25 de agosto de 2011

Qué diría Harry Potter...

Naturalmente, una pequeña porción de la población caraqueña negará a rabiar la verdad perfectamente verificable de que en los vagones del Metro londinense (su equivalente, eso que llaman el Underground) puede leerse una inscripción que advierte a los usuarios sobre la eventualidad de algunos trabajos para mejorar el servicio que pueden afectar sus respectivas jornadas, particularmente durante los fines de semana, por lo que recomiendan hacer el esfuerzo de informarse oportunamente.

No pude evitar reírme cuando leí el aviso. Me imaginé al antichavista promedio sufriendo un traspiés por obra y gracia de alguno de estos trabajos, modificando su agenda intempestivamente, rehaciendo su ruta, padeciendo los rigores de su desencuentro con las paradas obligadas, añorando saber llegar hasta Piccadilly Circus o King's Cross St. Pancras (la obligada peregrinación a la estación de tren que conduce a Hogwarts, la escuela de Potter y compañía) por una vía distinta de la habitual, y nunca, pero nunca, nunca jamás puteando al fulano Underground como sin embargo lo hace puntualmente, con puntualidad inglesa, cada vez que el Metro de Caracas lo deja varado.

Desde entonces, aunque sólo por momentos, le meto cabeza al asunto intentando comprender, y mientras tanto me conformo con la hipótesis de que un comportamiento tal está un paso adelante de esa falla de origen de las elites latinoamericanas que es el discurso autodenigratorio. Es imposible que éste lo explique todo. Tiene que haber más.

Es cierto que es muy básico, predecible, patético hasta la vergüenza ajena: es verdad que para el antichavista promedio es inconcebible comparar el Metro con el Underground, de la misma forma que Londres sólo puede compararse con la capital de algún país civilizado. Pero, ¿qué es lo que hace que cualquier falla de algún servicio prestado por el Estado venezolano sea traducido como una demostración de nuestro "salvajismo", llámesele Chávez o de cualquier otra forma?

A mi juicio, y esto es algo que vale para toda la estrategia de desgaste opositora, hay mucho de política fácil, tanto como de inmadurez política. Fácil, en el sentido de que para ejercer el acto de oponerse, para intervenir, digamos, en el espacio público, no hay que hacer el menor esfuerzo. Inmadurez en tanto que más que la protesta, lo del antichavista promedio es la rabieta. Si se va la luz, si el vagón se retrasa o no funciona el aire acondicionado, la culpa la tiene siempre el salvaje.

En Venezuela, el individualismo posesivo, ese concepto tan caro a la cultura política que nos legara el neoliberalismo, cobra la forma de un individuo malcriado, cómodo y simplón que, a bordo de un vagón londinense sin aire acondicionado, maldice a Chávez-el-monarca, mientras sueña con arrodillarse ante la reina. Qué diría Harry Potter…

10 comentarios:

  1. «¿Qué es lo que hace que cualquier falla de algún servicio prestado por el Estado venezolano sea traducido como una demostración de nuestro "salvajismo"?»

    Toda obra humana es imperfecta. Si el Estado venezolano fuese criticado por «cualquier falla», tendrías razón Reinaldo, estaríamos ante una monstruosa injusticia. ¿Pero es correcto decir que se critica «cualquier falla»?

    Considera los 3 ejemplos siguientes.

    a) La tasa anual de homicidios de Venezuela es de 48 por cada 100.000 habitantes. La del Reino Unido es 1.28. La de Colombia, un país muy peligroso donde el Estado ni siquiera controla todo el territorio, bajó de 63 en el 2000 a 35 en el 2009. La tasa de Brasil es 22, la de Cuba 5,4, la de Chile 1,3.

    b) La inflación de Venezuela en el 2010 fue de 27,2%, la más alta de todo el mundo. En comparación, la inflación en Europa fue de 2.2%.

    c) El domingo pasado estuve caminando en el parque del Este. Como es mi costumbre, tomé algunas fotos. Cuando las tomaba un funcionario de Inparques me increpó. Me dijo, palabras más, palabras menos, que no podía tomar fotos sin permiso porque había gente que fotografiaba el deterioro del parque. ¿No es una arbitrariedad salvaje que para ocultar sus fallas un funcionario intente violar los derechos constitucionales de los venezolanos? Intente digo, porque no cedí ante el abuso de autoridad y salí con mis fotos del parque: las mismas pueden ser vistas en http://apartaderos.blogspot.com/2011/08/parque-del-este.html (Esto no es un caso aislado, algo similar acaba de pasar en el hospital Domingo Luciani.)

    ¿Podríamos, Reinaldo, calificar estos ejemplos como «cualquier falla»?

    No se trata de decir que los venezolanos seamos «salvajes». Se trata de una realidad: en Venezuela mucha gente asciende a posiciones de poder público sin estar capacitada para desempeñarlas.

    ResponderEliminar
  2. Gustavo:
    Es absolutamente correcto, además de risiblemente predecible, que hay gente que critica y lloriquea por cualquier cosa que suceda en Venezuela como si fuera el fin del mundo, con toda la mala leche posible, pero se hace la pendeja si eso sucede en Londres o en París. Y es de eso de lo que trata el artículo.
    Lo que hace el antichavista promedio es justo eso: un giro por aquí, una vuelta por allá, y de pronto resulta que yo escribí o sugerí que la delincuencia es "cualquier cosa".
    No será la primera ni la última.
    ¿Algún comentario sobre la salvajada de la justicia inglesa: cuatro años a un par de chamos que convocaron a una manifestación por Facebook? ¿Ningún comentario? ¿En serio? ¿Se imaginan que algo similar sucediera en Venezuela?
    La inflación en Europa fue de no sé cuántos. Pero los recortes sociales siguen y siguen y siguen, y lo que se viene es candela.
    El año pasado, en París, un policía le explicó a Sandra Mikele, de la manera más amable y civilizada, que estaba prohibido sentarse sobre la grama de equis parque. Ni Sandra ni ninguno de nosotros entendió nunca por qué había otra gente sentada. ¿Tendría que interpretar este gesto como un símbolo de la decadencia de la cultura europea? Por favor.
    De eso también se trata, si se quiere, el artículo.

    ResponderEliminar
  3. Tú, Sandra, mis nietos y yo no vivimos en París o Londres, Reinaldo. Vivimos en Venezuela. Y si queremos entender lo que aquí sucede, tenemos que trascender la metanarrativa según la cual el devenir del mundo no es más que una lucha épica entre el imperialismo y la heroica revolución bolivariana.

    Por muy real que sea el imperialismo como formación histórica, nada tiene que ver con el hecho de que el director de una de nuestras cárceles sea una persona solicitada por la presunta comisión de hechos punibles. O que un antisocial semianalfabeta pueda eludir, con sus armas y su dinero, el cerco de un muy bien armado contingente militar.

    Si queremos preservar la esperanza para nuestros hijos, tenemos que asimilar una lección que nos enseñó el siglo XX: que en el desorden del Estado se genera, se nutre y florece el fascismo.

    ResponderEliminar
  4. Se acaba de ir la luz en el hotel donde nos estamos quedando en Liverpool. Es en serio.
    No sé cómo, pero de alguna forma esto debe ser culpa de Chávez.

    ResponderEliminar
  5. Gustavo:
    Más allá de las obviedades y las "metanarrativas" que no vienen a cuento, te digo: la Europa que he visto es una invitación permanente a pensar la relación entre fascismo, el "orden" que promueve el Estado y el "desorden" que produce el mercado.

    ResponderEliminar
  6. Reinaldo, no pases por alto este comentario. Me gustaría que por favor le contestes a ese Gustavo J.Mata,con matemática tu que eres investigador.

    La cuestión no es cuantos muertos hay ahora producto del hampa, que no obedece a ninguna política del estado, por ejemplo;hacer casas,invertir en el deporte,construir hospitales,crear universidades,pagar pensiones dignas a los adultos mayores,darle a los niños y niñas computadoras CANAIMA, subsidiar los alimentos en MERCAL,dotar de útiles escolares gratuitos a los niños y niñas,es decir yo no veo por ningún lado que estas políticas incentiven el crimen.

    Las preguntas que hay que hacerse son; ¿cuantos serian los muertos,en cuanto estaría la inflación,y esas otras referencias que el hace, de haber continuado el desgobierno del pacto de punto fijo?

    ResponderEliminar
  7. Me parece que el análisis de Gustavo Mata es amplio, otra cosa opino de su profundidad. Desde el twitter vengo diciendo desde hace días que nos estamos matando desde hace rato, desde que las armas van y vienen como mercancía cualquiera, en otras palabras: Hay un MERCADO de armas. ¿Hablas de homicidios sin decir consumismo ni materialismo? ¿Hablas de homicidios sin nombrar a quienes se benefician de vender armas, drogas y alcohol en nuestros barrios?
    El mismo mercado en el cual especulan nuestros compatriotas importadores y comerciantes. Nuestro gobierno no termina de dar con la solución de nuestra poca capacidad productiva, en parte se debe a la cultura especulativa de nuestra clase empresarial, hasta muchos que se visten de rojo son choros. ¿Cómo hablas de inflación sin nombrar la palabra "especulación"?
    Un tema interesante: en el intercambio comercial con Colombia ha habido casos de corrupción abismales, tal es así que el Gobierno colombiano, que defiende a sus empresarios, ha tenido que recular en su exigencia del pago de la deuda a sus exportadores porque el sobreprecio que ha habido es grosero.
    Gustavo: Tu episodio del Parque Miranda (antes del Este) es un chiste frente a lo que te hubiera pasado en Central Park o en un aeropuerto "por razones de seguridad" o cualquier eufemismo "antiterrorista" Por cierto, saliste tranquilo de ese parque porque acá se combaten las coñazas gratuitas de la autoridad contra la gente, como pasaba en los 90 ¿Le diste las gracias al vigilante por no haberte echado a la GNB para que te reprimiera? A mí, por menos de una foto, me insultaron en el CCCT y me echaron a la policía para que me coñaceara.
    Por esa razón, y quizás una negociación corrupta, escapó el presidiario que nombras
    No se si es metanarrativo pero si hay un delincuente que es nombrado un director de una cárcel es porque hay toda una sociedad dándole la espalda no solo a las cárceles sino a los barrios, al modelo que expulsa a los campesinos de sus tierras, los agolpa alrededor de ciudades devoradoras de recursos y sueños, los pone a vr lo bien que la pasa cierta gente y luego los culpa de que se arrechen por estar fuera del festín. Ese modelo es el que propugnan nuestras universidades y, algunas veces, nuestro Gobierno Bolivariano entrampado es no dar pasos decisivos para que no lo tilden de dictatorial. ¿Me quieres convencer de que en Europa no hay exclusión porque sus cifras no son tan feas como las nuestras?
    El problema de este Estado no es el desorden, el problema es que es burgués.

    ResponderEliminar
  8. Epale Reinaldo, voy a aprovechar que tengo unos minutos libres, por la casi una hora de retraso del avión que me lleva a San Diego. Y me parece bueno el momento para romper el silencio autoimpuesto, debido a la paridera propia de quien trata de terminar un grado académico.

    El silencio de quien lee un blog, esta bien; no así de quien lo tiene; y más si lo acostumbra a uno a cierta frecuencia de publicaciones. Bien raro me parecía que no hubieses escrito antes.

    Este artículo me da la oportunidad de comentar otro, que por lo dicho antes no pude. Pero fue ampliamente comentado incluso a nivel televisivo. Palabras mas, palabras menos, era referente que no debíamos desgastarnos en combatir a la oposición solo en el terreno mediático. Sino que era mejor hacerlo a través de una verdadera gestión pública. La política con P mayúscula.

    Tu articulo vino como un flash back, cuando vi a Chávez felicitar a la ministra de educación, con respecto a la dotación de libros de enseñanza. Además, en la peculiar forma en que Chávez lo hizo. Mas allá de hacer política comunicacional (que tampoco hay que subestimarla) es la buena gestión, la que a la final dará continuidad a esta revolución. Cabe resaltar, que también me gustó la cara de otros ministros, eran un poema...

    Con esto, creo interpretar el sentimiento de nuestro querido comentarista inicial, Gustavo (perdone el tuteo). Esto, sin restar precisión en el comentario hecho por Adolfo, que en cierta manera refleja la ceguera, la irracionalidad y la malcriadez del escualidismo. Creo que Gustavo debió postear su comentario en aquel artículo y no este. Pues, habiendo releído el articulo, no encontré en ningún lado que minimizaras el problema de la delincuencia o el problema de la gestión pública. No. Sino mas bien, como Gustavo vuelve a reafirmar, cual tesis inductiva, lo ya referido en el artículo. Y no voy a perder mi tiempo en dar ejemplo de como, aquí en Estados Unidos, son capaces de justificar "errores", pero que serian imperdonables en su propia patria.

    Complejo? No creo, o mas aún estoy de acuerdo contigo. Pensar que fuera solo eso, sería un extremo simplismo. Hace unos días hablando con una compañero del doctorado, venezolano también, e hiper-escualido, le reclamaba en forma de chanza ciertas estupideces que decía, propias del escualidismo, tales como el satélite ruso, el misterio de los bombillos, el que te van a quitar una chancleta si tienes dos, etc, etc, etc... Extrañamente me negó varias, pero me dijo: acepto que estoy menos resentido social... En ese momento no dimensioné el comentario. Pero días después, reaccioné. Eso es!!! Coño! Eso es!!! Lo que estos panitas tienen, inducido muchas veces por el "way of live" es un amplio y enconado resentimiento social. Que viene por verse superados y guiados por la chusma, los sin dientes, los tierruos esos.. De ellos no debe venir nada bueno. Y mas extraño para este panita, cuando uno esta siendo indirectamente pedagógico con él.

    ResponderEliminar
  9. Para cerrar, y evitando caer en re-andar lo ya andado por vosotros en sus respuestas, no puedo dejar de ser víctima de la tentación de mencionar ciertas "bondades" del vivir en Estados Unidos. Muchos de mis amigos creen que aquí lo único que uno hace es darse la gran vida, y por tanto es contradictorio que un rojo rojito este por estas latitudes:



    a) En un solo día, y pareciera no ser un evento aislado (referido en los noticieros y personas entrevistadas), asesinaron, por solo estar en las esquinas, a 5 personas en Oakland, CA. Oakland queda situada en lo que se conoce como Bay Area, una zona metropolitana que incluye San Francisco y Berkeley. Ciudades estas consideradas de lo mejor del estado de California, ciudades pobladas de muchos intelectuales y considerada “liberal.” Oakland, es otra vaina. Es considerada una ciudad de negros, y cuando mi esposa estuvo conmigo aquí, viendo los noticieros mexicanos me dijo que esa vaina era mas peligrosa que Caracas. Con esto, quizás estos pecando, igual que los escuálidos, de simplista y anecdótico. Pero con esto quiero hacer ver, conjunto con los otros comentarios, como a veces las cifras dan para todo. En particular la seguridad, sobre todo en una sociedad donde se exacerban los miedos, y los medios (igual que en Venezuela) hace de una gran caja de resonancia. Habría que ver de donde nuestro amigo Gustavo saca las cifras. Y además el por qué deliberadamente omite olímpicamente los esfuerzos hechos por el gobierno nacional, y que las mayores densidades de estos homicidios ocurren en estados gobernados por la oposición. Como ejemplo, busque lo que publica El Noti-Tarde o el Carabobeño cada semana, con respecto a homicidios los fines de semana, y compárelos con la página de Globovisión o El Nazi-onal (ninguno oficialista). La cifra de homicidios es igual o mayor que la de la región capital, cuando el Estado Carabobo tiene menos de la cuarta parte de la población del distrito metropolitano. Otra olímpica omisión es como se exacerba los miedos, y además se trata de atar de manos cualquier acción del estado desde el punto de vista mediático, como la cobertura hecha por Globovisión en el Rodeo II.



    b) Decir que Venezuela tiene la inflación mas alta del mundo, me parece mas que descabellado, una insensatez. Eso es como decir que la inseguridad en Venezuela es peor que la de México (disculpen la vuelta al tema). Mucho se dice de la inflación de un dígito en Estados Unidos, no se como lo miden en otros lados del mundo, pero se sabe que la inflación en Estados Unidos se mide sin incluir ciertos rubros alimenticios y los costos relacionados con educación, energía y otros. Por ejemplo, cuando yo empecé mis estudios, debía pagar de mi bolsillo cierta tarifa por servicios estudiantiles (biblioteca, campos deportivos, otros), porque no esta incluido en lo que cubre mi beca. El monto era de 175$ semestrales, en el 2007. Esto, fuera de los costos de tuition (matrícula) seguro y otros, que son cubierto por mi beca. Para este año, acabo de pagar el monto de 565$ por el mismo concepto, 4.44 veces más. O sea, 440% incremento. Lo que me proporcionan por concepto de manutención, lo que sería el dinero con el que vivo, pago mi renta, pasaje, comida, etc, se ha mantenido igual desde que empecé a estudiar. Y eso, porque yo no he tenido que pagar la matricula, porque además de ser exorbitantemente caras, hablamos de unos 13.000$ al año en una universidad del estado, han venido incrementándose a razón de un 15 a 20% en cada año. Y además ha habido ciertos incrementos importantes en comida y servicios. Que cosas no? Y por ahí podría irme, pero haría este comentario muchísimo mas largo, que ya de por si lo es. Y cierro similarmente al literal anterior, es bien hipócrita hablar de inflación cuando no se evidencia el robo por parte de quienes especulan y acaparan.

    ResponderEliminar
  10. c) Aquí, si un parque comienza a deteriorarse, simple, lo privatizan y ya. Con eso ponen a la gente a pagar un platero, y con eso arreglan el parque. Ahora bien, que manía tienen que se quejan de que supuestamente Chávez es omnipresente, pero cualquier vaina mal puesta no tiene otro responsable sino el pelón de Miraflores. Yo tengo un tiempito sin pasar por esos lares, pero habría que preguntarle si la Francisco de Miranda no tenia huecos, o todos los que habían en Chacao ya fueron tapados. Seguro esos son culpa de Chávez, porque no les da los reales al alcalde.
    Ahora, podríamos mencionar estos problemas en Estados Unidos como cualquier falla? Desde el punto de vista de alguien a quien no le gusta Chávez, estamos siendo consistentes con lo que criticamos? Estamos haciendo una ponderación de TODOS los aspectos involucrados en la vida nacional? Como bien lo mencionaba el camarada Adolfo. Cuando hacemos un critica, en verdad estamos dirigiéndola, así sea por ejercicio mental, a su verdadero responsable? Estamos siendo parte de los problemas, o parte de las soluciones?

    De cualquier manera, habría que vivir afuera un poco, sin complejos ni resentimientos, para darse cuenta de lo que vale lo que tenemos...


    Un Abrazo Reinaldo, y disculpen lo extenso….
    PD. El comentario lo terminé escribiendo offline en el avión.

    ResponderEliminar