5 de diciembre de 2008

¿Otra vez Diosdado Cabello?

En días pasados me ha tocado conversar con un par de taxistas de curiosa filiación política. Ambos chavistas. Uno votará por el sí a la enmienda constitucional. El otro aún no lo sabe. El primero no entendía muy bien de qué se trataba: tuve que explicarle que sólo se votará por la posibilidad de que Chávez se postule nuevamente en 2012, y no para que mande indefinidamente. El otro no sé si lo sabe. De hecho, con el segundo taxista casi no conversé sobre el tema de la enmienda. La mayor parte del tiempo se nos fue en una evaluación de los resultados del 23N en Caracas. Según él, es normal que el PSUV haya perdido la Alcaldía Metropolitana y la Alcaldía de Sucre. La explicación es simple, demasiado simple: mala gestión. El primer taxista no sólo estuvo de acuerdo con su colega. Además, se mostró casi complacido. "Es una señal", me dijo. "Chávez tiene que darse cuenta de las señales que manda el pueblo". Ni una palabra más, ni una menos.

Digo "taxistas de curiosa filiación política" no porque sean chavistas, que los hay bastante. Sino porque pertenecen a un cierto tipo de chavismo muy distinto del tipo "mande comandante" de la propaganda oficial. Lo voy a decir de una vez: aquí hay mucha gente que jura saber lo que es el pueblo chavista porque lo vio en la calle en abril de 2002, y porque lo ha vuelto a ver en la calle centenares de veces. Pero una cosa es saber que existe, porque se le puede ver en la calle, y otra muy distinta es saber qué es: conocerlo, escucharlo, para ser capaces de gobernar obedeciéndolo, para que el pueblo sea el que mande. Aquí hay mucha gente que cree que basta con hablar como en 2002 para hablarle al pueblo en 2008. Peor: aquí hay mucha gente que cree que basta con hablar para que la gente entonces "entienda". Aquí hay gente que repite incansablemente la palabra "conciencia" para hablarle al pueblo, porque así el pueblo tendrá conciencia. Aquí hay gente que se lanza discursos de barricadas desde los estudios de televisión, o desde la Asamblea Nacional, pero no desde las barricadas, desde la calle. Aquí hay gente que cree que sabe lo que es hacer una revolución porque es capaz de hilvanar en una misma frase "poder popular", "socialismo", "consejos comunales" y "líder indiscutible de la revolución". Aquí hay mucha gente que jura saber lo que es el pueblo chavista, cuando lo que hace realmente es hablar en nombre de él, aún desconociéndolo.

Cualquiera tiene todo el derecho de venir a decirme, aquí mismo, que los "taxistas de curiosa filiación política" están equivocados, que cómo es posible que un chavista se manifieste cuasi complacido con Ledezma en la Alcaldía Metropolitana. Cualquiera tiene el derecho de dudar de la filiación chavista de los tipos, si así se siente más tranquilo. Cualquier puede decir que los taxistas de dudosa procedencia no constituyen una muestra representativa, que todo mi alegato se cae por su propio peso, que es insostenible, porque es producto del azar, de las contingencias de la vida cotidiana. Cualquiera puede despacharme con aquello de que una mala gestión, por sí misma, no es suficiente para explicar un resultado electoral - total: allí tenemos al mismo Ledezma, de cuyo paso por la Gobernación del extinto Distrito Federal y la Alcaldía de Caracas no guardamos otro recuerdo que no sea ineficiencia, corrupción y salvaje represión.

Pero en algo no estoy dispuesto a ceder: y es que se acepte como explicación de la derrota en el Municipio Sucre (y con ella en Miranda y en la Alcaldía Metropolitana) la que ofreció Diosdado Cabello en Venezolana de Televisión, la tarde del martes 25 de noviembre: es que "falta conciencia de clase". ¿A quién le falta conciencia y a quién le sobra qué? ¿A qué clase pertenece Diosdado Cabello - y muchos como él? ¿Acaso tener conciencia de clase es afirmar, como lo hizo Cabello durante la campaña electoral: "Tenemos que estar convencidos de que es la lucha del bien contra el mal. El bien lo representa el socialismo y el mal lo representa el capitalismo. El bien lo representan los candidatos de la revolución, el mal lo representan los candidatos de la contrarrevolución". A mí eso no me suena a conciencia de clase. A mi juicio, una sentencia como esa lo que logra es reducir al absurdo, aniquilar el extraordinario potencial discursivo de la mejor campaña electoral de la que yo tenga memoria: aquella en la que se enfrentaron Florentino y el Diablo.

Preocupa la tendencia a no practicar la autocrítica, la misma que Chávez ha invocado reiteradamente antes y después del 23N. Preocupa que se descargue la responsabilidad de la derrota en el pueblo chavista de Petare, sin que hayamos podido escuchar siquiera la versión de los supuestos responsables. Preocupa que sean ignoradas las señales de alarma que advierte Luigino Bracci en un buen artículo (¡Diosdado y Rangel Ávalos, no se burlen de Chávez y de su pueblo!). Por eso preocupa la reincorporación de Diosdado Cabello en el gabinete ministerial. Porque ya es posible prever cómo será interpretada esta medida por una parte del pueblo chavista: como una señal de que éste es un gobierno que premia a los que lo hacen mal.


Siempre queda, por supuesto, la opción de pensar que Diosdado Cabello no lo hizo tan mal después de todo. Yo opto por apagar el televisor y sintonizar a los taxistas chavistas. ¿Acaso las revoluciones no se hacen en vivo y directo en la calle?

16 comentarios:

  1. Ni te cuento cómo son los taxistas de BsAs...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Reinaldo, me parece muy bueno este artículo, hay que seguir insistiendo en estos temas, me parece. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La única explicación que le veo al tema de Diosdado y porque vuelva a ser Ministro de Infraestructura es la siguiente: "Ten a tu amigos cerca, y a tus enemigos mucho mas cerca...."

    ResponderEliminar
  4. Reinaldo, fíjate cómo el hilo que elaboras para cuestionar la preservación del clan Rondón pasa por un ejercicio de autoanálisis de "eso" que llamamos "chavismo".
    El asunto me llamó la atención porque desde hace días me estaba haciendo una pregunta similar, y chupar esa pepa 'e mamón dá como para un artículo completo. Voy a ver si lo saco en mi blog luego de echarle más coco.
    Pues sí, los enroques continúan. No sé qué coño tienen Diosdado y Jesse que Hugo necesita tanto como para mantenerlos cerquita y además postureaos en buenas chambas. Las hipótesis van desde el supuesto control sobre segmentos de la oficialidad a la supuesta lealtad al léeeder mejmo, pasando por alguna necesidad de Hugo de rodearse de tecnócratas para el proceso o por aquella conseja (siempre buscando las teorías conspirativas) de mantener al amigo cerca, y al enemigo todavía más cerca.
    Dá como para pensar el hecho de que probablemente entraron en campaña (mejor dicho: nos los plantaron en la parrilla de largada) con la promesa tácita de que en caso de perder tendrían sus carguitos asegurados. Esto sería preocupante porque podría explicar el escaso empeño del dúo dinámico en acopiar votos, subir cerro, hacer campaña penetrante y efectiva, de esa que te deja exhausto de tanto meterte al barrio a vivir las dificultades y a llevar esperanza que movilice las masas escépticas tras la no-gestión de Rangel hijo.
    Ni hablar de que esto haya podido ser deliberado para cortarle las alas al negro Aristóbulo, con remate glorioso en una victoria de la enmienda que le quite al mismo y a cualquier otro cualquier aspiración de relevo presidencial.
    Puras hipótesis, claro. Y como tenemos grabado el concepto de que la política es sucia, cualquiera puede tomarlas o dejarlas; total, la revolución, por lo menos lo que YO entiendo como revolución, no necesita de ellos ni del estado, sino de nosotros aglutinados como poder comunal y popular.
    Ojo, esto no es una posición de repudio hacia el dúo. Sus méritos tienen, y es fácil hacer leña del arbol caído. Yo voté por ellos: quienes no lo hicieron tendrán sus razones, incluyendo los taxistas y sus señales.
    Franco Munini.

    ResponderEliminar
  5. Reinaldo soy Lía, excelente artículo, estoy de acuerdo con vos en todo, pero yo pregunto por más que se siga insistiendo se dignarán a escuhar algún día???

    ResponderEliminar
  6. Compañero, la pregunta no es esa, mas bien deberia ser: ¿otra vez Chavez nombrando a Diosdado?. Acuerdese del viejo refran popular: "la culpa no es del ciego si no del que le da el garrote".
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. MATAVOTOS Y MATAVOTANTES
    ·El 24 de febrero de este año en mi artículo “Matavotos” reseñé personajes del gobierno o de la oposición dedicados a aniquilar los sufragios de su propio bando.
    ·Entre los Matavotos reseñé el candidato sin obra, ideología ni trayectoria; el nombrado a dedo sin consenso de las bases; el autoreelegido por sí mismo; el inventor de trámites inútiles que vuelven martirio cualquier diligencia; el legislador que no legisla; el gobernador que no gobierna, el fiscal que no fiscaliza, el contralor que no controla, el defensor que no defiende, el Conatel que no aplica Ley Resorte.
    ·Cada quien se topa con el Matavotos que no se merece. Hidrocapital envía la factura después de que está vencida, corta el agua sin aviso y después cobra 42.000 bolívares por restablecer el servicio. Imagínense cuántos sufragios asesinó en una población urbana condenada a morir de sed. Gracias, Hidrocapital, por votos aniquilados.
    ·Hace semanas gestiono copia de una partida de nacimiento que necesita una joven para inscribirse en la Universidad. En el Registro Central dicen que Baruta no le envía los libros; en Baruta dicen que ellos no expiden copias porque los libros están en restauración, y envían a Los Teques, donde el Matavotos encargado remitirá al solicitante al Archivo de Indias. Así se asesinan votos.
    ·Los Matavotos son infinitos, pero caben dentro de dos especies que clasificó Manuel Vicente Romero García: las nulidades engreídas y las mediocridades consagradas.
    ·Nulidades engreídas pudieran haber granjeado para el proceso bolivariano la pérdida de Carabobo, Zulia y Táchira con la consiguiente amenaza de Media Luna secesionista; acarreado la pérdida de parte de la capital y del estado que estratégicamente la domina.
    ·Mediocridades consagradas de la oposición evitaron que ésta superara su cuota histórica de 41,6% de sufragios, le acarrearon la pérdida de Guárico y Sucre y de 263 de 326 alcaldías.
    ·A juzgar por los resultados, hubo cerrada competencia de Matavotos en ambas filas.
    ·Reconocemos los indiscutibles méritos como genocidas de sufragios que exhiben candidatos y partidos opositores, pero no podemos esperar que toda la vida sigan llamando a la abstención para regalarle a los bolivarianos la Asamblea Nacional entera o el mapa rojo rojito.
    ·Admitimos los señalados merecimientos de exterminadores de votos de renombradas personalidades del proceso bolivariano; pero la oposición no puede seguirles entregándoles eternamente un Poder Legislativo íntegro y un Poder Estadal y Municipal casi completo para que los utilicen en no hacer la Revolución.
    ·No basta con esperar a que el adversario mate sus votos: también hay que sembrar los propios.
    ·En este país todos nos conocemos. Siembra confianza y por lo tanto votos el candidato conocido por su obra, su ideología y su trayectoria.
    ·Candidato con cero trayectoria, cero ideología, cero obra es el descanse en paz de los sufragios.
    ·Cosecha masivamente votos el candidato que hace lo que predica y predica lo que hace. Quien receta socialismo y practica capitalismo o practica enriquecimiento sin causa mientras encomian el socialismo sin efectos, desaparece votos y fondos públicos.
    ·Trabajar es sembrar votos. Sembrar casinos es sepultarlos.
    ·La familia de quien siembra votos son sus votantes. La parentela del matavotos son sus empleados.
    ·Viene una nueva y decisiva consulta popular: la ganará quien más éxito tenga en expulsar a sus propios matavotos y enviárselos al adversario.
    ·La culpa no la tiene el matavotos, sino quien le da la podadora.
    ·Mientras los comandos de cada grupo calculan e interpretan porcentajes, tres noticias escalofriantes se cuelan entre la cortina de sufragios.
    ·Grupos de la oposición que ganan o creen haber ganado elecciones regionales expulsan por la fuerza de sus locales personal de las misiones, médicos, trabajadores sociales.
    ·El cónsul de Colombia en Maracaibo, Carlos Galvis Fajardo, es retirado por su propio gobierno cuando se divulga una conversación en la cual afirma a José Obdulio Gaviria, asesor del presidente de Colombia, que "las cosas salieron muy buenas acá en el sitio donde estoy", que "las dos personas son muy buenos amigos y pienso que, para el trabajo nuestro de allá, debe ser maravilloso"; que el ganador en Zulia, Pablo Pérez, es un "muy especial amigo acá de nosotros", al igual que Rosales, y que "ya en la mañana hablé con ellos, y nos vamos a reunir para mirar a tomar unas acciones ya a nivel de gobierno”.
    ·Casi simultáneamente, la noche del 27 de noviembre son asesinados los dirigentes sindicales Luis Hernández, Rafael Gallardo y Carlos Requena, después de apoyar a los trabajadores en un conflicto laboral con la fábrica colombiana de alimentos Alpina. El crimen se perpetra con técnicas de sicariato, en la más pura tradición del arreglo de conflictos sindicales por empresas radicadas en Colombia, como la Coca Cola. Dos de las víctimas pertenecían a la UNT; otro era candidato en las elecciones.
    ·La falta de sanción contra los homicidas de centenar y medio de dirigentes campesinos rinde así su previsible fruto: el sicariato se vuelve método ordinario e impune para resolver controversias sindicales y quizá electorales.
    ·Estamos en un punto pivotal de nuestra Historia: si el Estado no toma medidas contundentes y ejemplares contra tales crímenes, ello equivaldrá a confesar que ha perdido el control de la situación, y que corresponde a la sociedad asegurar su legítima defensa.
    ·Desde hace años denuncio una infiltración paramilitar que se inició por Zulia y el Táchira y que, según mi servicio secreto, ya llegó a la frontera con Guayana Esequiba.
    ·La vía pacífica al socialismo no puede ser cerrada por quienes andan por los caminos de la guerra. O se los sanciona, o las próximas elecciones no se decidirán matando votos, sino matando votantes.
    Luis Britto

    ResponderEliminar
  8. UH AH LA DERECHA ENDOGENA NO SE VA!!!!

    ResponderEliminar
  9. Buenas noche camaradas, comparto su arrechera y mas cuando hojiee el periodico donde salia este individuo bien sonriente con el regreso al ministerio donde se va a mover las mas grande suma de BsF. Nuestros comentario desde la Parroquia El Valle. Es, sera que Diosdado le sabe un secreto al comandante Chavez o que carajo es lo que esta ocurriendo, Si analisamo la derrota de Diosdado viene desde las elecciones de la directiva del PSUV.

    A veces me provoca tirar la toalla camarada, mas cuando ocurren estos enrozque con estos personajes. Pero ya estamos marcado por los fascistas y que morir con la botas puesta y rodilla en tierra.

    ResponderEliminar
  10. Hace unos días estuve en una reunión con gente que, para seguir con esto de las etiquetas, pertenece a la corriente más a la izquierda dentro del psuv. En algún momento saltó al ruedo una reflexión: antes de enfrentar a la "derecha endógena" debemos saber o al menos definir (conceptualizar, racionalizar) qué verga es: ¿un grupo? ¿Una corriente? ¿Unas personas sin articulación o sin ella? ¿Una conducta? ¿Qué es la derecha endógena, quién milita en "eso" y por qué sale a relucir el nombre de Diosdado tan fácil cuando uno utiliza la expresión?

    Que se sepa, nadie ha hecho públicamente (ni en privado) una declaración del tipo: "Yo pertenezco a la derecha endógena". Cosa que complica un poquito bastante el asunto, ya que si usted no tiene identificado a su enemigo es bastante probable que

    1) Su enemigo sea en realidad un fantasma o una cartelito jodedor (es que "derecha endógena" suena tan sabroso, chico...);

    2) Su enemigo lo vuelva mierda, porque pelear contra alguien invisible es tarea dura, hermano.

    Ya sé: rejodamos a Diosdado Cabello.
    ¿Y qué tal si el bicho, aunque derechista, no es jefe de ninguna derecha de nada sino un simple burgués encantado de hacer negocios con la venia de Chávez? Liquidando o derrotando políticamente a Diosdado (¡Todavía más!), ¿habremos acabado con la derecha endógena? Y ¿Qué me dijiste que era la derecha endógena?

    pd: Yo también respeto la sabiduría popular encarnada en los taxistas-comentaristas políticos, pero cuando veas al pana citado en el primer párrafo dile esto: si el pueblo haciendo uso de su voto premia y castiga, y en uso de esa atribución castigó a Jesse Chacón, ¿quiere decir que la gestión de Freddy Bernal fue de pinga? Digo, el PSUV arrasó en Libertador.

    ¿No?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo de las 12:08 am:
    Nos parece.
    Abrazo.

    Dam:
    O la otra opción: porque no es su "enemigo" nada.

    Franco:
    Bueno cámara, más que "un ejercicio de autoanálisis", lo que planteo es que entre el "análisis" de Diosdado y su definición de "socialismo", me quedo con los análisis-express de los taxistas chavistas. Por lo menos estos últimos huelen a calle. Uno puede rebatirlos o estar de acuerdo con ellos. Con muchos "dirigentes" del PSUV no: ellos hablan y uno escucha. Ellos explican y uno entiende.
    No me jodan.

    Lía:
    Yo sospecho que sí escuchan. El problema es lo que hacen (o dejan de hacer) con esa información.

    Anónimo de las 11:49 am:
    También he podido intitular con la frase de Luis Britto: "La culpa no la tiene el matavotos, sino quien le da la podadora".
    Pero se entendió, ¿cierto?

    Anónimo de las 7:22 pm:
    Siempre hay un jodedor.

    Anónimo de las 7:49 pm:
    Así es cámara: tirar la toalla no es una opción.

    Duque:
    Ajá, pero lo más interesante no lo cuentas: ¿fueron capaces de responderse la pregunta? Porque si la "izquierda" del PSUV no puede...

    Yo sí creo, mi pana, que tras el vocablo "derecha endógena" hay más de malestar que de concepto. En boca de muchos de nosotros es un Otro abstracto, difuso, sin vanguardia ni retaguardia, contra el que es casi imposible pelear, porque no se sabe muy bien dónde está.
    Muchos de nosotros creemos que la revolución retomará el rumbo perdido (¿cuándo se torció?) el día en que un Chávez por fin iluminado aparte a Diosdado de su camino, y la izquierda (¿cuál?) pase a formar gobierno.
    La vaina es de lado y lado.
    Ir más allá de ese malestar me parece fundamental, como intenté argumentar en marzo de este mismo año.
    Con respecto a lo de Bernal: deja que el taxista disfrute su victoria vale...

    ResponderEliminar
  12. Te diré que con chavistas de "dudosa filiación política", como tu los denomina, converso yo casi a diario; gente común, no políticos, puro pueblo; y naturalmente la conversa en estos días ha sido la de los resultados de las elecciones del 23N. Yo he leído muchas opiniones de políticos e intelectuales, la mayoría adectos al proceso, sobre esos resultados. y créeme que la opinión de los chavistas de "dudosa filiación política" con los que he conversado, no difiere mucho de la de la mayoría de ellos, o sea de la de los políticos e intelectuales, solo cambia el estilo y el lenguaje: Más técnico, más sutil, la de estos; mas llano, más directo la de aquellos. Y mira, precisamente con un taxista converse eso hoy. Pero también lo he hecho con la peluquera que me corta el pelo, buhoneros, el marchante a quien compro los quesos en el mercado, una expendedora de una farmacia; y hoy, precisamente hoy, muerto de la sed me dirigi a un señor que vendía raspao o cepillao. Bueno, me acerqué y dije: dame uno de colita, y el raspaero doblando y guardando un periodico que leía, dijo: este Chavez si tiene bolas va a volver a poner de ministros al carajo ese de Diosdao y al pajúo Jesi. Coño es que no aprende nojoda.

    ResponderEliminar
  13. Bueno compatriota ya el pueblo esta dispuesto a gerenciar sin equivocació

    ResponderEliminar
  14. Yo no quiero, tu no quieres, ell@s no quieren, vosotr@s no quieren…a DIOSDADO, JULIO MONTES, REYES REYES y sus similares ANTIREVOLUCIONARIOS. Ellos son militantes de oposición desde el mismo momento en que se alejaron del sentir del pueblo y sus pésimas gestiones golpearon duramente nuestro proceso. El porqué Chavez les sigue brindando su apoyo es un misterio. Nosotros debemos exigirle una explicación al Comandante porque este proceso es de tod@s, lo construimos tod@s y al pueblo de a pie le costo mucho dolor, mucho sufrimiento y hasta la muerte. Sin embargo, nuestra opinión es ignorada pero, eso si, al momento de salir a la calle a enfrentar nuevamente al neofascismo que esta avalentonado por sus triunfos en la Gran Caracas los Srs. DIOSDADO, JULIO MONTES, REYES REYES y sus similares ANTIREVOLUCIONARIOS, se quedaran disfrutando de sus comodidades y privilegios acordándose, ahora si, del pueblo que sale a la calle a ponerle el pecho (sin chaleco) a las balas y dándolo todo para empujar hacia delante este Proceso a pesar de que estos funcionarios “revolucionarios” desgraciadamente sigan en el Gobierno trabajando para ponerle las ruedas cuadradas a la hermosa carreta de la Revolución Bolivariana. Chavez, de pana, muchos chavistas estamos SÚPER ARREEEEEEEECHOS con estas nuevas designaciones, te queremos mucho, pero por favor saca a la contra del Gobierno el pueblo ya hablo y decidió no contar con ellos. Patria y verdadero Socialismo, Venceremos

    ResponderEliminar
  15. Hola amigos, que excelente blog, me sentía sola y veo que estamos todos juntos en esto. Reinaldo es muy acertado en su descripción del Chavismo de dudosa filiación, estaba pensando que yo era un poco débil de carácter o poco fiable para la lucha porque me agobian muchas veces éstas cuestiones, también paso del éxtasis a la arrechera más o menos cada vez que veo los noticieros, revolucionarios y opositores. No puedo menos que enorgullecerme por nuestros avances en muchos sentidos y a veces me produce un profundo desprecio lo que yo llamo nuestro comemierdismo conimendiano que nos permite contradecirnos abiertamente y que no se nos mueva un pelo, y piensa uno en esos nuevos boliburgueses gritando patria socialismo o muerte y después derrochando en Miami o traficando influencias, o simplemente manteniendo una actitud claramente ávida de excesos comerciales e hinchada de silicona. Luego las incomprensibles alianzas del comandante o sus enrosques casi insolentes, luego preguntarme si no será que lo de Diosado es una leyenda urbana construida mediáticamente y si es verdad tanta corrupción donde están las pruebas? será como dice el último anónimo que tenemos que salir a la calle y gritarle al comandante que nos oiga?, lo cierto es que necesitaba leer algo inteligente de gente sin filiaciones proyanquis.
    Supongo que andando se hace el camino ya que tampoco es que haya opción.

    ResponderEliminar