14 de diciembre de 2009

Morir dos veces


Un buen mánager sabe que tiene que morir con su mejor pícher. Por eso, hace un par de días nos tocó morir dos veces. Caramba, mi viejo, cómo te hubiera gustado seguir vivo para poder sufrir, aunque fuera la última vez, la derrota del equipo de tus amores. Pero saliste del juego, mi viejo, tuviste que salir del juego. Sur, el amor de tus amores, me pidió que le bajara al radio, porque su corazón ya no aguantaba otro golpe. Nos habían llenado las bases, mi viejo, sin outs, cerrando el noveno, con ventaja de una sola carrera. Con nuestro mejor pícher, mi viejo, como mueren los grandes, los mejores. Como mueren los hombres. Ya todos lo sabíamos, mi viejo, pero igual le bajé al radio. Todos sabíamos qué sucedería, pero igual le bajé al radio, viejo querido, como estoy seguro que tú lo hubieras hecho. Y así llegamos, y se bajó del carro, el amor de tus amores, y fue una vez más a despedirse, a estar contigo, mi vieja adorada. No bien cerró la puerta, subí el volumen del radio, tú hubieras hecho lo mismo. Y fue así que escuché como una voz lejana que decía que se iba, que se iba la pelota, con tres en base, sin outs, cerrando el noveno, con ventaja de una sola carrera, y ya no fue necesario escuchar más nada. Y sonreí, mi viejo, porque no ha podido ser de otra forma. Porque ese día el equipo no tenía alma, te la habías llevado contigo. Ni Francisco Rodríguez podía haberlo evitado. Era sábado de muerte y Francisco no fue ni su sombra. Sonreí, mi viejo, recordándote, furibundo, apasionado, tan vivo y tan nuestro. Sonreí porque me enseñaste que no importa tanto la causa que se defiende, sino la pasión, la alegría y la honestidad con la que se defienda. Sonreí porque me enseñaste a no traicionar a los míos. Sonreí y bendije el día en que abracé tu misma causa, haciéndome comunista.

Hace un par de días, viejo de mi corazón, nos tocó morir dos veces. Y te lloré mucho. Sigo llorándote. Pero ningún sentimiento es más fuerte ni más profundo que la alegría que me produce saber que hoy te honro, porque me enseñaste que la derrota es sólo la antesala de la victoria, que sólo vencen los que luchan.

Venceremos, viejo adorado, sea esta temporada o la que viene. Pero venceremos.

16 comentarios:

  1. En estos días que elsis publicó la foto donde salíamos todos en un concierto estuve recordando muchas cosas de los teques. Y una de las cosas que siempre recordaré es nuestra amistad y la amistad de tu familia. Lamento mucho lo de tu viejo, tanto por él y los tuyos, pero en especial por usted cámara. E igualmente lamento que las distancias de la vida no me hayan permitido enterarme antes.

    Sin embargo, de aquí en más, lo importante es que por esas gracias que también tiene la vida siempre nos unirá la política pero también el deporte: el difícil arte de ser comunista, y el tal vez más difícil arte de ser fanático de los tiburones de la guaira.

    Saludos cámara

    ResponderEliminar
  2. Catire mi pana. Quiero decirte que te admiro y respeto burda. Pero por encima de todas las cosas te queremos mi pana a ti y a los tuyos y cuando digo te queremos hablo también por eso panas en común… Ayer de regreso me detuve en la casa de Yuri y después de mostrarme cada uno los espacios de su casa… en la pared de la habitación principal justo encima de la cama, me encontré con una hermosa foto agrandada de aproximadamente 1 metro por 80 cms., debidamente enmarcada con una inscripción al pie de la misma: “El Ávila 1993” “La Libertad no se pide. ¡Se toma!” Son: Tu, Umile y Yuri en pelotas… y la chica que tomo la foto (Lera) ....también derramamos lagrimás Camarada. Se que lo sabes: somos muchos y estamos contigo a veces detrás del lente y otras a tu lado. He aprendido mucho de tu ejemplo, de ese compromiso, pasión y entrega que te hace ser y sentir Revolucionario.

    Un abrazo hermano.

    Venceremos!

    ResponderEliminar
  3. Ya tu sabes... Asi es la vida camará. te da y te quita, te quita y te da.

    Ya sabes que contigo siempre.
    Hermano mis mayores afectos.

    dugls

    ResponderEliminar
  4. Coño, mi amigo... coño!
    Cómo te abrazo!
    Pa' lante que el juego todavía no termina.
    Pa' lante.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Las personas nunca desaparecen del todo siempre queda su esencia y lo que nos enseñaron para seguir levanto la obras que ellos comenzaron. No cabe duda que esos cuatro pilares que tu papa levanto estan hecho del mejor material y llevaran su obra al mas hermoso y duradero resultado. Un abrazo muy grande y sabes que estamos con ustedes. Estluz

    ResponderEliminar
  6. Lo lamento hermano. Yo perdí a mi padre hace exactamente hace 29 años y todavía lo lloro y me hace una falta del carajo, por tus palabras se que sientes lo mismo que yo por mi viejo. Un abrazo.
    D Vecchini

    ResponderEliminar
  7. QUE GRANDE ERES PAPAS MEJOR IMPOSIBLE, ABRAZO

    ResponderEliminar
  8. En este instante y con Pink Floyd de fondo camarada, hermano, amigo, pana, kiero compartir con este colectivo(como tantas veces lo hicimos con otros actores y otros escenarios y como lo seguimos haciendo porque parte de la camaradería es eso: compartir sea lo que sea pero compartir) los sentimientos múltiples que afloran cuando parte físicamente alguien que amamos.

    ¿Sabes? Honrar a tu papá ha sido una práctica tuya desde hace al menos 19 años, cuando no sólo te importaba tu pequeño universo, sino, que te conmovían las dolencias colectivas, allí honrabas al viejo Nano; cuando veías las múltiples injusticias a tu alrededor y no eras capaz de dormir tranquilo en tu mundillo protegido por tu excelente grupo familiar, allí estoy segura que el viejo Nano se sentía más que orgulloso y honrado. Amigo así podría escribir muchísimas líneas más...

    Sólo quiero decirte que a través de tí fueron muchos los aprendizajes que tuvimos de tu viejo y del amor de sus amores: la práctica bonita del amor, la honestidad con lo que hacemos y dejamos de hacer las cosas, la pasión y el compromiso... Panita a once meses de la muerte de mi hermano (justo los cumplió el sábado) prefiero pensar (como lo hacen en algunas culturas) que la muerte es la fiesta del alma... esto me ayuda a convertir la tristeza y el dolor en algo más cercano al mundo que queremos...

    "No te alegres muerte, tu triunfo es vacío, yo su amor protejo y ella cuida el mío" R.B.

    Con un profundo amor, respeto y admiración... Echi.

    Ahhhh por cierto, ¡ARRIBA LOS LEONES! jejejeje! salud camarada.

    ResponderEliminar
  9. Un abrazo para acompañarte desde este sur del Sur.

    ResponderEliminar
  10. No se muere cuando se lucha por lo que queremos. No se muere, bajo ninguna circunstancia, cuando logramos conciencia. Menos se muere cuando queremos morir y el compromiso solidario, combativo y progresista nos mantiene atado al respirador natural de la idea, esa fuerza que nos permite trabajar incansablemente por los nuestros, hijos, camaradas, amigos.

    Por eso, honrar a tu padre, de cualquier forma y código posible es mantener viva sus enseñanzas. Y ciertamente, como dices, si no es en esta temporada, será en otra, pero venceremos.

    No hay distancia ni olvido cuando se está en el mismo equipo. Y mira que los Tiburones son la prédica de la constancia, perseverancia y trabajo honesto -con sus matices, como todo- y así estoy seguro que tu viejo te pasó las señas para que en el andar dentro y fuera del dogout fueras junto a los del equipo, un perfecto jugador.

    Abrazos, hermano.

    Canta, canta compañero
    que tu voz sea disparo
    que con las manos del pueblo
    no habrá canto desarmado
    Alí.

    ResponderEliminar
  11. Aquí tienes, mi viejo, parte del amor que sembraste.

    Gracias a todos/as por su solidaridad. Cuando se sufre una pérdida irreparable, nada mejor que sentirse acompañado.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. Cámara no pude enterarme, antes mis convicciones me dicen que solo se muere el cuerpo pero no el espíritu y ese será por siempre un beso
    Eleanor

    ResponderEliminar
  13. Amigo, un abrazo para vos y los tuyos...

    ResponderEliminar
  14. Epa, qué ladilla que uno se entere de estas cosas primero por los medios virtuales que por el mundo real (y además tarde). Al respecto, tocado ya de esta clase de dolores, hermano, sólo le regalo la única reflexión que fue capaz de hacerme sentir fuerte en el peor momento: ese viejo no se murió y la mejor comprobación de eso es que usted está vivo. ¿O tú crees que eres algo más que una de las partículas que dejó ese tipo por aquí?

    Va otro regalo. La canción más hermosa que he escuchado en tributo al padre y en obsequio al hijo. Te adelanto el final del chiste: los últimos versos son un estribillo para cantar a grito pelao nojoda, que así es como desaloja uno del pecho esos dolores perros: "El ejemplo mío es mi viejo, y el ejemplo tuyo yo soy".

    Vaya:

    Mi Muchacho

    ResponderEliminar
  15. Mil gracias mi gente.
    Salud pa todos/as ustedes.

    Duque:
    La escuché mi pana. Y la volví a escuchar.

    ResponderEliminar