8 de marzo de 2008

XX Cumbre del Grupo de Río: ganadores y perdedores.

Trataba de ponerle nombre a la sorpresa que les habría embargado al escuchar la intervención de Chávez y recordé a Norman Mailer. Al Mailer del Rey del ring (King of the hill), aquellas alucinantes páginas en las que relataba el primer combate entre Muhammad Ali y Joe Frazier, en 1971. Me los imaginé pronosticando que Chávez vendría a la velocidad incontrolable de un camión de carga pesada que súbitamente se ha quedado sin frenos en Tazón. Un Frazier-máquina de guerra enloquecida, un Ali vociferante mezclado con el Ali afectado de Parkinson que es hoy. Chávez como una mala copia de sí mismo, que al fin y al cabo es lo que nos dibujan siempre las transnacionales de noticias.

A la izquierda, Frazier ataca, Ali evade

A la derecha, Uribe (sí, es un error de la foto)

El movimiento táctico había rendido sus frutos desde el 21 de noviembre de 2007, cuando a través de un sorpresivo y escueto comunicado que alegaba razones pueriles, el gobierno colombiano anunció la suspensión de Chávez como mediador para el canje humanitario. El silencio de Uribe y la ausencia de una explicación digna de llamarse tal, precedieron al escenario en que Chávez suele lanzar las más duras acusaciones: el Aló Presidente. En su edición del 25 de noviembre, hizo, entre otras, la siguiente: "Que triste que haya un presidente mentiroso y que no dé la cara". El mismo día, Uribe abandonó el lenguaje de los comunicados y respondió a Chávez de viva voz: “nosotros necesitamos una mediación contra el terrorismo y no legitimadores del terrorismo”. La contrarréplica se produjo esa misma noche, durante una entrevista que Chávez concediera a periodistas en el Palacio de Miraflores: "A Uribe se le cayó la máscara: el discurso del presidente Uribe es el mismo que el de Bush". Interrogado por José Vicente Rangel, Chávez hizo pública su estrategia: “Siempre sospeché que él tenía un doble discurso. Cuando él dice esto… y es lo que yo quería, ¿sabes? Uribe hizo lo que yo quería. Yo quería que él hablara… Yo lo sacudí duro, yo estoy contento con la respuesta… porque se le cayó y se le hizo añicos la máscara”.

Naturalmente, las posteriores y reiteradas sacudidas de Chávez fueron respondidas, casi siempre, con el silencio.

Todo cambió a partir del 1 de marzo, cuando se produjo la incursión armada de tropas colombianas en territorio ecuatoriano. Los hechos posteriores son de amplio conocimiento público: la investigación ordenada por Correa pronto desdijo de la versión inicial que le comunicara Uribe vía telefónica durante la madrugada. Se había producido una violación de la soberanía ecuatoriana, que la amplísima mayoría de los países de toda América no tardó en condenar. Sólo la voz solitaria del gobierno estadounidense se alzó en defensa de un aislado gobierno colombiano. En nuestra América las cosas han cambiado: hace tiempo ya que Estados Unidos no concita mayorías.

Inmediatamente, la torpe huida hacia delante del gobierno colombiano, un desacierto diplomático tras otro. El colofón: Uribe anunciando la disposición de su gobierno de iniciar un proceso contra Chávez ante la Corte Penal Internacional. El gobierno colombiano lucía desesperado: ¿cómo defender lo indefendible? Mediante la absurda provocación. Pero ahora era Chávez quien respondía con el silencio: durante su primera aparición pública posterior al anuncio de Uribe, se abstuvo deliberadamente de hacer cualquier mención. Uribe había perdido la capacidad de iniciativa. Luego, la rueda de prensa con Correa, durante la cual destrozaron los argumentos del gobierno colombiano. Chávez respondió al anuncio de Uribe con una sonrisa y haciendo pública su plena disposición de acudir ante la Corte, pero eso sí, junto con Uribe, también en calidad de acusado.

Ya durante la Cumbre de Río, en República Dominicana, Uribe fustigó duramente a su homólogo ecuatoriano, y basó casi toda su argumentación en el principio según el cual “para derrotar el terrorismo no hay soberanía de naciones, sino soberanía democrática”. El Uribe que señaló con su índice en varias oportunidades a Correa, y que incluso se abstuvo de continuar sus alegatos, exigiendo la presencia de Correa – quien se había ausentado momentáneamente –, luego tuvo dificultades para mirar de frente al presidente venezolano. Punto de quiebre: contra todo pronóstico, Chávez arengó a favor de la paz, a pesar de las previas y duras acusaciones mutuas.

"El colombiano ya sabía que iba a ser el centro de la polémica. Ya pasado el mediodía, justo cuando los demás presidentes salían por la puerta principal para sacarse la foto oficial, Uribe llegaba con allegados y custodios. Ingresó por otro acceso, mientras los demás mandatarios posaban para los reporteros gráficos de toda América latina. “¡Presidente! ¡Falta Uribe!”, le gritaron al mandatario dominicano, Leonel Fernández. Chávez se rió. Vestida con un vestido y un saco color turquesa, Cristina Kirchner hizo un evidente esfuerzo para mantenerse seria". Por: Martín Piqué/Página 12. El retador no se retrató antes de la contienda.

El desenlace es igualmente conocido por todos: una declaración que recoge “el compromiso del presidente Álvaro Uribe en nombre de su país de que estos hechos no se repetirán en el futuro bajo ninguna circunstancia”, lo que supone un freno a su “doctrina de seguridad democrática”. Detalle nada despreciable: el conflicto diplomático se ha zanjado sin la participación del gobierno estadounidense, que tuvo que limitarse a mirar los toros desde la barrera, ansioso porque no se produjera ningún acuerdo diplomático*. Pero la “guerra contra el terror” también ha sido derrotada.

********

* Correa pide una "OEA sin EEUU"
Varios presidentes le contaron que habían recibido presiones de EEUU para que dijeran que el problema Ecuador-Colombia era bilateral cuando era un problema multilateral.

AFP

12:47 - 08/03/2008

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, planteó el sábado la creación de una nueva "OEA sin Estados Unidos", al denunciar las presiones de Washington a favor de Colombia en el seno del organismo durante la crisis diplomática en la que se involucró Venezuela.

"Necesitamos una OEA conformada sólo por países de la región, es decir, una organización de estados latinoamericanos y ese bien podría ser el Grupo de Rio", dijo el mandatario en su programa semanal de radio.

Correa justificó la propuesta aduciendo la lentitud con la que manejó el tema la Organización de Estados Americanos, OEA, con respecto a la rapidez del Grupo de Rio para adoptar una resolución que puso fin al conflicto por el ataque colombiano contra las FARC en Ecuador.

Presiones de Washington

"Uno de los problemas de que la OEA no avance más rápido son los Estados Unidos, hablemos claro, que quería bloquear todo intento de resolver este problema de Ecuador", afirmó.

Según Correa, varios presidentes le contaron que "habían recibido presiones" de Washington "para que no se metieran en el asunto y dijeran que era un problema bilateral cuando era un problema multilateral".

Ecuador rompió relaciones diplomáticas con Colombia por una incursión militar que dejó una veintena de muertos en suelo ecuatoriano, incluido el número dos de las FARC, Raúl Reyes, decisión en la que fue secundado por Caracas y Managua.

No obstante, en la cumbre del Grupo de Rio que concluyó el viernes en Santo Domingo los países dieron por terminada la crisis al emitir una declaración en la que Colombia pidió perdón y se comprometió a no incursionar nunca más en otra nación.

6 comentarios:

  1. Coño viejo, en esto si disiento de ti completamente. Ojala puedas escuchar el programa de Vladimir esta mañana (revisa aporrea a ver si lo montaron)

    Leer el bodrio de resolución lo que da es asco. Por ningún lado veo el triunfo.

    Por no haber visto la señal en vivo, no entiendo de dónde se salta de posiciones tan enconadamente enfrentadas, como las que he visto entre Correa y Uribe, a la posición de conciliación que esgrime Chávez.

    No veo donde Uribe aflojó las rodillas.
    Por el contrario, parece que los que las aflojaron fueron otros. Y Correa como que obligado a hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. mikele:
    Epa tipo. No sé qué dijo Vladimir, no lo he escuchado.
    Esto que escribí trata precisamente de ese "salto". Intento ubicarlo en su contexto. H. Verbistsky escribe que todo cambió después de la reunión Chávez-CFK, el jueves en la mañana. Yo pienso que no, que fue antes.
    No entiendo si lo que quieres decir aquí es que "conciliación" es debilidad o genuflexión. Tampoco por qué.

    ResponderEliminar
  3. No, el problema no es si concilias. El problema que veo es como lo haces.
    Si lees la resolución verás que se enmarca en cosas que aquí tenemos en discusión, como si consideraos a la FARC como una organización de delincuentes y hasta terroristas.
    Punto 8: “Reiteramos nuestro firme compromiso de combatir las amenazas a la seguridad de todos sus Estados, provenientes de la acción de grupos irregulares o de organizaciones criminales, en particular de aquellas vinculadas a actividades del narcotráfico (clara referencia a las FARC como criminales y narcotraficantes..). . Colombia considera a esas organizaciones criminales como terroristas. (... para completar, Uribe si deja su posición expresa y por escrito FARC= terrorista... y todos firman)

    No se si sea que no vi el debate en vivo, pero en la cronología que ha hecho Telesur y VTV, no veo donde Uribe cede en sus posiciones… cosa que si se ve en Chávez, Ortega y Correa. Y la cuestión no esta en ceder o no, la cuestión esta en ceder para alcanzar o evitar algo. Eso no lo veo, y peor aun, insisto, la declaración es un bodrio.

    Por otro lado, RNV (solo ahí lo he oído) repite y repite las declaraciones de Leonel Fernández diciendo algo así como que Chávez ya ha dejado claro que trabaja para la liberación de los rehenes y no para ayudar a la guerrilla. No se que pretende RNV con eso, pero pareciera interpretarse que el que termino siendo acusado fue Chávez, que se defendió y lo perdonaron…

    ResponderEliminar
  4. mikele:
    Mira tipo, la pregunta es ésta: ¿será capaz la diplomacia venezolana de aguantar el vendaval de infamias, acusaciones y provocaciones gringas en lo que resta de año? (imagino que ya viste lo de Connie Mack, y la propuesta de incluir a Venezuela en la lista de países patrocinantes del terrorismo).
    ¿O nos dejaremos arrastrar hacia un conflicto armado?
    Más arrecho aún: ¿cómo hacemos para que, después de tanto lanzar, recibir y evitar coñazos, no nos noqueen en el último round?
    Claro que sí, la pelea es peleando. Pero una vaina es pelear y otra es darnos golpes de pecho.

    ResponderEliminar
  5. Ahora no se si lo que intentas decir es que el ceder sirvió para evitar un conflicto armado.

    Desde hace rato esta rodando la tesis que M. Contreras ha identificado como la idea del Estado Canalla. La vaina es que no hemos tenido diplomacia para asumir ese peo. Todas las coyunturas se ven como definitorias cuando en realidad no lo son.

    Vladimir, precisamente, decía que lo primero que hay que hacer es desconocer esa lista o lo que es lo mismo, desautorizar el discurso hegemónico. El analista que tenía Vanessa anoche (si no me equivoco), del que no recuerdo el nombre, dijo que si efectivamente esto se lleva a cabo, Correa, Cristina Fernández y compañía solicitarían su inclusión en la lista también. Estos son los tipos de análisis que no necesitamos y que parecen que llegan más cerca de Miraflores que muchos realmente más acertados.

    Sinceramente dudo mucho que Venezuela sea incluida en la lista (aunque me puedo estar equivocando), pero sin duda, el solo anuncio de esa posibilidad, es una estrategia que alimenta la tesis antes mencionada. Ojala alguien pare bolas y entienda que la jugada no es plana sino que siempre tiene varias aristas. Los gringos perdiendo ganan

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. mikele:
    Lo de la lista te lo ponía como un ejemplo de provocación. Allí están ahora en Perú, de nuevo con el tema de las casas del Alba. Como un coscorrón de los gringos a Alan García por haber alabado el discurso de Chávez en Dominicana. Eso sí tienen los gringos: nojoda, siempre están claritos. Seguro que Alan García leyó el artículo de Vargas Llosa y se dio cuenta de su error. "Al enemigo ni agua", le habrán recordado los gringos.
    En eso concuerdo completamente con Vladimir (lo escuché): la vaina no es indignarse porque nos incluyan en la fulana lista (otra vez los golpes de pecho), sino desconocerla.
    Panita, cómo te lo digo sin decir más de la cuenta: obviamente lo de las victorias y las derrotas es relativo. Pero creo que una de las claves en esta guerra que se libra en varios frentes (el diplomático, lo sabemos, sólo uno de ellos), es no hacerle el coro a El Tiempo y a la revista Semana, que han presentado a Uribe como el gran vencedor.
    Abrazo.

    ResponderEliminar