatría no es disociación sicótica en sí misma, apenas es uno de sus síntomas.
    Según mi humilde teoría, un "Perfecto Disociado Amargado" puede detectarse porque presenta la mayoría de los siguientes síntomas y los expresa:
    1) "El país se está cayendo a pedazos", y aplaude los movimientos separatistas como los de la "Media Luna" boliviana y el de "Eclipsa-lunas" de Manuel Rosales (quien por cierto repite esa frase mientras compra fincas en Santa Bárbara y mansiones y Centros Comerciales en USA, es decir "pedazos" que le arranca al erario público). El país no se cae a pedazos, se reunifica a través de los Consejos Comunales para que los alcaldes no se crean reyecitos y los gobernadores no se conviertan en latifundistas potentados de la noche a la mañana.

    2) "El país está en quiebra y Caracas es un caos de tránsito". Cosa que es cierta a medias gracias a que, pese a la supuesta quiebra económica de Venezuela, cada vez hay más felices propietarios de vehículos... algunos de ellos muy amargaditos porque los distribuidores le vendieron el carrito regulado con sobreprecio para "entregárselo antes"... Y,cuando el gobierno le aprieta las tuercas a esos especuladores, salen a gritar "¡Con mis estafadores no te metas!". En Venezuela ver un carro viejo es más difícil que encontrar un adeco que no se haga pasar por militante de Un Nuevo Tiempo o un copeyano que proclame su adhesión a "First Justice".

    3) Si Chávez le regala "Las Venas Abiertas de América Latina" de Eduardo Galeano a Míster Obama, se rasgan las vestiduras y echan ceniza sobre sus cabezas, mientras lloriquean su "nacionalismo" porque el Mico-Mandante (como suelen llamar al Presidente los también racistas amargadillos) nó le donó más bien un libro "bien venezolano" como, por ejemplo, cualquiera de las obras anti-bolivarianas de Manuel Caballero o una recopilación de los articuletes que publica el escribidor Alberto Barrera Tizka donde se burla de la "chusma chavista". Porque todo lo que les huela al Libertador o a justicia social es "dañino para el país y exalta los odios de clase"

    4)Aquél que hoy se desgañita proclamando la honestidad de Rosales en los manejos de los dineros públicos del Zulia y niega la compra de un montón de hatos y fincas por parte de éste con plata de origen no justificado lícitamente, mañana protestará cuando el estado se los expropie para convertirlos en fundos zamoranos alegando que se está "atentando contra la propiedad privada de todos los venezolanos".

    Dejemos el listado hasta aquí porque es largo y aún lo tengo en elaboración, pero si usted, amigo Anónimo, presenta alguno, aunque sea uno solo de estos síntomas, puede tener la seguridad que está sufriendo de esa "fiebre porcina del alma" que tipifica al "Perfecto Disociado Amargado".

    ResponderEliminar
  8. Amigo Urdaneta, me permito agregarle otro signo a esa lista.
    Y es esa manía de los oposicionistas porque no son opositores sino oposicionistas de siempre utilizar un pseudónimo. En cualquier página opositora que uno vea y lea llámese noticiero digital, noticias 24, etc etc, en cualquier foro, no hay uno solo que asuma su identidad. Eso es MIEDO de no asumir responsabilidad delas acciones en estos casos,al escribir. Así lo vemos con sus líderes, cuando el golpe de estado no hubo 1 solo que asumiera su responsabilidad,"yo no fuí, yo no estaba ahi, yo no firmé, yo estaba pasando por Miraflores y me empujaron a la fuerza, yo no escribí ese decreto" y así un sin fín de excusas. Y así viven de puras excusas.
    A ustedes no les enseñaron en sus casas, y ésto va contigo "mismo anónimo" de que hay que asumir las consecuencias de todos los actos. ¿es qué es "Fashion" utilizar un pseudónimo, da "caché". Porque esa escondedera, ¿les dá pena asumir una posición? sea cual fuere ésta. Eres opositor, muy bien y cuál es el problema, asuman sus posiciones con ética, con firmeza. Ya el hecho de escudarse en un anonimato habla de cobardía, sobre todo cuando no existen las condiciones para tener que esconderse en un anónimo.
    Porque creen ustedes que Chávez está donde está, Más por aquella frase de "POR AHORA", fué por asumir entera RESPONSABILIDAD de los sucesos del 4 de febrero.

    Diógenes Vecchini.

    ResponderEliminar
  9. Creo que ha quedado demostrado de que lado está la amargura.

    Lo demás, es decir los reclamos, críticas y preocupaciones de el mas de 40% de venezolanos (es decir mas ó menos la mitad de nosotros todos), se pretende descalificar con epítetos tales como: "AMARGADOS", "ESCUALIDOS", " DISOCIADOS", y tantos otros.

    Esto no es mas que la prueba de que vivimos en 2 países, aunque los hechos están en las calles:

    * Robos, Hurtos, Asesinatos y demás violencia contra la gente sin que se vea la aplicación de una Política Criminal en el país, mas allá de la proyectada Policía Nacional (que lo único que pretende es recortar mas competencias a los estados y municipios)y los espasmódicos operativos de siempre;

    * Violencia política de ambos lados;

    * Manipulación de los medios, de ambos lados;

    * Desconocimiento de las autoridades electas, por vía de la limitación de sus competencias ó eliminación de sus competencias (caso Alcaldía Metropolitana);

    * Inflación de mas de 30% (2008) y se prevé para 2009 lo mismo;

    * Decrecimiento de la producción en general, incluyendo la petrolera -tema muy grave porque es de los que vivimos todos;

    * Deficiencias en el sistema de salud (Los Barrio Adentro y CDI son solo paliativos, se necesitan Hospitales dotados y Ambulatorios), los hospitales están en pésimas condiciones sin capacidad para atender a la gente, y las clínicas abarrotadas de gente (Todos los ministerios y entes públicos tiene pólizas para sus empleados ¿no confían en los Hospitales?) y al servicio de sus intereses comerciales son incapaces tambien de atender con efectividad la demanda;

    * Deficiencias en los servcios de Agua Potable, Luz Eléctrica (en franca crisis por falta de inversión oportuna), Aseo Urbano (además de la falta de inversión se niega a los municipios gobernados por la posición acceso a los botaderos de basura ¿venganza política?);

    * Graves deficiencias en los servicios de transporte público (la red de autobuses es deplorable y el servicio que prestan es pésimo, además de violenar a toda la ciudad), El Metro no ha sido extendido al ritmo que se requiere, Los sistemas de trenes interurbanos no se han implementado completos al ritmo que se necesita;

    * Graves deficiencias en la vialidad - El establecimiento de nuevas vías no ha crecido al ritmo que se requiere (seguimos sin terminar las autopistas a Oriente y a Occidente);

    * Escacés periódicas de productos alimenticios -aunque han logrado disminuirla recientemente-;

    * Absoluta ineficiencia en el control del cumplimiento de la ley por parte del ciudadano, estado y empresas (leyes de tránsito, Código Civil, Leyes laborales, Protección al Consumidor);

    * Amenaza e insultos permanentemente desde la presidencia de la República, contra aquellos venezolanos que no estamos de acuerdo con el gobierno, asuzando y soliviantando el odio entre los venezolanos (¿Maquiavelo?), el papel constitucuional del presidente no es contribuir a la división sino servir de YUNTA para que todos nos sintamnos representados por él;

    * Sumisión (destrucción de la autonomía de los poderes) de todos los poderes públicos nacionales a la presidencia de la República ( Lo que ordena Chavez se ejecuta sin chistar);

    * Enriquecimiento explosivo de personas que hacen negocios con los entes del gobierno, ó desde el mismo gobierno haciéndonos sospechar de corrupción;

    * No atención de casos de corrupción de peronas relacinadas con el gobierno y al mismo tiempo persecución inclemente a aquellos casos de corrupción de gente identificada con la oposición;

    * Uso parcializado de los recursos económicos del estado que pertenecen a todos los venezolanos (Solo mencionar la propaganda desde: PDVSA, Ministerios, VTV, SENIAT, etc.);

    * Subversión del orden constitucional, imponiendo leyes entubadas que de forma directa menoscaban los poderes constituídos y las competencias de los estados y municipios, redirigiéndolas a entes que responden a los intereses del gobierno y no de la población ( ojo no siempre los intereses del gobierno son los de la gente);

    Es larga la lista, y seguro podemos mencionar muchas mas cosas, evidentemente estoy listando las negativas, hay cosas positivas que mencionar, pero no se trata aquí de balancear las cosas, sino de hacerles ver que EFECTIVAMENTE EXISTEN MOTIVOS DE QUEJA, CRÍTICA Y PREOCUPACIÓN en el país, que no es que Osío Cabrices es un disociado que ve desde un lente negro la vida, sino que hay motivos concretos que nos preocupan a la mitad de la gente en nuestro pais, y que otros como ustedes se niegan a ver ó al menos a evaluar.

    Aquí pues insisto, no puede tratarse de la dictadura de la alegría irrestricta del venezolano, sino de las realidades que nos toca vivir y que deseamos cambiar, y estoy seguro de que todos ustedes tambien quieren cambiar también.

    El MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar
  10. El mismo anónimo dijo:

    "... hay cosas positivas que mencionar, pero no se trata aquí de balancear las cosas".

    Eso quedó clarísimo desde el principio.

    ResponderEliminar
  11. Reinaldo, comenta el listado de temas que he propuesto, no te quedes solo en que he dicho que no se trata de balancear las cosas.

    ¿Tienes una opinión sobre cada tema que a mi me preocupa? ¿No vives tu eso mismo?

    Por cierto aprovecho para comentar, una vez mas, que pido respeto al hecho de que haya decidido participar aquí como anónimo, es mi decisión y a eso tengo derecho, y lo haré hasta que el dueño del blog lo permita.

    En cualquier caso, tratar de invalidar lo que digo porque soy un anónimo, termina siendo una estrategia que puede intentar cambiar el tema, no voy a discutir sobremi anonimato, sino sobre lo que se plantea aqui.

    EL MISMO ANÓNIMO

    ResponderEliminar
  12. No hay manera "el mismo anónimo" está viviendo en otro país. Claro que hay muchas deficiencias, pero por favor no sean mezquinos, estamos mucho pero muchísimo mejor que hace 10 años, y lo mejor es que la tendencia es a mejorar, aunque éstos se empeñen en repetir lo que dicen los filósofos de globovisión.
    Diógenes Vecchini

    ResponderEliminar
  13. ¿Oiste Reinaldo? Tienes que comentar lo que dice "el mismo anónimo", porque ya está a punto de arrecharse. O sea tienes que aceptar que lo que él dice es cierto y punto si tu comentario se sale de su visión es que estas meando fuera del perol.(el país no está como para que estemos tranquilos y muchas veces contentos)
    Al "mismo anónimo" no puedes pedir respeto bajo el anonimato, sencillamente porque no hay la más mínima condición para que te ocultes bajo un pseudónimo, nadie aqui está persiguiendo a nadie ni estamos en una dictadura, además que tus comentarios pierden valor y credibilidad bajo esa condición.
    Asume tus puntos de vista con seriedad, y esa seriedad parte con identificarte.
    Esta polémica por mi parte la dejo hasta aquí.
    Diógenes Vecchini.

    ResponderEliminar
  14. Dos cosas:

    1. Creo que la amargura que destilan estos artículas es adrede.
    La idea es amargarnos, bajonearnos, que no creamos en nosotros, porque así no podemos luchar.

    Ustedes le han encontrado una sabia solución a estos discursos: LA SALSA! ...

    2. Cuando ellos usan la palabra nacionalismo, lo hacen porque creen que la nación es suya y porque le adjutican a la nación los valores que guían su vida: agresión, explotación, orgullo más parecido a la vanidad.

    Cuando la usamos nosotros, la consideramos parte de otra gran nación inconclusa que Latinoamerica.

    ResponderEliminar
  15. Dany De Cecchis escribió:
    "Y yo, por lo pronto, me la sigo gozando. Aun con todos los problemas que este pais tiene".

    Exactamente, cámara. Y la estrategia de la máquina propagandística opositora consiste en que tú te sientas culpable por eso.

    Jesús Miguel:
    Comparto contigo que hay mucho de clasismo, arrogancia, ignorancia, hipocresía y "falsa moral de los vencedores". Como dices: hay muchos que están "cómodos y felices... con su buena vida de siempre, incluso más acomodada ahora que antes, en términos materiales".
    Porque ¡cómo se ha beneficiado la clase media con este gobierno!
    Pero basta que les nombres a Chávez: ahí se les acaba la alegría.
    Escribía aquí mismo, un poco más arriba: "sospecho que esa 'celebración' de la clase media-alta... es de una naturaleza distinta a la alegía de la que hablé aquí".
    Y se me ocurre que esa "celebración" está asociada al consumo o al disfrute de bienes materiales que le pertenecerían a las clases acomodadas y jamás al perraje.
    Por ejemplo:
    Antichavista bebiendo whisky: ¿qué tiene de raro?
    Chavista bebiendo whisky: ese es un ladrón.

    Por cierto: por eso son tan despreciables los chavistas que sueñan con parecerse a la misma burguesía que fustigan de la boca para afuera.

    Oscar Urdaneta:
    Cámara, puedes seguir completando la lista cuando así lo desees.

    Diógenes Vecchini escribió:
    "... no existen las condiciones para tener que esconderse en un anónimo".

    Así es, cámara. Pero ese es el punto: implícitamente, lo que El mismo anónimo reafirma aquí es que esas condiciones sí existen. Que hay razones para sentir miedo. De eso se trata.

    El mismo anónimo:
    Yo escribí, allá arriba:
    "Si algo jamás se ha hecho en este blog... es despachar el asunto acusando a nadie de 'disociado'. 'Disociado', así como 'fascista' y tantas otras, son etiquetas que no explican nada".

    Acto seguido, tú escribiste: "se pretende descalificar con epítetos tales como: 'AMARGADOS', 'ESCUALIDOS', 'DISOCIADOS', y tantos otros".

    ¿Y entonces?

    Verboamérica escribió:
    "La idea es amargarnos, bajonearnos, que no creamos en nosotros, porque así no podemos luchar".

    Bien cantado. Y cuando a esa letra le meten ritmo, se llama: salsa.

    ResponderEliminar