11 de octubre de 2011

La cabeza de un tal Amorebieta

Amorebieta, Vizcarrondo. Por: Ángel Colmenares.

Sabrán entender ustedes, veteranos corridos en setenta plazas, en ciento setenta, en setecientas, con sus campeonatos del mundo, su Monumental y su estadio Azteca, su segundo en Italia, sus catorce Copa-América, su Mano de Dios, sus mejores jugadores del mundo, sus Batistuta-Mario-Kempes-Passarella-Lionel-Messi, sus Boca-River, su Bombonera (la canción nuestra, Moliendo café, convertida en canto), su hinchada a muerte, su gol del siglo de San Maradona también nuestro, su camisa a rayas, ustedes sabrán entender lo que pasa por la cabeza de un tal Amorebieta.

Apenas una victoria, sí, apenas una. Pero fueron once jugando como uno, un doce que eran cuarenta mil, veintiocho millones de almas con la garganta en fiesta.

Sabrán entender ustedes que, sí, fue apenas la primera. Pero eso qué nos puede importar después de hoy, que le caíamos a trompadas a la historia, que fuimos más, que la victoria es nuestra.

3 comentarios:

  1. Eso es lo que mejor define ese gol, ese partido: le caímos a trompadas a la historia!!! Yo que reniego del futbol, por ingrato, fui uno de esos seres con el alma ronca!
    besotes pa ti mi amigo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Nojoda! ¡Vaina Buena! ¡Arriba Vinotinto!

    ResponderEliminar