27 de abril de 2011

La jerga de los verdugos

La página de la Agencia de Noticias Nueva Colombia, ANNCOL, de la cual fuera director Joaquín Pérez Becerra, ha sido suspendida.

Este lunes 25 de abril, el diario colombiano El Tiempo publicó una entrevista que le concediera Juan Manuel Santos a la periodista María Isabel Rueda. Luego de repasar asuntos domésticos, abordaron el tema de las relaciones con Venezuela. Más concretamente, el estatus de la relación entre los presidentes. Demasiado eufemismo todavía. El tema fue: la palabra de Chávez.

"¿Chávez sí tendrá palabra?", interrogó incisiva la periodista, como quien formula una pregunta retórica. "Extraditamos a Makled a Venezuela. ¿Qué hay a cambio de Venezuela hacia Colombia?", se quejó Rueda. Luego, disparó: "¿Ha hablado con Chávez sobre la posibilidad concreta de que nos mande a los jefes guerrilleros para acá?".

Santos respondió, demasiado evasivo para el gusto de la periodista: "El presidente Chávez me ha reiterado en todas las reuniones que no va a permitir que los campamentos de la guerrilla se mantengan en Venezuela". Rueda ripostó: "¿Pero siguen en Venezuela?". Santos: "Hemos podido detectar una actividad de la guerrilla mucho más presencial en el lado nuestro de la frontera... Lo que espero es que el presidente Chávez cumpla con su palabra de no protegerlos allá".

Según El Tiempo, Chávez es un hombre sin palabra. ¿La tendrá alguna vez? No se pierda la respuesta de Santos: "... tenga la certeza de que en el momento en que detectemos alguno de esos campamentos, inmediatamente se lo comunicaré al presidente Chávez y lo veremos". Amanecerá y veremos. Si el hombre tiene palabra.

Acto seguido, en un intento por despejar las dudas que, sin embargo, ya quedaron sembradas, adoptó un tono condescendiente, como el del aventajado que desea disculpar a su par problemático: "La verdad es que él ha colaborado. En eso no tengo reparos. Nos ha entregado peces gordos de la guerrilla y del narcotráfico". Rueda no se dio por vencida: "No me parece que usted tenga un pelo de ingenuo. ¿Pero será que tiene bien medido hasta dónde se le puede creer al presidente venezolano?". El colofón de Santos: "Tengo muchísimos defectos, pero ingenuo no soy. Y frente a Chávez, menos. Pero mire, María Isabel, para tranquilizar a los escépticos: el sábado llamé al presidente Chávez y le dije que un tipo muy importante para nosotros de las Farc llegaba en un vuelo de Lufthansa esa tarde a Caracas y que si lo podía detener. No titubeó. Lo mandó capturar y nos lo va a entregar… Es otra demostración de que Chávez está cumpliendo su palabra".

Cosa curiosa: el mismo día, el extracto de la entrevista fue replicado en forma de breve nota de prensa por las transnacionales de noticias, que casi siempre intitularon, no por casualidad, Santos confia en la palabra de Chávez. Por su parte, el Correo del Orinoco decidió emplear la frase como antetítulo de una nota intitulada Presidente colombiano agradece a Chávez por fortalecer lucha contra el terrorismo.

Mientras Chávez, según la versión construida laboriosamente por los medios de la oligarquía colombiana, es un hombre sin palabra, y mientras Santos la utiliza a conveniencia, en Venezuela reina el silencio oficial. Hosco, punzante silencio apenas interrumpido por un insólito comunicado que celebra la detención de Joaquín Pérez Becerra en nombre de un tal "compromiso inquebrantable en la lucha contra el terrorismo". Lo único peor que guardar silencio frente a la injusticia, es repetir la jerga de los verdugos.

Un silencio muy parecido al que sigue rodeando el caso de José Joel Torres Leba y José Agustín Gamboa Durán, militantes del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora, secuestrados, torturados y asesinados entre el 12 y el 14 de abril pasados, en Barinas. Silencio doloroso, insoportable, inexplicable, sólo interrumpido por algún funcionario policial para sugerir la venganza como "móvil". Un simple y vulgar ajuste de cuentas para disimular una injusticia de siglos.

6 comentarios:

  1. Los verdugos hablan como verdugos, incluyendo a Chávez, el "nuevo mejor amigo" de Santos

    ResponderEliminar
  2. Tu artículo y la entrevista de Santos de verdad me dejan mucha preocupación. Santos se expresa de esa forma de Chávez, como si Chávez fuera el que hizo los falsos positivos, las fosas comunes con cientos de cadáveres, el bombardeo ilegal en otro país. En cualquier otro caso los hubiéramos mandado al carajo y les hubiéramos exigido respeto.

    Hay una situaciòn de chantaje muy desagradable, y no creo que sea simplemente la entrega de Makled. La historia dirá en el futuro muy lejano cual fue la causa, pero de verdad debe ser algo DEMASIADO importante como para sacrificar incluso la libertad y la vida de un inocente.

    ResponderEliminar
  3. Yo entiendo que nos desagrade ver a Santos respondiendo en ese tono a la Nitu Pérez Osuna de allá (por el estilo todos estos personajes lucen iguales). Que nos dé piquiña hacerle favores a esa clase de derecha, si es que hay otra. Que nos arreche que se nos dé una explicación "oficial" en la jerga esa tan de verdugos.
    Pero no entiendo el aluvión de críticas ni la solidaridad automática de la izquierda con el "sueco" y en contra de Chávez. Escribí al respecto en:
    http://elsoberanomanda.blogspot.com/2011/04/hacerse-el-sueco.html
    y en el blog de Iván Maiza; mandé tres veces ese artículo a aporrea y aún no fue publicado.
    Considero que Chávez hizo lo correcto en más de un sentido. La papa caliente está ahora en manos de Santos, y entre todos hemos hecho suficiente ruido como para asegurarnos que la izquierda, tanto la militante como la oficial o la de pantuflas, así como los comunicadores alternativos y los gobiernos progresistas del mundo no se olviden de proteger la vida del nuevo mártir de la parajusticia colombiana.
    Yo no conozco al personaje. Si es realmente un militante de la estatura que le atribuyen entenderá y asumirá el compromiso que le colocó allí, puesto que se supone que será visibilizado por el colectivo que tanto se preocupó sobre su detención, y con ello se abre una oportunidad de corregir y hacer público el riesgo de ser prisionero de las políticas violentas en Colombia, desde las del gobierno hasta las demás variedades paracas, faracas, narcos, criminales y gringas.
    Construir una unión latinoamericana pasa por aceptar y reconocer la realidad actual. Las FARC no pueden secuestrar el ideal bolivariano, socialista o revolucionario de Colombia para convertirlo en una doctrina violenta, pues justifican la militarización y la intervención USAmericana allá y la satanización de nuestro proceso acá y afuera. Son ya un obstáculo para el proyecto, tanto que cabe preguntarse si no son financiadas por la CIA o la derecha criminal que se benefician con esa excusa para mantener las políticas represivas de seguridad nacional y el control del flujo de drogas requerido por el gobierno USA.
    Es hora de una nueva oportunidad para la izquierda colombiana, bajo la vigilancia y protección que los medios actuales permiten y que una relación diplomática fluida favorece.
    Las relaciones oficiales entre nuestros países son necesarias y deben basarse en respeto mutuo a las instituciones formales para que pueda crecer el potencial integrador entre los pueblos. Son burguesas, favorecen a grupos comerciales, son piezas del estado que queremos derrumbar, pero son las que hay a mano ahora. Y hay que saber manejarlas con habilidad y elasticidad antes que aferrarse a ortodoxias vanas que de todas formas son inaplicables, dado que seguimos siendo países capitalistas y dependientes de la relación con la economía USAmericana.
    ¿Nos salvará esto de los bombardeos de los aviones sin bolas (los drones teledirigidos)? No podemos asegurarlo, pero de que nos conviene unirnos no hay duda. Y hay que andar estos primeros pasos. Dar antes de recibir para generar confianza. Demostrar que las revoluciones pacíficas son posibles y generan bienestar.
    Franco Munini.

    ResponderEliminar
  4. Para el "soberanomanda" Su comentario empieza como diciendo, pobrecito Santos, cayó en manos de la Nitu, colombiana; porque ¿no entiendes el aluvión de críticas? (pobrecito),¿hizo lo correcto? ¡no lo se! ¿la papa caliente en manos de Santos? Como si torturarlo, fusilarlo o degradarlo les importara algo, ¡No conozco al personaje! menos mal, y ya saliste con el manido ritornelo, que son pagados por la CIA, ¿donde y cuando he oido lo mismo? quien discrepa es un traidor. ¡Recuerda en cada pais, cada quien lucha como puede, ¿Cuando ha tenido la izquierda colombiana oportunidades legales? Tu si sabes lo que dices, no eres ingenuo, Tremenda vigilancia con los medios actuales, (¿Ingenuo?) Las relaciones oficiales son necesarias ¡Nadie lo duda! pero....no bajo esos parametros. ¿Nos salvará de los bombardeos? Lo dudo, pues los paisanitos serán los primeros en apoyarlos.¿por que permanecen los gringos en sus bases como una amenaza a nuestras gargantas? ¿Por que no han dicho, esta boca es mía en lo del Ecuador y por último´me preocupa la arrogancia al expresar " Si, yo soy el responsable de la entrega" y no me vengas a acusar de ser de la CIA, por no estar de acuerdo en algo'

    ResponderEliminar
  5. Chucho, si le pasa algo a Becerra será exclusivamente culpa de quienes se resignan a pensar que la realidad colombiana de hoy es inalterable.
    Yo no creo que, después de tanta alharaca, la solidaridad con el "sueco" se disuelva en el olvido, así que en vez de señalar la "traición de Chávez" veamos cómo canalizar esa energía que acabamos de ver en una campaña seria de vigilancia, protección y seguimiento internacional para poner este caso del sistema judicial colombiano en la mira de todos. Pero no es esa la meta final.
    Yo me niego a dejarle a las FARC el monopolio del pensamiento bolivariano o de izquierdas de Colombia. Yo me niego a dejarle intacta a la derecha cachaca la excusa de combatir la insurgencia armada para justificar sus políticas de represión y su campaña de rechazo al proyecto bolivariano. Y más todavía me niego a permitirle al imperio utilizar como esclavos desechables a los campesinos colombianos en los cultivos de las drogas utilizadas para alienar a los ciudadanos USAmericanos.
    Pero entiendo que esa es la realidad, y que no puedo esperar que cambie de la noche a la mañana. Para mí es más importante Chávez y lo que él hace para Venezuela. Y todo parece indicar que lo que hizo en este caso fue para poder seguir haciendo lo nuestro. Gonzalo Gómez y otros señalan que pudo haber mejores opciones y que se nos debía una explicación; coincido, pero con más razón pienso que el comandante se mueve en un escenario más informado y que ésta era la opción que debía tomar, con el costo político asociado.
    Yo asomo la posibilidad de que esta opción le permitía reforzar su llamado a las FARC para retomar el sendero político, obligando a la vez a Santos a hacer lo propio para garantizar que no se repita la masacre de líderes de la izquierda. Obviamente habrá que esperar antes de que las condiciones propicias a un gobierno más humanista se den, pero no veo factible una victoria gloriosa de las FARC ahora, y de haberla sería confrontada inmediatamente a nivel internacional debido a sus antecedentes violentos.
    Paciencia. Lo que es cierto es que no podemos esperar que el modelo de integración regional progrese si mantenemos relaciones hostiles con nuestros vecinos más próximos, pues ello va en desmedro de las necesidades de ambos pueblos.
    Saludos,
    Franco Munini.

    ResponderEliminar