30 de junio de 2011

En ausencia de Chávez...

Lo comentaba esta mañana con Gerardo y Marcela, conductores del programa radial Mientras tanto y por si acaso, que transmite La Radio del Sur (lunes a viernes, de 8 a 10 de la mañana): es preciso mantenernos prevenidos frente a cierta tentación de inmovilismo, como consecuencia de la ausencia temporal, y por razones de fuerza mayor, del comandante Chávez.

Nada más peligroso que cualquier forma de pasividad o las posturas contemplativas: dejar hacer, dejar pasar a ver qué pasa y quiénes hacen y deshacen. Nosotros no seremos de los que vean los toros desde la barrera. Las barreras hay que seguir derribándolas. Activos. Siempre. Permanecer activos no es comulgar con el voluntarismo ciego, sino mantener los ojos abiertos, aguzar los sentidos, afilar el sentido crítico. Mientras vuelve el hombre, que volverá, que el pueblo nunca se vaya y que la lucha nunca cese. Andar, caminar, avanzar, patear, subir, abrir. No es momento para cruzarnos de brazos. Solidaridad no es hincarse de rodillas. Bastaron trescientos años. ¿Doce años? Si ahora es que esto empieza. Si se trata se llorar, que se vayan a llorar los amos del valle ya saben dónde. Decir que todo el problema se reduce a Chávez, es otra forma de menospreciarnos. Todo indica que a Chávez ya no lo subestiman tanto. En lo que respecta al pueblo, el desprecio sigue siendo el mismo. Si se trata de rumiar dolor y culpa y venganza y odio y tristeza, que sean ellos. Si de rumores y cotilleo se trata, que se les vaya la vida en la lengua. Nosotros llegamos para romper el silencio.

Para decir presente.

3 comentarios:

  1. Como decía Alí Primera:
    Usté me perdona don
    yo no se filosofar
    pero lo que me sobra
    me basta para pensar
    que me tiene jorobao
    ya de tanto trabajar
    usté me perdona don
    yo no se filosofar.

    Yo soy quien levanta el sol
    yo soy quien acuesta el sol
    yo lo soporto en el lomo
    pá que usté viva mejor
    usté me perdona don
    yo no se filosofar.

    Trabajar y trabajar
    y no me alcanza ni pa´l sudor
    de tanto tragar el humo
    tengo humo en el corazón
    usté me perdona don
    y su alta suciedad
    yo me voy con los muchachos
    carajo a hacer la revolución
    usté me perdona don
    yo no se filosofar.

    Yo soy quien levanta el sol
    yo soy quien acuesta el sol
    yo lo soporto en el lomo
    pá que usté viva mejor
    usté me perdona don
    yo no se filosofar.

    Trabajar y trabajar
    y no me alcanza ni pa´l sudor
    de tanto tragar el humo
    tengo humo en el corazón
    usté me perdona don
    y su alta suciedad
    yo me voy con los muchachos
    carajo a hacer la revolución
    usté me perdona don
    yo no se filosofar

    ResponderEliminar
  2. casualmente esta mañana le comentaba a un compa que la tarea del momento para el movimiento popular revolucionario es declararse en movilizaciòn permanente, tal como se hizo en el año 2000 y consiguientes, a objeto de no quedarse solo a ver los toros desde le empalizada, y ejercer nuestro rol protagònico en el proceso revolucionario. el camino es duro y lleno de obstàculo, pero hay que transitarlo con pasiòn militante. Josè Blanco

    ResponderEliminar
  3. http://purapendejaita.blogspot.com/2011/07/malos-sentimientosuna-falta-de-respeto.html mi opinión hermano!

    ResponderEliminar