17 de marzo de 2011

La fealdad del oficialismo

Si el chavismo es bello, el oficialismo es horrible. Pongamos las cosas en su sitio: chavismo y oficialismo son como el agua y el aceite, jamás anverso y reverso. El segundo sólo puede ser, a condición de usurpar la potencia del primero, y es en sí mismo expresión de impotencia política. Para el oficialismo, la revolución ya ocurrió y lo que corresponde es glorificarla como hecho pasado, es decir, embalsamarla, porque ha muerto, aunque todavía palpite.

Más que odiarlo o despreciarlo, que también lo hace, el antichavismo siente un profundo temor por el chavismo, porque éste le enrostra lo que el primero nunca quiso mirar: el lado feo de nuestro capitalismo vernáculo, y sus buenas dosis de explotación, marginación y subordinación a sangre y fuego. Visto así, el chavismo es su mala conciencia. Si el chavismo hoy sonríe, alegre, para el antichavismo no se trata más que de una mueca atroz y burlona. Allí donde hay alegría, sólo puede ver resentimiento. Toda la belleza del chavismo, que es la belleza infinita de los pueblos que luchan, será reducida a caricatura grotesca, porque es imperativo mostrarlo como una versión desmejorada y mutilada de sí mismo para poder dominarlo, aniquilarlo.

No deja de sorprender la connivencia, la complicidad, lo bien que pueden llegar a entenderse oficialismo y antichavismo. Son, ellos sí, dos caras de la misma moneda. Una moneda que tendríamos que arrojar al foso de los deseos para que vuelva la política, para que la revolución no envejezca y muera, para que lata con fuerza.

Reducida al simulacro de conflicto entre oficialismo y antichavismo, la política ha terminado siendo la postergación del conflicto. Mucho se habla de debate, y los estudiantes hablan de debate, cuando lo que hay es diálogo de sordos. Invectivas, insultos, todo se vale si se trata de reducir la política a un ejercicio ruin, abyecto. Maricón, lechuguino, ¿cuál es la diferencia? El antichavismo suscita un rival a su medida, y el oficialismo no es capaz de concebir la política si no es midiéndose con el antichavismo: jamás lució tan cómodo, a sus anchas, por las angostas alamedas de la politiquería.

Ambos, oficialismo y antichavismo, medran a costa del chavismo. Si el antichavismo, como ya lo he planteado, procede reduciendo el chavismo a su caricatura, "oficial" o monstruosa, el oficialismo procede, como diría Ociel López, "despopularizando" al chavismo.

A los chavistas nos debe importar un comino si un grupito de bien nutridos estudiantes antichavistas hace huelga de hambre. Nuestra atención debería estar puesta, primero que nada, en los carajitos de los barrios que siguen comiendo y escupiendo plomo, que son más y están hastiados.

9 comentarios:

  1. ¿Qué te puedo decir Reinaldo?

    Más elocuente y certero, imposible.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones hermano, excelente artículo. Adelante, solamente con mirada crítica será posible que las utopías de este pueblo se hagan realidad.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón del mundo, nuestros jovenes siguen matandose en los barrios, siguen sin conseguir trabajo, siguen sin que se les tome encuenta y nuestra gente le para mas bola a los sifrinos que se apostan ante el PNUD que a los que necesitan atención. Te felicito, no te conozco, pero sigo tus análisis..

    ResponderEliminar
  4. Tremendo filósofo pana, o sea que:

    1) La deuda actual de Venezuela, de aprox. 140 mil millones de dólares (lo cual depara un gran "futuro") es obra del "oficialismo" y no del chavismo

    2) El saqueo al fondo de pensiones de PDVSA (seguro que el que manejaba eso no era conocido en PDVSA) es obra del "oficialismo" y no del chavismo

    3) La comida podrida de Mercal es una obra del "oficialismo" y no del chavismo

    4) los "oficialistas" arruinaron el hospital vargas, la maternidad concepción palacios y otros hospitales, mientras los chavistas, ¿que hacian?

    5) El problema eléctrico es "oficialista", ni de vaina es chavista

    6) Nada mas "oficialista" que la inflación, ¿no te parece?

    7) Los "oficialistas", en vez de construir viviendas, compraron armas y tanques en el exterior, y los estacionaron en fuerte tiuna, algo que no de vaina haría un chavista

    8) El tremendo problema de la inseguridad es "oficialista", ya que el chavismo ya decretó eso como un problema de "perspectiva"

    9) Son los "oficialistas" arrastrados y vende patria los que han arruinado la agricultura y la industria en venezuela, entregandose a los cubanos, de nalgas claro. Un chavista jamás haría eso.

    10) No hay una vaina mas "oficialista" que un tribunal en venezuela, en donde solo se sale ileso si se le paga a un tipo de lentes que despacha cerca de pajaritos, y que todo el mundo conoce.

    Que vaina con estos oficialistas infiltrados.

    ResponderEliminar
  5. No tenemos mejor ejemplo de lo que es un atichavista, y de la frase "Si el chavismo hoy sonríe, alegre, para el antichavismo no se trata más que de una mueca atroz y burlona" que el anonimo comentario (o comentario anonimo).

    Saludos...

    ResponderEliminar
  6. No hay pero ciego que el que no quiere ver.

    El analisis de Reynaldo es increible, separa , conceptualmente, al Chavismo del Oficialismo, y en su construcción, no se da cuenta de que SON LO MISMO, y ese ha sido precisamente el gran problema, pues gracias a desdibujar blas fronteras entre la ideología y el gobierno, entre el partido político y el gobierno, entre Chavez y lo que nuestra gente desea ver resuelto, es que hoy seguimos viendo muchachos tragando plomo en los barrios, y seguimos viendo los mismos problemas de toda la vida, ahora multiplicados por el mismo factor de aumento de la población y aumento de la expectativa.

    Es posible separar el Chavismo del Oficialismo ante el mismo lenguaje sectario, separador, segregador, y lleno de un resentimiento insólito, que expresa Flora al referirse a los estudiantes "sifrinos", e incluso Reynaldo al decir que les debe importar un comino que los Bien Nutridos estudiantes hagan huelga, como si el tema fuera cuanto han comido antes ó lo mal que se haya vivido, frente a la protesta legítimaque lo es solo por el hecho de que se trata de personas venezolanas con derechos, o es que hay que haber vivido muy mal para tener derecho a protestar en este pais ?

    Es posible separar una cosa de otra, siendo que se pretende decir que la unica opción aqui es Chavez?

    NO Reynaldo, lo siento, NO, no puedes separarte así no mas de lo que no te gusta, despues de todo lo que has escrito en éste blog, pana, eres Chavista y Oficialista, porque son la misma cosa, con ideología, deseo de justicia social, cercanía con el pueblo, y grandes discursos sobre un mundo que solo existe en el trasnocho de sus mentes y las de los ideólogos a quienes citan, pero con gran corrupción, gran ineficacia, inmensa incompetencia, resultados penosos en la economía del pais, inflación increíble y sostenida, escasez, retroceso en la producción de TODO hasta de petróleo. No que va pana, Oficialismo y Chavismo LA MISMA COSA, y el mismo fiasco.

    AB

    ResponderEliminar
  7. asi mismo es dejan al pueblo aparte y creen que lo trascendente en el pais es lo mediatico lo que sale en prensa ,tv o radio y lo que deja de salir no es o lo que se les ocurra a ellos, loa pata en el suelo son los chavista lo demas son coleados en el oficialismo los ministros y demis burocratas..

    ResponderEliminar
  8. Este “Anónimo” de arriba me deja atónita. No sabe que el nombrar también construye saber. Pareciera que no se da cuenta que el pueblo no es estúpido, que sí sabe distinguir y, que aunque se canse, no baja la guardia y sigue luchando por su revolución en marcha, nombrando su realidad, señalando lo que no va, insistiendo en que se profundicen los cambios, en que no burocraticen sus sueños, en que no lo traicionen.
    Que SÍ que el oficialismo existe, que SÍ que el antichavismo existe, incluso en las filas del Estado. Son realidades que no se pueden ni deben obviar.
    Marina

    ResponderEliminar