21 de abril de 2011

Eudomar Santos y la planificación

Eudomar Santos a la izquierda

La verdad es que no albergaba ninguna esperanza oculta, a estas alturas ya no espero un mínimo gesto de lucidez o irreverencia, algún chispazo de aquella vieja llama, pero vaya decepción, caballero, la que me produjo conocer la opinión que el actor Franklin Virgüez tiene sobre el personaje Eudomar Santos, emblema, genio, figura y cuarto bate de aquella extraordinaria telenovela que fue, al menos durante sus primeros meses, Por estas calles.

Según entrevista publicada el domingo 17 de abril en el diario Últimas Noticias, Virgüez hace un esfuerzo que raya en lo patético por marcar distancia de la singular filosofía de vida que, como es fama, exhibía sin tapujos el negro Eudomar: "Como vaya viniendo, vamos viendo".

Es cierto que el autor de la entrevista, el periodista E.A. Moreno Uribe, pone bastante de lo suyo, con un preámbulo que rezuma fraseología para-sociológica-chimba-legal: "Lamentablemente, desde el río Bravo hasta el estrecho de Magallanes, en todos los países de habla hispana, sus habitantes desechan la planificación, no hacen agenda para sus vidas en particular, ni tampoco en lo general, todo se improvisa". Luego de lo cual, uno sabe que lo que viene es una de esas frases de leyenda. Casi puedo imaginarme a Franklin Virgüez ensayando el personaje del filósofo de cajita de cereal, poniendo cara de estar pariendo una idea rutilante, descollante, cejas arqueadas, ceño fruncido, algo nunca antes dicho: "No somos como los europeos que planifican todo…". ¿Alguna vez había escuchado algo parecido?

Pero los europeos no sólo "planifican todo". Según Virgüez, también "organizan todo lo inherente a sus vidas personales y procesos comunitarios. Para ellos la improvisación cuesta dinero y tiempo. Para los latinoamericanos la improvisación puede ser una ventaja o una maldición, así lo utilizaba Eudomar". A estas alturas, uno no sabe si la planificación es buena porque nos ahorra tiempo y dinero, o porque es cosa de "los europeos". Pero eso es lo de menos.

Lo que realmente resulta incomprensible es que el tipo sea incapaz de plantearse aunque sea un "escenario", para seguir como la jerga sociológica, en el que la planificación sea una maldición. Por ejemplo: ¿cuán planificado habrá sido el apoyo decidido y mil veces comprobado de los gobiernos gringo y español, al golpe de Estado contra Chávez, en 2002?

Va otra: ¿cuánto de planificado tendrá el discursito auto-denigratorio del tipo "No somos como los europeos", que nos enseña a sentir vergüenza de nosotros mismos y arrastrarnos frente a los adalides de la razón y la civilización, justamente porque nos sobran las razones para no sentir vergüenza alguna?

Pero qué va a saber Eudomar Santos de planificación.

Virgüez remata: "Planifico y es gracias a eso que he vivido diez años en Estados Unidos y puedo trabajar allá y venir a Venezuela para hacer telenovelas o teatro". Moraleja: planifiquemos y seremos capaces de vivir como en Estados Unidos. O como los europeos. Dando lecciones de moral a las improvisadas democracias del mundo.

6 comentarios:

  1. la planificación no es cualidad exclusiva de los gringos o de los europeos, sino mire Ud. a China o Japón... y si bien Franklin con todas sus dificultades no supo expresar la idea de que para que esta nación deja de ser un ensayo permanente o la improvisación constante o delirios de complejo de Adan (yo, el primero, antes de mi, el coas) se debe prever aunque sea una que otra cosas, organizarse en función de los objetivos a mediano y largo plazo, planificar el qué, con qué, con quién, cuándo y dónde. De lo contrario nunca saldremos de un telenovela de mal gusto.

    El problema no son los europeos, ni los gringos con sus planificaciones, el problema es una nación donde abundan los Eudomares, muy simpáticos y buena gente, pero incapaces de mirar más allá del beneficio inmediato e individual.

    Y por último, Por estas calles con todo su atractivo mediático y rasgos de genialidades de su autor (que por cierto en algunos círculos trata de renegar de su propio trabajo) fue una de las obras más dañinas para el país...

    Y de verdad, me sorprendió tu juicio al respecto y no por Franklin con sus miamis, sino por el asunto de planificación y organización...

    NP

    ResponderEliminar
  2. Hola NP.
    Gracias por tu comentario. No es un artículo contra la planificación. Es contra el discurso autodenigratorio. Parte de la eficacia de ese discurso es que se despliega como chantaje: nadie estará en contra de la necesidad de planificar; acto seguido, digo que nadie planifica, sólo los europeos o los civilizados, por eso los gringos tienen a un tipo chévere como Obama y nosotros a Chávez, porque somos bárbaros. También es un artículo contra ese chantaje.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. de la buena panificacion que nos dieron los europeos de la crisis mundial eso planificacion yde la ola de desempleo tambien es planificacion de la mismas mujeres españolas que van laboral como servidumbre y son pre paga y es que no tenga neda en contras de las bellas mujeres pero eso es planificacion y de los estados unidos el desempleo y la perdidas de vivienda de muchos ciudadanos y graves endeudamiento eso es tambien planificacion yo creo que la ignoracia de ese señor franflin virguez y lloron de paso o que no se acuerda del show que monto el jalabola ese eso es planificacion

    ResponderEliminar
  4. Querido Reinaldo…Considero que hice una adecuada digestión de la jartazón de libros, libracos, revistas, folletos y demás, referidos a la P-L-A-N-I-F-I-C-A-C-I-Ó-N, cuando estudiaba economía en la universidad del Zulia…por allá, en los tenebrosos años del primer gobierno de CAP. Y te digo una vaina, hermano, la planificación es un asunto intrínseco a la naturaleza humana, como lo es la cultura…Es inevitable…donde hay gente hay planificación, de lo contrario, hace rato ya no existiríamos como especie. Pero planteada en los términos en que lo plantea NP, resulta un engañoso y soberano mojón. Para lo que deberían ser los auténticos intereses de la Humanidad, la “planificación” de China, Japón, Rusia, Estados Unidos, Islandia, Francia, Australia, Canadá, Inglaterra, Alemania o Méjico, bien pueden metérsela por el culo. El señor o la señora NP, seguramente considerará, y probablemente Chávez… (no sé tú), que la rueda ha sido uno de los inventos, junto con la imprenta, más arrechos y trascendentales de la historia. Mientras que los que tenemos los pelos del burro en la mano, sabemos que el más sublime y excelso invento de la humanidad en toda su historia, prehistoria y protohistoria, producto de las más elevadas de las inteligencias del Universo, es la hamaca y el chinchorro. (Por cierto, desde hace años vengo “planificando” un enjundioso tratado que llevará por título “El HamacaSutra”, que pondré a tu orden…si es que no planifico otra cosa). El cielo nos libre, Reinaldo, que la Humanidad deje de ser “un ensayo permanente”. Entre las muchas miserias que ideológicamente genera el capitalismo, la vanidad y la prepotencia de pretender domeñar la incertidumbre a toda costa, ha sido una de las que más dolor ha producido. Mi compañera de vida, que estuvo recorriendo Suramérica por tres años, me comentaba que en ciertas regiones de Brasil, decir que eres un improvisador, son palabras mayores, y no precisamente o exclusivamente haciendo referencia a la ejecución musical (aunque también). Lo que pasa Reinaldo, es que en la planificación organizacional, después de las teorías de Taylor y Fayol, no hay lugar para la intuición ni mucho menos para las corazonadas; por tanto las planificaciones “occidentalizadas” (con China y Japón incluidas, por supuesto), padecen de la más obtusa e imbécil racionalidad, de ahí su peligro. La abuela de mi compañera, hace unos años, me preguntó en su lecho de muerte “¿En qué mes estamos?”…le dije “Estamos en mayo, Irelba…”. Me dijo “…entonces todavía no me voy a morir…me moriré cuando cumpla años”. Efectivamente, al mes siguiente, en la madrugada del 19 de junio falleció, ese día cumplía 89 años de nacida…Dime tú si eso es o no es planificación. Un abrazo, hermano.

    ResponderEliminar
  5. La Planificación es esencial para que la vida pueda desarrolarse de la mejor manera posible. Efectivamente hay planificaciones que fracasan, y hay otras que hacen mucho daño, pero en general hacer planes y cumplirlos, permite seguir adelante, e incluso, cambiar de plan.

    El caso de Eudomar Santos, es el ejemplo mas tragico del individuo -no tan latinoamericano como venezolano- que en vista de que el gobierno todo poderoso, dueño del petroleo, unico producto venezolano que nos daba y da de comer, da y da y da, se convierte en cliente que es la versión moderna del siervo de la gleba.

    Ese clente, no es mas que una persona que se conforma con lo que le dan y sobre todo, lo que le prometen dar, y su esfuerzo individual se desdibuja, perdiendo toda motivación.

    Afortunadamente, ese sujeto -prototipo- no es lo que predominaba y/o predomina en el pais, sin embargo es lo que los gobiernos de los ultimos casi 40 años.

    Del Plan de Pleno Empleo de CAP a las Misiones de Chavez, de Corpomercadeo a Mercal, de RECADI a CADIVI pasando por la OTAC, Del PVP de Luis Herrera al Control de Precios de Chavez, De la Autopista a Oriente a.... Coño La Autopista a Oriente aún sin culminar.

    Y en medio de eso, la gente, muchos de los cuales han sido convencidos de ser unos Eudomar Santos.

    Reynaldo, no es una ventaja pararte a decir Como vaya viniendo vamos viendo, es una terrible consecuencia de ser un país petrolero, lleno de pobreza, y de dirigentes que están solo interesados en ganar elecciones, y no enseñan a ese pueblo pobre, que somos todos, a tener esperanza de que nuestro esfuerzo tendra un resultado.

    AP

    ResponderEliminar
  6. Uno puede planificar mucho lo que sea, pero después hay que improvisar como un loco para que ese plan resulte como se habia planeado.
    Pa´lante es pa´llá.
    Un abrazo Reinaldo.

    ResponderEliminar