31 de marzo de 2009

Fútbol: Venezuela contra Colombia

El pasado viernes, en la víspera del juego eliminatorio contra Argentina, escribí una entrada en la que mostraba los resultados de sendas encuestas que los diarios más emblemáticos del antichavismo, El Nacional y El Universal, habían hecho entre sus lectores.

Les contaba:

"Vaya, vaya, qué sorpresa: el 42% de los lectores de El Nacional opina que Argentina ganará 'por paliza', mientras que el 44,61% de los lectores de El Universal opina que Argentina ganará 'por goleada'.

¿Realismo deportivo? ¿O simplemente la manifestación más reciente de esa mentalidad que se distingue por el desprecio de lo propio y la celebración de lo ajeno, tan característica de las 'elites' venezolanas?".

Al día siguiente, Venezuela cayó "por paliza", que es lo mismo que decir "por goleada". Las "elites" habían triunfado.

¿Ustedes han escuchado alguna vez la célebre frase: "Gloria al vencedor y honor al vencido". Pues en el caso del antichavismo, olvídese del tango. Esa no existe. No existe algo como la victoria gloriosa, muchos menos el honor al vencido. Así que me senté a esperar que alguno de ellos, cualquiera, viniera a defender el sano juicio o el "realismo deportivo" de los suyos, que es lo mismo que restregarme la derrota en mi cara.

Pasó el sábado. Pasó el domingo. Llegó el lunes y se fue la mañana. Hasta que el reloj se decidió a marcar la 1:42 pm y apareció el esperado comentario anónimo - no faltaba más - que me espetaba, como si se tratara del gran descubrimiento: "Simplemente realismo deportivo". Y por ahí se fue: "solo una mente enferma y politizada... sale con el cuentito de [y me citó] la manifestación más reciente de esa mentalidad...". Yo respiré tranquilo y las cosas y el orden volvieron a ser el orden de las cosas.

Se venía el juego contra Colombia y le seguí la pista a El Nacional: se dedicó a otra. El Universal, sin embargo, repitió la misma fórmula y abrió una nueva consulta a sus lectores: "¿Qué cree usted que pasará este martes en el juego premundialista entre Venezuela y Colombia?".


Tremenda pregunta. Porque no me vas a venir a decir que las "elites" venezolanas valoran igual a la Argentina que a Colombia. Y que quede claro por si alguien perdió el hilo: por supuesto que no estamos hablando sólo de fútbol.

Pero mira tú parcero qué cosa más curiosa: para sorpresa de mentes enfermas y politizadas, esta vez la opción más votada fue: "Ganará Venezuela ajustadamente".




¿La mayoría de los lectores de El Universal opinó que ganaría Venezuela? Revisen el cuadro nuevamente. Saquen cuentas.

¿Listo? Tal y como tú mismo lo acabas de verificar, el 54,05% de los lectores de El Universal opinó que Venezuela perdería: el 30,58% consideró que "ajustadamente" y otro 23,47% pensó que "por goleada".

Pero ganó Venezuela: 2 x 0.

Fedor celebra el primer gol, Arango (autor del segundo) le sigue.

Y como queda descartado, ahora sí, que la opinión de los lectores de El Universal no responde a ningún "realismo deportivo", quisiera saber a qué responde.

¿Juicio autodenigratorio? ¿Se equivocó la realidad?

Qué va: no le paren mucho a esta mente enferma y politizada.



28 de marzo de 2009

Teorías conspirativas: "el talibán de comercio"

Tal y como se los comentaba la semana pasada, cada jueves, religiosamente, la columna (Runrunes) de ese "disturbed old man" que es Nelson Bocaranda se lleva la corona de lo más leído por los consumidores de El Universal.

¿Estuvieron pendientes? ¿Se pasaron por allí? No los culpo. Como ya sospechaba que sería así, aquí les traje el "ranking" del jueves pasado, 26 de marzo:


En su columna del jueves pasado, tal y como hubiera podido apostarlo cualquiera, Bocaranda relegó el tema Cuba - y el de la supuesta participación de Chávez en una conspiración contra Castro - a un segundo plano (a un chisme de grado "medio"), dedicándole lo mejor de su inteligencia al tema de la semana: las fulanas "medidas anticrisis" de Chávez.

Les dejo acá una pequeña parte - más que suficiente - de lo que escribió:

"¿PARA CUÁNDO LAS MEDIDAS? Ayer en privado, en la reunión de gobernadores y alcaldes bolivarianos en la Academia Militar, se dejaron oír algunas ideas para enfrentar las dificultades económicas. La premisa principal es echarle todas las culpas a 'la crisis mundial del capitalismo'. Nunca a la ineficiencia, corrupción, despilfarro e improvisación del régimen chavista que perdió los mejores años de una bonanza petrolera que más nunca se repetirá. Los más radicales dejaron ver sus ímpetus comunistas sin vergüenza. El talibán de comercio insinuó fiscalización de hogares para ver si hay o no acaparamiento familiar".

Pónmele pausa. Retrocede. Dale play:

"Los más radicales dejaron ver sus ímpetus comunistas sin vergüenza. El talibán de comercio insinuó fiscalización de hogares para ver si hay o no acaparamiento familiar".

Pausa, retrocede de nuevo, play:

"... fiscalización de hogares para ver si hay o no acaparamiento familiar".

Les aclaro el panorama: vivimos en un país en el que un tipo muy bien "informado" y muy leído como Bocaranda, puede escribir sin el menor rubor, sin pestañear, sin que le tiemble el pulso, que el ministro de Comercio, Eduardo Samán, es de la idea de que el gobierno puede meterse en la casa de cualquiera, revisarle la despensa, dictaminar in situ si está en posesión de una cantidad de víveres mayor de la permitida y confiscársela a la familia incursa en el delito, si tal fuera el caso. Eso es lo que significa: "fiscalización de hogares para ver si hay o no acaparamiento familiar".

Eduardo Samán vestido de gente. La verdad es que tiene un aspecto extraño, como de comunista o talibán. ¿Tendrá razón Nelson Bocaranda?

Eduardo Samán vestido de rojo. ¡Es un talibán! ¡Es un talibán!

Permítanme que me vaya por la tangente sólo un par de minutos a ver si logro explicarme: es noticia reciente que una agencia de publicidad en Rusia tuvo el ingenio de utilizar la figura de Obama para promocionar un helado de vainilla con chocolate.

La imagen nos muestra a la figura de Obama - en versión caricatura digital - haciendo la señal de la victoria con la mano derecha. El presidente gringo posa con espléndida sonrisa frente al Congreso de su país y bajo el azul cielo adornado de blancas nubes, blancas estrellas de cinco puntas y cuatro arcoiris que rememoran la bandera del movimiento GLBT.

La imagen publicitaria en ruso. Hasta ahí no llego yo, cámaras.

La misma imagen, pero ahora en inglés. Arriba dice: "¡El sabor de la semana! ¡Negro en blanco! (Traducido menos literalmente: ¡Negro dentro de blanco!). Es decir: Obama sería el chocolate y el blanquecino Congreso la vainilla. ¿Las nubes, los arcoiris y las estrellas? La sensación que nos produce algo que sabe delicioso.

Según reportan las agencias occidentales, el lema de la campana es: "Está en boca de todos, lo oscuro está en lo blanco". Al parecer, la campaña habría despertado la indignación de "grupos defensores de derechos humanos", quienes habrían criticado el anuncio publicitario por "racista" o simplemente por ser "vulgar".

Les dejo mi opinión sincera: con cierta frecuencia, estas supuestas "polémicas" se hacen públicas de manera premeditada. Porque la polémica vende. Y si no fuera por esta polémica que supuestamente tiene que ver con algo tan políticamente incorrecto como el racismo, ni tú ni yo ni muchos de nosotros sabríamos siquiera que el tal helado ruso existe. En el camino, las agencias recogen las opiniones de dos o tres activistas "defensores de derechos humanos" que sirven de brasa para avivar el fuego. Luego, ya más nadie los recuerda.

Sin embargo, todo lo anterior no le quita algo de justa razón a Lev Ponomaryov, un "activista ruso para los derechos humanos". Consultado sobre la referida campaña publicitaria, sentenció: es "una explotación vulgar de algunos símbolos políticos en favor de los intereses comerciales". Digamos que importa poco si se trata o no de una explotación "vulgar". Pero de algo no queda la más mínima duda: se está explotando un símbolo político en favor de intereses comerciales.

Aquí sucede exactamente lo mismo, sólo que el método de nuestros "publicistas" suele ser más escabroso. Si tuviera que graficárselos como una imagen publicitaria, sería más o menos así:

Eduardo Samán posaría frente al Excelsior Gama, ataviado de un impecable traje en rojo sangre - o rojo violencia o rojo muerte - mientras ríe con risa malvada y eleva su mano izquierda haciendo la señal inconfundible y siniestra de la V república. En lugar de cielo azul, un horizonte gris plagado de nubarrones, relámpagos y estrellas rojas de cinco puntas. Nada de arcoiris.

Díganme si eso no es una representación fiel de lo que hace Nelson Bocaranda y todo aquel que, desde los medios opositores, logra articular dos frases para referirse a la economía nacional.

Díganme si existe en Venezuela un método más agresivo - y más eficaz - de ventas que aquel que consiste en anunciar, pongamos, que a partir de la semana que viene no se conseguirá, digamos, zanahorias porque el gobierno nacional, "en su intención de imponer un modelo de economía comunista", no quiere dejar de aplicar sus "fracasadas políticas económicas". El mercado puede estar saturado de zanahorias, pero basta que entre en acción la propaganda anticomunista para que las señoras clasemedieras asalten los mercados en busca de la preciada hortaliza. Al cabo de un par de días - a veces al cabo de unas pocas horas - las zanahorias han desaparecido. ¿Conclusión? Consecomercio tiene razón: éste es un gobierno comunista que quiere acabar con la economía nacional, con nosotros mismos y hasta con las zanahorias. ¿La prueba? Desde ayer no se consiguen zanahorias.

Nelson Bocaranda es un "disturbed old man", no cabe la menor duda. Pero es uno que escribe lo que su público desea leer. Es un publicista que vende lo que su público quiere comprar. Es un propagandista que elabora las consignas que sus seguidores quieren repetir.

Eduardo Samán no es más que el símbolo político que Bocaranda debe explotar - pisotear, injuriar, escupir, maldecir - para favorecer los intereses comerciales de la misma oligarquía que, por cierto, por primera vez en la historia estuvo en desacuerdo con un aumento salarial del 20%... porque "se queda por debajo".

Fuerza Eduardo. Y a esa oligarquía cínica e hipócrita dale hasta con el tobo. Estamos contigo.

27 de marzo de 2009

Fútbol: Venezuela contra Argentina

Uno quiere hacer historia. Otro quiere hacerla pesar.

Ha dicho Maradona, el flamante director técnico de la selección argentina: "Venezuela ha crecido mucho, pero nosotros debemos hacer pesar la historia y si Venezuela nos quiere atacar no lo tenemos que dejar". César Farías, el seleccionador venezolano, ha replicado: "Obtener un punto va a ser una satisfacción. Sabemos lo que significa el fútbol en Argentina y nuestro máximo deseo es hacer historia".

¿Pero qué dicen los fanáticos venezolanos de toda esta historia? ¿Cómo la vislumbran? ¿Cuál será el desenlace?

Tengo a la mano sendas encuestas que han organizado los diarios El Nacional y El Universal. He aquí los resultados:


Vaya, vaya, qué sorpresa: el 42% de los lectores de El Nacional opina que Argentina ganará "por paliza", mientras que el 44,61% de los lectores de El Universal opina que Argentina ganará "por goleada".

¿Realismo deportivo? ¿O simplemente la manifestación más reciente de esa mentalidad que se distingue por el desprecio de lo propio y la celebración de lo ajeno, tan característica de las "elites" venezolanas?

¿Pronóstico responsable o juicio autodenigratorio?

Pero una encuesta de ese tipo usted no la verá jamás en la prensa opositora.

26 de marzo de 2009

Sobre tánganas y guarimbas

En su edición del jueves 26 de marzo, El Nacional abre con una de esas portadas que nos sugieren que vivimos en un país abandonado a la tragedia de los opuestos irreconciliables.


Ubicadas en ángulos opuestos - literalmente - nos muestra dos fotografías: en la primera, arriba y a la derecha, un médico yace en el suelo, bajo el acecho policial, no importa mucho si descansando al término de una manifestación que transcurrió sin incidentes. Lo que resalta es su absoluta supeditación a la autoridad policial, su subordinación a un poder al que mira desde abajo, casi con resignación. De hecho, va acompañada de la leyenda: "Un despliegue de agentes, bien apertrechados, siguió la caminata de los galenos hasta el ministerio. 'Yo soy el que te atiendo cuando llegas baleado, ¿no me vas a dejar pasar?', se oyó en medio del forcejeo. Y pasaron, coleándose por las aceras, pero siempre con un vigilante al lado".

Por: Leonardo Noguera.

Mientras tanto, en el ángulo opuesto, abajo y a la izquierda, es un policía el que es víctima de la furia popular. Poco importa el que sean muchos contra uno solo - siempre según la fotografía. En este caso se trata de una relación entre iguales, tal cual se igualan las relaciones entre la policía y el pueblo cuando el primero deja de estar armado. Relación entre iguales en la que el policía, si antes se ha pasado de la raya y ha abusado más de la cuenta, lleva todas las de perder.

Por: Raúl Romero.

En resumen: la frustración y la resignación, tarde o temprano, desembocan en la violencia aleccionadora de los que hoy son víctimas de los abusos del poder. Eso es lo que nos quiere decir El Nacional. Y eso es exactamente lo que desean leer quienes consumen ese diario.

Hasta aquí todo más o menos claro.

Pero bastó que este servidor intentara averiguar qué era lo que había sucedido realmente con el policía en el Nuevo Circo, más allá de percepciones inducidas y metamensajes: entonces la situación se tornó cada vez más confusa.

Según se infiere de la nota firmada por Sandra Guerrero, Tángana entre policías y conductores (C/2), hubo una "tángana entre policías y conductores". Tal parece que la Policía de Caracas (adscrita al Municipio Libertador, bajo control del chavismo) intentó realizar el pasado miércoles un operativo contra los buhoneros apostados en el terminal del Nuevo Circo. El operativo policial habría generado molestias entre los conductores de algunas unidades de transporte, que habrían sido respondidas con insultos por parte de los funcionarios policiales. A los insultos le siguieron nuevas molestias, airadas discusiones, perdigonazos y caos. "Ante la arremetida de los uniformados los transportistas optaron por protestar trancando con sus unidades los alrededores del terminal de pasajeros del Nuevo Circo y la avenida Bolívar lo cual ocasionó un caótico congestionamiento de vehículos en las vías alternas".

Supongo que la periodista haría acto de presencia en el momento del caos, o tal vez después, o tal vez nunca estuvo y alguien más le habrá contado, porque da cuenta de dos versiones: "A éste último presuntamente lo iban a linchar, según una versión, pero otra señala que lo hirieron cuando pasaba por el lugar del conflicto".

¿"Cuando pasaba por el lugar"? ¿O lo "hirieron" cuando "lo iban a linchar"? ¿A quién? A "
Juan Bautista García, miembro de la reserva e integrante de la Guardia Patrimonial". Pero, ¿y no se trataba de un funcionario de la Policía de Caracas? No entiendo nada. Vuelvo a la portada, y allí se lee, efectivamente: "Es una historia por capítulos: en el primero, un policaracas hirió a golpes y disparos de perdigones a un chofer. En el segundo, un guardia patrimonial recibió una golpiza luego de tomar fotos del suceso. Dos buhoneras lo rescataron maltrecho y sangrante". ¿Y entonces de dónde saqué yo que el de la foto era un funcionario de la Policía de Caracas?

Aquí está: de la misma web de El Nacional, que incluye un video intitulado Transportistas golpean a un Policaracas. Más que un video, es una presentación de varias fotografías de Raúl Romero, el mismo que captó la imagen que aparece en portada. ¿Y qué es lo que nos muestra? Es complicado saberlo. Al parecer, algunas imágenes captan al funcionario ¿de la Policía de Caracas? siendo agredido por varios ¿conductores?, mientras otro efectivo ¿de la Guardia Patrimonial? intenta evitarlo. Este último, el efectivo de uniforme verde, es finalmente contenido, de manera que no puede evitar la zaparapanda de bofetadas y patadas que recibió el funcionario - ¿de civil?

En el suelo, el ¿funcionario de la Policía de Caracas? es agredido por ¿conductores? Por: Raúl Romero.

Efectivo ¿de la Guardia Territorial? intenta evitar la agresión. Por: Raúl Romero.

Llegados a este punto, parece claro que el verdadero punto es éste: no tiene mayor sentido hacerse todas estas preguntas. Indagar en el detalle, intentar una interpretación más o menos desprejuiciada, sacar conclusiones propias: todas son tareas vanas. La interpretación ya ha sido realizada por otros. Es ésta: «¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! y ¡miles de ayes, Hugo! ¡Qué responsable eres de esta situación! ¿Cuando el pueblo se te levante qué le vas a decir para calmar los ánimos que tú has enervado? ¡Ese es tu pueblo, Hugo, esos no son escuálidos ni viven en el este, ni comen completo ni andan en Hummers!». Sólo léanse el comentario que aparece al pie del video de El Nacional.

Pero infinitamente más dramática, cámaras, resulta la versión o interpretación de los hechos que puede leerse en el Diario Vea, también en su edición del jueves 26 de marzo. Todo lo acontecido queda resumido en cuatro líneas, cortesía de Charles Delgado, y un escueto titular: Guarimberos intentaron disturbios.

He aquí los hechos: "En distintos puntos del país se han iniciado actividades para desestabilizar al Gobierno Bolivariano. Los transportistas del Nuevo Circo trancaron la avenida Lecuna, por unas horas".


Nota de Charles Delgado. Detalle.

Y eso es todo. Más abajo, en la misma nota, reseñas idénticamente breves sobre otros intentos de "guarimbas". Y más nada. Porque no importa que el pueblo chavista disponga de los elementos de juicio suficientes como para sacar sus propias conclusiones. No. Para eso existe el Diario Vea: para hacerle el trabajo más fácil al pueblo, interpretando por él. «Usted lo que necesita saber, compatriota, es que existen unos bichos malos, muy malos, que quieren desestabilizar al gobierno bolivariano y a nuestro comandante presidente Chávez. Lo que quieren es hacer guarimbas, como en 2004. ¡Habráse visto tanta maldad!». Y exactamente lo mismo escribirán dentro de tres, seis meses o dos años.

Así, apelando a medias verdades, pero sobre todo sustituyendo el hecho noticioso por consignas vacías que no buscan informar sobre absolutamente nada, sino alinear acríticamente a la base social del chavismo - y por tanto menospreciándola, concibiéndola como mera masa de maniobra -, se desperdicia otra oportunidad de realizar el periodismo que tendría que acompañar cualquier proyecto revolucionario.

Un periodismo que está en las antípodas de El Nacional, pero que tampoco se parece a eso que se hace en el Diario Vea.

23 de marzo de 2009

Derechos para las parejas homosexuales en Venezuela y "revolucionarios" homofóbicos

Según nota de prensa de la Asamblea Nacional, que reproduce YVKE Mundial, "está casi listo el informe para segunda discusión del proyecto de Ley Orgánica para la Equidad e Igualdad de Género, el cual establece las asociaciones de convivencia constituidas entre dos personas del mismo sexo".

De la misma nota, les dejo acá dos párrafos más:

"La parlamentaria [Romelia Matute] citó el contenido del artículo 8 de la ley que debate la AN en relación con esta materia: 'Toda persona tiene el derecho a ejercer la orientación e identidad sexual de su preferencia, de forma libre y sin discriminación alguna. En consecuencia, el Estado reconocerá las asociaciones de convivencia constituidas entre dos personas del mismo sexo, por el mutuo acuerdo y el libre consentimiento, con plenos efectos jurídicos y patrimoniales'.

"De esta manera, una pareja homosexual unida legalmente podría compartir sus bienes, como apartamentos, automóviles y similares, y en caso de fallecimiento de uno de ellos, el sobreviviente tendrá derechos sobre los bienes comunes. La separación legal entre ambos, y la consecuente repartición de bienes, podría manejarse de forma similar a la separación entre una pareja o entre socios, y una persona homosexual podrá incluir a su pareja legal en seguros médicos, entre otros".

Es mi opinión que una iniciativa legislativa de esta naturaleza - que, confieso, desconocía por completo - debe ser no sólo celebrada por nosotros, sino también defendida firmemente. Ya vendrán los ataques de la Iglesia y - no lo duden un segundo - desde las propias filas "revolucionarias".

Valga la ocasión para plantear aquí algunas interrogantes absolutamente pertinentes: ¿hasta cuándo tendremos que aguantar las reiteradas manifestaciones de homofobia que, en nombre de la crítica a las figuras más censurables de los medios opositores, tienen lugar en algunos programas de Venezolana de Televisión? ¿Es que acaso el fin justifica los medios? ¿Acaso es necesario, para hacerle frente a la indignidad de algunos tristes personajes, recurrir a la ofensa de la dignidad de otros? ¿Acaso no es ésta una penosa práctica que nos hace cómplices del envilecimiento de la batalla de las ideas? ¿Acaso esta práctica no nos hace indignos a nosotros mismos? ¿Allí donde brilla por su ausencia la crítica inteligente, crecen como la mala yerba los chistes de mal gusto y las risitas cómplices, al mejor estilo de los peores programas de humor? ¿Debemos resignarnos a esta forma de hacer televisión?

Por lo que a mí respecta, cada vez que me cruzo con alguna de estas expresiones, cambio de canal o apago el televisor.

Ya lo decía Michel Foucault, homosexual, pero sobre todo una de las mentes más lúcidas del siglo XX:

"Por último, el enemigo mayor, el adversario estratégico... el fascismo. Y no sólo el fascismo histórico de Hitler y Mussolini - quienes tan bien supieron movilizar y utilizar el deseo de las masas - sino también el fascismo que se halla dentro de todos nosotros, que acosa nuestras mentes y nuestras conductas cotidianas, el fascismo que nos hace amar el poder, desear aquello mismo que nos domina y explota".

22 de marzo de 2009

CMB 2009: Venezuela eliminada

Corea del Sur celebra: fueron superiores. Por: Getty.

Luego de varias victorias para el recuerdo, un juego para el olvido: Venezuela cayó derrotada ayer sábado 21 de marzo ante Corea del Sur, 10 carreras por 2.

Sin desmeritar a la potente selección coreana - que lució indiscutiblemente superior desde el principio del juego - el desempeño de Venezuela fue atípicamente pobre. Apenas un dato, quizá el más elocuente: la selección venezolana cometió ayer la misma cantidad de errores que acumuló durante los siete juegos precedentes: cinco. Y por donde se lo vea, cinco es demasiado: imposible ganar jugando tan mala defensiva.

En el mismo primer inning, Bob Abreu comete el primer error del equipo venezolano. Por: Matt Sayles/AP

A pesar del sabor amargo de la derrota en este juego clave, es justo decir que ha sido un buen Clásico para el equipo venezolano: seis victorias por dos derrotas. Curiosamente, exactamente el mismo balance de victorias y derrotas de Corea del Sur, que sin embargo disputará la final contra Japón (también con 6 y 2). No es consuelo de tontos: son los números. De hecho, el subcampeón quedará con peor registro que el equipo venezolano.

Pero en fin, con los míos en las buenas y en las malas. Dígalo ahí, Carlos Montes. Eso es lo que significa decir: "mi equipo". Eso es lo que nos distingue de los malos fanáticos: esos que sólo van al estadio cuando el equipo está ganando. Y también de los que van al estadio a ligarla contra los míos. Dígalo ahí, Rommel.

********

Como suele suceder con esta intelectualidad a deshora, Tulio Hernández vino a opinar sobre el tema de los abucheos a Magglio Ordóñez cuando ya es casi llover sobre mojado. Y eso es exactamente lo que ha hecho: llover sobre mojado. Ni la mitad de una idea distinta, novedosa. Un poco más del mismo maniqueísmo antichavista que ya se expresó días atrás: está mal abuchear a Magglio, pero la culpa la tienen Chávez y los chavistas.

Lean:

- "... los venezolanos ya no nos reconocemos plenamente como miembros de la misma comunidad nacional... gracias a la polarización y al odio mutuo -y sobre todo al discurso bélico, humillante y despectivo del presidente Chávez y sus clones...".
- "Aunque comprendo su necesidad de drenar la impotencia, se equivocan los venezolanos abucheadores cuando actúan con la misma intolerancia que los camisas rojas de Hugo Chávez".
- "Y, sobre todo, se equivoca el Presidente cuando, diez años después de ejercer el poder, no sólo no ha logrado reunificar a una sociedad que ya venía enferma y rota sino que - como lo haría un enfermero perverso - le ha echado sal y barro a la herida. Ha escupido y orinado sobre ella. La ha rasgado con sus dedos infectados. Para ensancharla. Que no se cierre. No se cure. Para que el organismo enfermo que la padece se haga dependiente de sus cuidados".

Está mal abuchear a Magglio, pero Magglio es un traidor:

- "Se ha equivocado Maglio Ordóñez cuando traiciona la figura de ídolo deportivo de toda la nación... para convertirse en representante público de sólo una parte de sus miembros".

Y, por supuesto, la polarización:

- "Si usted, lector, quiere evaluar con sinceridad hasta dónde ha llegado la crispación, la intolerancia y la polarización política que divide a la sociedad venezolana del presente, le pido que medite muy serenamente sobre el significado profundo de la rechifla que los venezolanos asistentes a los estadios de Miami y Toronto le han propinado, con la fiereza de un batazo en plena espalda, a Maglio Ordóñez".

Lo voy a repetir una vez más: "La palabreja 'polarización' es el expediente al que apela todo aquel que quiere eximir de responsabilidades a los verdaderos responsables: los intolerantes, los violentos. Que en este caso puntual - como en muchos otros - es una parte del antichavismo. Se dice 'polarización' o 'división del país en dos mitades irreconciliables' y súbitamente todos, y primero que nadie Chávez, por supuesto, somos responsables de que miles de imbéciles enceguecidos por el odio la emprendan contra Magglio Ordóñez".

Se trata de la enfermedad infantil del derechismo: nunca, jamás, reconocer la responsabilidad de sus propios actos u omisiones. Siempre, invariablemente, señalar la responsabilidad de los "camisas rojas".

Así cualquiera hace una crítica de la "polarización". Así es muy fácil enarbolar las banderas de la paz, la unidad y la tolerancia.

Léase la leyenda de la fotografía que acompaña el artículo de Tulio Hernández: "Magglio Ordóñez bateó un foul a la intolerancia". Lo hubieran ponchao de una vez.

20 de marzo de 2009

CMB 2009: Caricatura: ¿Y si ganamos?

Víspera del juego contra Corea del Sur, dejen la mala vibra por favor. Dedíquense a defender el puente sobre el Lago de Maracaibo y olvídense de que el beisbol existe. Ustedes saben con quién va eso.

El miércoles pasado conversaba con un par de panas (uno venezolano y el otro cubano), y les decía que el único escenario en el que cabría esperarse que Venezuela toda respaldara a su selección de beisbol en una eventual final, era que nos tocara enfrentar a Cuba.

Negada esa posibilidad, luego de la derrota de Cuba contra Japón (Epa Jorge Castañeda, Nelson Bocaranda: ¿será que en su más reciente artículo, Fidel habrá incluido algún otro mensaje crifrado a Chávez?), la situación es cuesta arriba: corremos el riesgo de nuevos brotes de intolerancia, de nuevas manifestaciones de la enfermedad infantil del derechismo.

Al respecto, viene al pelo la caricatura de Juan que nos enviara hace un par de días Mercedes Chacín. Supongo que los comentarios estarán de más.

Teorías conspirativas: Chávez intentó derrocar a Castro

Uno está convencido de que nadie es que capaz de superar a Nelson Bocaranda (el mismo que juró por este puñado de cruces que la foto entre Fidel Castro y Cristina Fernández de Kirchner era un montaje), hasta que viene Jorge Castañeda y lo supera.

Jorge Castañeda es un tipo a la vez notable y veleidoso: estudió economía en Princeton y se doctoró en la Universidad de París; inició su militancia política en el Partido Comunista Mexicano, asesoró a Cuauhtémoc Cárdenas (PRD: más o menos progre) en las presidenciales de 1988, luego a Vicente Fox (PAN: más la derecha que el PRI) en la campaña de 2000, fue Canciller durante el gobierno de Fox y combatió férreamente la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en 2006.

De Castañeda recuerdo en particular un libro suyo, La utopía desarmada, sobre el que aquí no voy a escribir ni ñe, sólo que estuvo muy de moda en la desencantada escuela de sociología de la Central de mediados de los 90.

Lo cierto es que el hombre acaba de publicar un... (no encuentro la palabra...) clarividente y enigmático artículo en la revista estadounidense Newsweek, intitulado El complot contra los Castro (The plot against the Castros). Allí nos revela las verdaderas razones de las renuncias de Carlos Lage (ex Vicepresidente cubano) y Felipe Pérez Roque (ex Canciller):

- Resulta que durante un mes, más o menos, Lage, Pérez Roque y otros estuvieron aparentemente involucrados en una conspiración, traición, golpe o el término que a usted le dé la gana, para derrocar o desplazar a Raúl Castro. (Como siempre, la traducción es libre, así que aquí les dejo el texto original: "for at least a month or so, Lage, Pérez Roque and others were apparently involved in a conspiracy, betrayal, coup or whatever term one prefers, to overthrow or displace Raúl").

- Aquí viene la parte candente del asunto: en el camino, reclutaron - o fueron reclutados por - a Hugo Chávez, quien trató de calentarles la oreja a varios líderes latinoamericanos, comenzando por Leonel Fernández, el presidente dominicano, que le respondió que él no se metía en esos vaporones. ("In this endeavor, they recruited—or were recruited by—Venezuela's Hugo Chávez, who in turn tried to enlist the support of other Latin American leaders, starting with Leonel Fernández of the Dominican Republic, who refused to get involved").

- Raúl, por supuesto, pilló la movida casi antes de que los complotados decidieran complotar y se fue donde Fidel y lo puso en tres y dos: mi hermano del alma, tú decides: o ellos o yo. ("As usual, Castro... detected the plot almost before the plotters themselves. Raúl took the evidence collected by military intelligence to his ailing brother, and forced him to choose: stick with him and extend his support to the predetermined succession path, or back Lage and Pérez Roque and forsake Raúl").

- Fidel, abrumado por la evidencia y profundamente decepcionado de sus pupilos, se decidió por Raúl. ("With evident disappointment in his old allies, the Comandante Máximo backed Raúl").

- Mandaron a llamar a Chávez a La Habana y se la pintaron así: o te retractas, a la vez que mantienes el apoyo económico a la isla; o pierdes el apoyo del aparato cubano de inteligencia, con todo y la información pormenorizada que ella implica, exponiéndote a golpes o intentos de asesinato de tus eventuales sustitutos. ("Then Chávez was summoned to Havana to be placed before another devil's alternative: back off, while maintaining economic support for the island, or lose his Cuban security detail and intelligence apparatus, exposing himself to coups and assassination attempts from eventual Venezuelan replacements").

- ¿Qué creen ustedes que hizo Chávez? Como el hombre no es tonto y sabe sumar, se puso a sacar cuentas: o me retracto o me asesinan. Mejor déjame seguir apoyando a los Castro. ("He chose to stick with the Castros").

Tremenda historia, ¿no?

Ah, pero siempre hay un pero. Miren como comienza el último párrafo del artículo de Castañeda: "Needless to say, none of this can be fully substantiated". Que en venezolano significa: "Por cierto, vale, antes de que se me olvide: nada de esto puede ser completamente sustentado, comprobado, verificado, confirmado o como quiera que a usted le dé su real gana llamarlo".

Tanto Princeton y tanta Universidad de París para terminar escribiendo chismes. Pero más hilarante aún resulta la manera como el Castañeda intenta revestir de un mínimo de credibilidad el chisme.

Seguramente ustedes recordarán el intercambio fraterno de chistes entre Chávez y Fidel en torno a la participación de Cuba y Venezuela en el Clásico Mundial de Beisbol 2009. Más concretamente, ¿ustedes recuerdan el artículo aquel en el que Fidel le respondió a Chávez: "Chávez ignora todavía por qué sus magníficos pitchers y bateadores serán derrotados por nuestros atletas"? Ahora la frase en su contexto: "No acepto que se mezcle ahora la chismografía con el Clásico de Pelota que está próximo a comenzar. Dije bien claro que nuestros atletas de béisbol eran jóvenes de primera línea y hombres de patria o muerte. Como ya expresé otras veces regresaremos con el escudo o sobre el escudo. Venceremos porque sabemos y podemos combinar algo que sólo pueden hacer hombres libres, y sin dueños, no los jugadores profesionales. Leonel Fernández me contaba ayer por la tarde que los excelentes peloteros profesionales dominicanos no deseaban participar en esas competencias, estarían ausentes con dolor para el pueblo que los vio nacer. Chávez ignora todavía por qué sus magníficos pitchers y bateadores serán derrotados por nuestros atletas. El equipo cubano que este año medirá sus fuerzas con los mejores profesionales de Estados Unidos y Japón en las Grandes ligas, es mucho más fuerte y está mejor entrenado que el de hace tres años. Muchos de ellos son ya veteranos a pesar de su juventud. Ninguno de los hombres que hicieron el equipo quedó en casa, excepto por razones de salud. Asumo la total responsabilidad por el éxito o el revés. Las victorias serán de todos; la derrota no será jamás huérfana".

Bien. Entonces seguramente recordarán que ese fue el mismo artículo en que Fidel escribió: "Con motivo de los cambios en el seno del Ejecutivo, algunas agencias cablegráficas se rasgan las vestiduras. Varias de ellas hablan o se hacen eco de rumores 'populares' sobre la sustitución de los 'hombres de Fidel' por los 'hombres de Raúl'. La mayoría de los que fueron reemplazados nunca los propuse yo. Casi sin excepción llegaron a sus cargos propuestos por otros compañeros de la dirección del Partido o del Estado. No me dediqué nunca a ese oficio. Jamás subestimé la inteligencia humana, ni la vanidad de los hombres. Los nuevos ministros que acaban de nombrarse fueron consultados conmigo, a pesar de que ninguna norma obligaba a los que los propusieron, a esa conducta, ya que renuncié hace rato a las prerrogativas del poder. Actuaron sencillamente como revolucionarios auténticos que llevan en sí mismos la lealtad a los principios. No se ha cometido injusticia alguna con determinados cuadros. Ninguno de los dos mencionados por los cables como más afectados, pronunció una palabra para expresar inconformidad alguna. No era en absoluto ausencia de valor personal. La razón era otra. La miel del poder por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno. El enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos".

Ahora miren la interpretación que le da el Castañeda a las palabras de Fidel: en su columna de prensa, Fidel los acusó de albergar "ambiciones" excesivas, alimentadas por la "miel del poder" y la "ausencia de sacrificio". Dijo además que habían reanimado las ilusiones de "poderes extranjeros" respecto al futuro de Cuba. ("In a newspaper column Fidel accused them of harboring excessive 'ambitions' fed by the 'honey of power' and the 'absence of sacrifice'. He said they had reawakened the illusions of 'foreign powers' regarding Cuba's future").

Arriba tienen el artículo de Fidel. ¿En alguna parte escribió sobre "poderes extranjeros"?

Pero eso no es lo más importante. Según Castañeda: más importante aún, y enigmáticamente, Fidel recurrió a una metáfora beisbolera en ocasión del Clásico Mundial de Beisbol para afirmar que los jugadores de beisbol de Chávez, con todo y lo "jóvenes y buenos" que son, no serían capaces de vencer a las "estrellas cubanas". ("More importantly, and enigmatically, he resorted to a baseball metaphor on the occasion of the World Baseball Classic... to claim that Chávez's baseball players, 'as good and young' as they might be, were no match for 'Cuba's seasoned all-stars'").

Cosa más grande y ridícula, caballero. A ver, a ver, a ver:

Lo que escribió Fidel: "Chávez ignora todavía por qué sus magníficos pitchers y bateadores serán derrotados por nuestros atletas".

Lo que escribió Castañeda: enigmáticamente, Fidel recurrió a una metáfora beisbolera... para afirmar que los jugadores de beisbol de Chávez, con todo y lo "jóvenes y buenos" que son, no serían capaces de vencer a las "estrellas cubanas".

Otra vez Fidel: "Chávez ignora...".

Cosa más grande, ridícula y "enigmática", caballero. Como escribió el cámara que lleva el blog BoRev.Net (altamente recomendado para todo aquel que le meta al inglés): "About baseball! The whole stupid coup plot story was based on an 'enigmatic comment' Fidel made about his team winning the World fucking Baseball Classic this year. Jorge Castañeda is a disturbed old man". Que traducido al venezolano quiere decir: "¡Sobre beisbol! Toda una estúpida historia sobre golpes y comploteos basada en un 'enigmático comentario' que hizo Fidel sobre su equipo triunfando en el Clásico Mundial de Beisbol del coño. Jorge Castañeda no es más que un viejo trastornado". Traducción alternativa de la última frase: "Jorge Castañeda no es más que un viejo senil que está loco e bola".

Pero la historia no termina aquí. El Universal, entre muchos otros, reprodujo la "noticia" hace un par de días, el miércoles 18 de marzo. Y ayer jueves 19, su columnista estrella, Nelson Bocaranda (Runrunes), abrió con este runruneo:

"Cuba. La información que publicó en la revista Newsweek el ex canciller mexicano Jorge Castañeda - hombre de izquierda muy vinculado a importantes figuras cubanas tras ayudar a mejorar las relaciones entre ambos países - en la que involucra al presidente venezolano con un supuesto golpe, conspiración o traición en Cuba contra Raúl Castro apoyándose en los defenestrados Carlos Lage y Felipe Pérez Roque, vicepresidente y canciller, respectivamente, nunca será aceptada o confirmada por el régimen cubano tal como pasó con las purgas de Stalin o en las de Mao. Sin embargo, hay piezas que cuadran. En nuestra pasada columna del 5 de mayo escribimos sobre el intempestivo viaje del caudillo criollo a Cuba, el viernes 20 en la noche, y su regreso silencioso con sus acompañantes tras pasar unas horas en la capital cubana. Molesto regresó por Barquisimeto, dejó a sus acólitos y se fue a Barinas donde pasó dos días encerrado conversando con su hermano Adán. Desde ese viaje sus ministros no han osado preguntarle absolutamente nada sobre Fidel y Raúl. ¿Le dará todo esto más razones a Castañeda para armar el rompecabezas del que sólo algunas pistas le dieron los altos cargos cubanos para que lo hiciera público en Estados Unidos? ¿Será por eso el mal genio de Hugo I las últimas semanas y su huida hacia adelante llevándose en su carrera hasta la propia Constitución de la que con tanto orgullo nos hablaba hace sólo unos añitos? No ve a nadie que se le pare y enfrente".

Yo no sé a ustedes, pero a mí me provoca cierta grima saber que la columna de este otro "disturbed old man" sea la más leída todas las semanas por aquellos que consumen El Universal. Dicho diario, por si no lo saben, incluye en su página web, diariamente, un "Ranking de Noticias". Vean el "ranking" de ayer:


Si el estómago se los permite, pásense por ahí el próximo jueves, y se acordarán de lo que aquí les digo.

Y después dicen que el que está de manicomio es Chávez.



Caricatura de Rayma, publicada ayer jueves 19 de marzo en El Universal.

Cosa más loca e bola, caballero.

18 de marzo de 2009

CMB 2009: ¡Palo con esos yankis! Lo volvimos a hacer: Venezuela 10, Estados Unidos 6

«No es más que un juego de trámite». Sí, ponte a creé. La camiseta es pa sudarla, y eso fue exactamente lo que hicieron los dos equipos hoy.

El detalle está en que fue Venezuela la que llevó ventaja: descargó toda su furia ofensiva contra un equipo de Estados Unidos que cayó por segunda vez consecutiva frente a la selección criolla. En total se batearon 27 hits: 15 Venezuela y 12 Estados Unidos.

La primera carrera del partido la anotó Estados Unidos abriendo el segundo: con Shane Victorino en tercera y Chris Iannetta en primera y dos outs, Curtis Granderson la rodó fuerte por el primera base Maxi Ramírez, que se lanzó tremenda parada y se la pasó rápidamente al picher Armando Galarraga. La jugada fue bien chiquita. Para el momento en que el umpire cantó el quieto, ya Victorino tenía rato que había anotado. Iannetta, que a todas estas estaba montado sobre tercera, se la quiso tirar de vivo: mientras Galarraga discutía la decisión con el umpire, se fue hasta la goma. Le avisaron del asunto a Galarraga, quien reaccionó y se lanzó una metra al home: lo retrataron.

Henry Blanco revienta a Chris Iannetta en el segundo inning. Por: Alan Díaz/AP

Pero la verdadera fiesta comenzaría en el cierre del segundo: lo abrió Carlos Guillén con rolling por todo el medio del campo. Llegó a primera. Magglio Ordóñez bateó línea de hit por la derecha: cuando Shane Victorino alzó la vista, Guillén ya estaba llegando a tercera. Siguió Gerardo Parra con batazo cómodo por la primera, pero Adam Dunn cometió error tirando al home. Anotó Guillén y quedaron hombres en primera y segunda sin outs. Maxi Ramírez bateó elevado por el centro y fue el primer out. No se movió nadie. Pero llegó el fajador Henry Blanco: respondió con senda línea que pasó por encima de la tercera base y se internó en lo profundo del izquierdo, en el rincón de los músicos. Llegó a segunda parado, mientras Magglio y Parra anotaban cómodos. Endy Chávez amenazó con sabotear la fiesta, bateando un flaicito por la derecha para el segundo out. Pero vino César Istúriz y conectó línea de hit por el mismo lado. Henry Blanco se lanzó tremenda esprintada y llegó quieto en home, metiéndose Istúriz hasta la segunda. En el dugout, Bob Abreu y Melvin Mora, entre otros jodedores, rodearon a Henry Blanco y comenzaron a echarle aire con los paños que utilizan para secarse el sudor entre innings. Todo el mundo muerto e la risa. Pero la cosa no llegó hasta ahí: José Celestino López dijo que si Henry Blanco podía, él también: doble durísimo por la izquierda. Anotó Istúriz. Luego vino Miguel Cabrera y pensó lo mismo, porque sonó otro doble durísimo por la misma izquierda. Anotó Celestino. Le dieron vuelta a la batería: vino Carlos Guillén a batear por segunda vez en el inning. Pero ya estaba bueno, cuál es el abuso: Guillén salió con elevado a la derecha.

Gerardo Parra y Magglio Ordóñez son recibidos por sus compañeros, luego de anotar con doble de Henry Blanco. Por: Alan Díaz/AP

Henry Blanco anota luego de pegar tremenda carrera desde segunda. Por: Jeffrey M. Boan/AP

Juego 6 a 1.

Estados Unidos descontó con una en la tercera y otra en la cuarta. 6 a 3. Venezuela anotó la séptima en el cierre del cuarto: con Istúriz en segunda, Miguel Cabrera bateó rolling durísimo que llegó hasta las manos del jardinero izquierdo. Anotó Istúriz. Le siguieron hits de Carlos Guillén y Magglio Ordóñez. Bases llenas y dos outs. Pero Gerardo Parra se atoró tanto que se ponchó con un picheo malo.

7 a 3, está bien. Pero el que no hace, le hacen. Eso está escrito.

El quinto lo abrió Ramón Ramírez (que venía de relevar a Armando Galarraga en el cuarto) con base por bolas a Adam Dunn. Caballero: bateador que se embasa por boleto abriendo inning, casi siempre anota. Dicho y hecho: vino Mark DeRosa y la botó por la izquierda. 7 a 5.

Estados Unidos hizo una más en el sexto y la cosa se puso pequeña: 7 a 6 no es ventaja.

Entonces llegó el cierre del sexto: salió a relevar LaTroy Hawkins y mejor que no. Le abrió Miguel Cabrera con un quítate-de-ahí por todo el medio. La pelota pasó por encima de la cabeza de Hawkins. Peazo e línea caballero. Acto seguido, fallaron Guillén y Magglio Ordóñez. Cuando el inning parecía muerto, apareció Gerardo Parra con una línea de hit por el centro. Vino a batear Maxi Ramírez, novato del año en Venezuela, temporada 2008-2009. Hawkins le lanzó un cambio y le cantaron el primero. Después una slider, primera bola. Le tiró otro cambio: segundo strike. Quiso pasarlo con una curva, pero el Maxi le conectó una tremenda tabla por la izquierda, que mientras más se alejaba más se elevaba: jonrón de tres carreras. Venezuela 10, Estados Unidos 6. Sin saberlo aún, estábamos ante lo que los expertos llaman "cifras definitivas del encuentro".

Maximiliano Ramírez celebra su jonrón. Tremenda tabla. Por: AP.

Lo demás... eso sí que fue trámite: Víctor Moreno sacó el séptimo uno dos tres, con un ponche. Los gringos todavía no reaccionaban.

En el octavo inning reaccionaron: llegaron a amenazar con hombres en tercera y segunda con dos outs. Yo ligando que anotaran, para que viniera El Kid en el noveno con chance de salvado. Pero qué va: elevado de foul al primera base y se acabó el inning.

Con cuatro de ventaja, igual Sojo nos regaló el espectáculo de Francisco "El Kid" Rodríguez cerrando el juego: ponche Adam Dunn; rolling por primera de Mark DeRosa y tremenda parada de Maxi Ramírez (que en total se lanzó tres tremendas paradas), que se la pasó a El Kid para matar en primera. Dos outs. El Kid quería terminar con todo aquello con un ponche, como los grandes, pero comenzó a ponerle de más a los lanzamientos: le dió base por bolas a Victorino. Vino Chris Iannetta y lo puso en 3 y 2. Al sexto lanzamiento, Iannetta la rodó mansamente por segunda y adiós luz que te apagaste.

Por Venezuela, Miguel Cabrera bateó de 5-3, con dos impulsadas y una anotada. Duplicaron Istúriz (de 4-2, impulsada y dos anotadas), José Celestino López (de 4-2, anotada e impulsada), Carlos Guillén (de 5-2, anotada), Magglio Ordóñez (de 4-2, anotada) y el jugador del partido: Maxi Ramírez, que se fue de 5-2, con 3 impulsadas y una anotada. Henry Blanco se fue de 4-1, pero bateó el doble clave de dos carreras y además anotó la de la esprintada.

Ganó Armando Galarraga, a pesar de que no fue una salida muy buena: le hicieron tres carreras (dos limpias), le batearon 8 hits y dio tres bases por bola. Ponchó a dos. Antes de salir del juego, estaba lanzando ya como empujado. Pero bueno...

Y del cuento aquel, más o menos lo mismo: los abucheos, las consignas, etc. No con la fuerza del espectáculo infame cuando el juego contra Holanda, pero tampoco les podemos pedir tanto.

Cada loco con su tema, y hoy el tema es que le hicimos honor a aquello de ¡Palo con esos yankis!

No hay que ser adivino

El 24 de octubre de 2008, es decir, hace casi seis meses, escribí aquí (¡Austeridad! ¡Austeridad!):

"De esta forma, la noticia va dejando de ser el fulano 'terremoto financiero internacional', y ya sólo pretenden hablarnos de la ¡austeridad! y de los precios del petróleo. Los expertos, no faltaba más, cuestionan las 'medidas de austeridad' de Chávez. Sólo falta quien denuncie estas 'medidas de austeridad' como neoliberales, y califique a Chávez como un adalid de la misma doctrina económica que hoy se está viniendo abajo. Ya lo veo: Chávez el neoliberal, uno del tipo Carlos Andrés Pérez, del que sólo cabría salir con un nuevo 27 de Febrero".

Tal y como lo comentó la periodista Tania Díaz ayer martes 17 de marzo, en el programa Dando y dando, El Nacional publicó (en edición del mismo día) la siguiente nota (A/4): Gobierno planea paquete económico clásico del FMI.


Detalle de la misma nota.

Y dice:

"Los errores cometidos por el Gobierno lo obligan a aplicar una serie de medidas que rechazó en el pasado por ser ajustes clásicos recomendados por el Fondo Monetario Internacional en la década de los setenta, y que causaron recesión en América Latina, consideran analistas económicos.

"Recuerdan que el alza en el precio de la gasolina, la creación de nuevos impuestos, la reducción del gasto público y la devaluación son medidas que sólo contribuirán a incrementar los ingresos, pero no resolverán los problemas macroeconómicos.

"'Este es el programa clásico de ajuste del FMI. La única diferencia es que no se anuncia un programa completo, sino que actúa a cuentagotas, lo que le quita toda credibilidad', señala el economista José Guerra".

Va otro pronóstico (y anótenlo que va en serio): cuando finalmente sea derrocada la dictadura de Hugo Chávez Frías, José Guerra será el Ministro de Finanzas.

Y va otro pronóstico, porque la estoy viendo clarita: para saber cuándo se producirá el próximo 27 de Febrero, sólo será necesario sumarle 11 días a la fecha en que Chávez anuncie su paquete neoliberal.


Nota del diario español El País, del 16 de enero de 1989.

Para ser más gráficos, aquí les dejo la fórmula (y que me perdonen los matemáticos, físicos y similares):

a + b = d

Donde:

a = fecha de anuncio del paquete neoliberal de Hugo Chávez. Supóngase: 19 de marzo de 2009.

b = constante histórica de 11 días. Hace referencia a los días que mediaron entre el 16 de febrero de 1989, fecha en que Carlos Andrés Pérez anunció su paquete económico, y el 27 de febrero.

d = comienzo del fin del rrrrrégimen. Debería identificarse como "c", pero pongámosle "d" por aquello del Día D.

Es decir: a prepararse para el próximo 30 de marzo. Cae lunes. Es que los astros no mienten.

16 de marzo de 2009

Magglio, mayameros y "polarización"

I.- "Ese grupito mínimo de ignorantes".
Cuando sucedió la primera vez (durante el mismo primer juego del Clásico Mundial de Beisbol 2009) casi nadie reparó en el hecho. Ni un solo comentario en las transmisiones televisivas - al menos ninguno que yo haya escuchado. Ni una sola palabra en las secciones deportivas de la prensa escrita - al menos ninguna que yo haya leído. Salvo la breve nota escrita por Carlos Valmore Rodríguez para el diario Líder, publicada el lunes 9 de marzo:

"Magglio Ordóñez no es sordo: escuchó los sonoros abucheos que le dedicó buena parte de los fanáticos venezolanos que fueron a Toronto a apoyar a la selección nacional en su paso por el Clásico Mundial de Beisbol. Tampoco es de acero: le dolió que, por motivaciones políticas, lo pitaran en una competencia donde representa al país".

El mismo Magglio afirmó: "No estamos ahorita en campaña, estamos representando a Venezuela, haciendo un trabajo para dejar su nombre en alto. No le presto atención a ese grupito bien mínimo de ignorantes que vienen a hacer campaña política en un estadio de beisbol. Se siente mal, pero no me molesta. Yo los ignoro y creo que eso les duele más". También afirmó: "En realidad, la gente que tiene acceso a venir a Estados Unidos es la que se opone al Gobierno, así que estaba preparado".

Pero lo peor estaba por venir.

Dos días después, el miércoles 11 de marzo, Venezuela venció a Estados Unidos y aseguró el primer lugar de su grupo. Próxima estación: la virulentamente antichavista ciudad de Miami.

Al día siguiente, el jueves 12 de marzo, El Universal publicaba otra nota que abría así: "Para nadie es un secreto que la inmensa mayoría de los venezolanos que viven en Florida no son simpatizantes del presidente Hugo Chávez. Si en el lejano Rogers Center de Toronto se oyeron abucheos contra Magglio Ordóñez y constantes cantos políticos, es poco probable que los decibeles bajen en el Dolphin Stadium de Miami". También reproducía declaraciones del manager del equipo venezolano, Luis Sojo, ofrecidas al canal deportivo ESPN: "No puedes preocuparte porque la gente te pite, siempre te van a pitar cuando eres pelotero... Tenemos que salir al terreno y hacer nuestro trabajo... Así es este juego... Pero no podemos preocuparnos por eso. Esto es beisbol, no me preocupa el tema político. Sólo quiero que mis jugadores salgan al campo y lo hagan bien".

Hasta que llegó el sábado 14 de marzo y Venezuela saltó al terreno contra Holanda.

II.- Los que celebramos en la calle y no allá en Miami.
Aquel día, el inicio del juego me sorprendió en la calle. Luego la carretera. Llegué a Maracay directamente al centro comercial Parque Aragua, donde me encontraría con mi hermano Rommel. Caminando hacia nuestro lugar de encuentro me topé con un grupo de gente, unas veinte personas aglomeradas frente a una tienda de electrodomésticos. Seguían atentos las incidencias del juego. Me detuve apenas unos segundos: era el cierre del octavo inning y Venezuela ganaba 3 por 1. Caminé unos pocos metros más y me conseguí con mi hermano y algunos amigos. El ambiente era una mezcla de indignación con entusiasmo: «la botaron Miguel Cabrera y José Celestino López-Carlos Silva se lanzó un juegazo-ahora viene a cerrar El Kid-los coñosdemadre esos pitaron a Magglio en cada turno y cuando se ponchó incluso se pararon a aplaudirlo y Miguel Cabrera les reviró les hizo así: qué pasó, qué pasó-qué bolas-le gritaban: chavista chavista-es decir que chavista es un insulto».

Nos devolvimos a donde los televisores y aquello era pura electricidad: El Kid se había montado sobre el montículo y todo el mundo ligando ponche. Cada picheo una celebración. Cada out. Cuando cayó el tercero, algarabía: «vaya, nojoda, más nada, ese Kid sí es arrecho». Allí mismo se disolvió el aglomeramiento y cada quien a lo suyo.

Cada quien a lo suyo significa también que la prensa deportiva en pleno, ahora sí, descubrió que la sonora manifestación de intolerancia del antichavismo beisbolero mayamero era un asunto digno de reseña.

III.- Magglio: el villano, el traidor.
Así, por ejemplo, un exultante Jorge Ebro, periodista de, no faltaba más, El Nuevo Herald, reseñó - los énfasis añadidos van cortesía de este servidor:

"Ajena a todo interés deportivo, la política hizo su entrada el sábado en el Clásico Mundial a viva voz y provocando reacciones encontradas en aficionados y peloteros de Venezuela... El primer signo se produjo desde que se presentaron las alineaciones de los conjuntos de Holanda y Venezuela, en especial, al nombrarse al jugador Magglio Ordóñez, quien comparte el papel de héroe y villano por igual para sus compatriotas. Los miles de venezolanos presentes en el parque, que aplaudían a rabiar a los integrantes de la vinotinto, le prodigaron un prolongado abucheo a Ordóñez, al que se le vincula fuertemente con la imagen y la política del gobierno de Hugo Chávez... Otro signo de que esa mezcla ya es imposible de separar se produjo cuando el jardinero venezolano Endy Chávez pegó un triple que lo puso en posición de anotar después la primera carrera de su equipo contra Holanda. La multitud estalló en júbilo al grito de 'Endy, Sí; Chávez, No', en clara alusión de gratitud por el pelotero y de desdén por el mandatario. Según varios venezolanos, esta expresión es bastante usual cada vez que el patrullero de los Mets de Nueva York participa en la liga invernal del país sudamericano... El jardinero de los Tigres de Detroit [Magglio Ordóñez] nunca ha ocultado su afinidad por el presidente Chávez y fue uno de los más altos exponentes en su gigantesca campaña mediática para lograr la reelección indefinida en el referendo del 15 de febrero pasado. En uno de los segmentos promocionales pagados por la campaña política del ex militar golpista, se podía apreciar la figura de Ordóñez, quien decía: 'Lo mejor de la revolución está por venir'. 'Ordóñez sabía que esto le esperaría en Miami', expresó Elmer Mora, fanático de la vinotinto. 'Aquí la mayoría de los miles de venezolanos somos antichavistas, estamos aquí porque no nos sentimos a gusto con un dirigente que cada vez concentra más y más poder en sus manos, y lleva al país por un rumbo dudoso'. Como si fuera poco, el público celebró cada vez que Ordóñez fallaba un turno. Los gritos de 'chavista, chavista' podían escucharse por doquier. En su segunda comparecencia a la caja de bateo, el jugador de Detroit conectó un foul y los fanáticos le pidieron al hombre que capturó la bola su devolución al terreno. Finalmente, un ponche de Ordóñez paró a los venezolanos de sus asientos en señal de alegría y cuando César Isturiz salió del banco y la emprendió contra los aficionados en apoyo a su compañero de equipo, la multitud lo bañó de insultos... Ordóñez no saldría más a jugar a partir del séptimo capítulo y al anunciarse el cambio por Gregor Blanco, de nuevo las tribunas estallaron de contento. Con el último out y el triunfo seguro, los venezolanos agradecieron a la vinotinto, pero no a Ordóñez".

(En el momento en que escribo, Magglio Ordóñez consume su primer turno en el juego contra Puerto Rico. De nuevo: ronco abucheo, mientras otros fanáticos, los menos, le aplauden de pie. Ponche).

El periodista de El Nuevo Herald también registró la opinión del mánager Sojo: "Magglio no se merece ese trato. Él ha hecho un esfuerzo para venir aquí y representar al país''. Carlos Silva, ganador del juego contra Holanda: "Es triste lo que ha sucedido en este juego... Magglio nunca ha hecho política conmigo, ni ha tratado de convencer a nadie de que Chávez es bueno. Él cree en lo que cree y hay que respetarlo. Le pido a los venezolanos que nos apoyen para el siguiente juego. Venezuela tiene que estar unida". Por último, recogió las opiniones de los periodistas Valmore Rodríguez (diario Líder) y Efraín Ruiz (diario El Universal). El primero: "Eso no se veía antes en mi país... Esto comenzó con el gobierno de Chávez. Nunca antes se habían mezclado béisbol y política". Y el segundo: "Es increíble cómo este fenómeno político se ha metido en el béisbol... La gente quiere que gane Venezuela, pero no le molesta que fracase Magglio. Cuesta trabajo creer esta división, pero así está mi país".

Magglio Ordóñez: "héroe y villano por igual para sus compatriotas", pero Jorge Ebro sólo nos permitió leer la opinión de un "compatriota" que lo tiene como villano. ¿No le fue posible conseguir a ninguno que hablara a su favor? Pues Carlos Valmore Rodríguez sí: "Sin embargo, no todas las personas piensan igual. 'A mí me parece injusto, porque él está jugando por Venezuela', comentó Víctor Alvarado. 'No estoy de acuerdo con los abucheos', coincidió Gustavo Bernal, un venezolano que viajó desde Barquisimeto al torneo". El periodista de Líder también reseñó estas linduras: "'Por mí que lo boten', exclamó Simon Azlak, un joven residente de dicha ciudad norteamericana. 'Que lo expulsen de Grandes Ligas', agregó Alex Regulo".

Pero parece que en la Major League Baseball no expulsan a nadie por ser chavista. Qué se le va a hacer.

En la misma nota también recogió el parecer de Magglio: "Yo sé que en Venezuela hay muchísima gente que me quiere y no tengo ningún rencor contra los que hicieron eso. Se trata de una posición personal mía y no le hago mal a nadie con ella". Y es así, Magglio, tal cual: "muchísima gente". Por más que el periodista de El Nuevo Herald escriba aquello de ángel o demonio "por igual". Yo te aviso.

En el mismo tono escribió un tal Enrique Rojas para ESPN, el sábado 14 de marzo: "Los aficionados venezolanos de Miami están enojados con su compatriota Magglio Ordóñez y aparentemente no perderán ninguna oportunidad para recordárselo durante la segunda ronda del Clásico Mundial de Béisbol, que comenzó el sábado... La rabia de los seguidores venezolanos no tiene nada que ver con el desempeño del jardinero izquierdo y quinto bate de la selección de su país, sino más bien con la predilección política de Ordóñez. Ordóñez, de los Tigres de Detroit, es una de las figuras públicas más notables que promociona la política del presidente Hugo Chávez en su país. Para una gran porción de la comunidad venezolana en Estados Unidos, especialmente la numerosa colonia de Miami, Chávez es una especie de Satanás. Además de realizar spots publicitarios apoyando la campaña de Chávez para conseguir la reelección indefinida a través de un referendo, una empresa de Ordóñez ha sido encargada de construir las principales obras públicas en el estado Anzoátegui". Seguramente en una próxima entrega Enrique Rojas nos presentará las pruebas de lo que allí ha escrito.

En una nota que aparece publicada hoy lunes 16 de marzo en El Universal, un tal Alfredo Yánez M. escribe líneas para la historia: "A Magglio lo pitaron. A él solito. La pita fue selectiva y no colectiva... Su camisa -seguramente no comprada en el centro de desarrollo endógeno Fabricio Ojeda- con la cara del Che, el día del referendo por la enmienda constitucional tuvo mucho que ver en esa reacción; también su participación en varias campañas electorales, a favor del Presidente. La afición no metió la política al terreno. Nunca se le hubiera ocurrido a los fanáticos profanar su templo. Fueron los peloteros los que pasaron la raya de los afectos personales y creyeron que sus batazos, atrapadas y ponches se podían convertir en votos. Pero esa misma afición, que no llegó ayer a las tribunas sino hace mucho, sí es capaz de cobrar cuando se le traiciona... Pena, sólo pena y vergüenza es lo que se despierta cuando en en un evento deportivo, la podredumbre de la política malsana se mezcla, a tal punto, que es capaz de desvirtuar las pasiones y emociones del deporte y en vez de hacerlas aflorar para el bienestar, por el triunfo, las convierten en nuevos ingredientes para una controversia pseudopolítica. Hay líneas que no se deben cruzar. Quien lo hace, con la misma valentía con que asume ese desafío, debe aceptar sus consecuencias, y nunca puede intentar endilgarle a terceros la culpa de sus actos, porque eso sí que da ¡pena ajena!".

¡Traidor! ¡Político! Cómo se le ocurre, chico, ¿tú has visto?

Lean la notica completa: no tiene desperdicio. En resumen: Magglio es un traidor. ¡Cómo se le ocurre vestir una camisa del Che! La afición no es responsable de nada, Magglio es el que debe asumir su responsabilidad y no andar llorando por los rincones.

"Si los fanáticos son así, sinceramente, que no vengan". Así lo dijo Ramón Hernández, catcher de la selección venezolana, según lo registra hoy Alexander Mendoza en El Nacional. Escribe Mendoza: "La intolerancia y el odio visceral entre las facciones que dividen al país desde hace más de una década, mostró su peor rostro en un escenario que debería estar exento de tales discusiones". También mostró su preocupación por la "imagen" de Venezuela en el exterior: "La deteriorada imagen del país sufrió otro golpe. Las agencias internacionales transmitieron el suceso al resto mundo. El Nuevo Herald, el diario en español de mayor circulación en Florida, tituló 'El béisbol y la política se mezclan en el Clásico Mundial'. El Detroit Free Press colocó 'Magglio Ordóñez abucheado por sus propios fans'. El Chicago Tribune y el New York Times utilizaron titulares similares, así como los portales de Yahoo y Aol. Jon Heyman, de Sports Illustrated, dedicó su columna al tema. Los motores de búsqueda de Google cifran en 5.950 los sitios de la red en que aparece el nombre de Ordóñez ligado al término 'abuchear'".

¡Dios mío, qué dirán mi amigos en Estados Unidos y Europa!

(Segundo turno de Magglio: más abucheos. Elevado al jardín derecho).

Por supuesto, también recoge las impresiones de los fanáticos... antichavistas: "'Magglio Ordóñez se lo merece. No necesita apoyar al gobierno', enfatizó un joven ataviado con el jersey y la gorra del equipo venezolano, que se identificó como barquisimetano, mientras hacía compras en una enorme tienda por departamentos, cerca del Dolphin Stadium. 'Nosotros queremos al equipo, queremos que gane, pero él seguirá recibiendo pitas'. Uno de sus compañeros promete ser más agresivo. 'Nosotros pagamos el espectáculo', aseguró, mientras daba la espalda para seguir en sus afanes de turista".

Si usted paga, tiene derecho.

Por cierto: todavía tienes chance de votar en la encuesta de El Universal: "¿Está usted de acuerdo con los abucheos que recibió Magglio Ordoñez en el Clásico Mundial? Las siguientes son las opciones:

1) Sí, pero no con celebrar sus ponches.
2) Sí, en rechazo a su postura política.
3) No, se trata de un evento deportivo.
4) No, está representando a Venezuela.

Va ganando la segunda opción, con un 46,79% de los votos.


IV.- "Y hasta un chavista".
También en El Nacional de hoy, Boris Mizrahi al menos registra las opiniones de los que están en desacuerdo: "'No se puede mezclar deporte y política', afirmó Rafael, un merideño que se vino a Miami junto con sus compañeros de softbol. 'Aquí hay caraquistas, magallaneros y cardenaleros, pero todos somos amigos. Unos son adecos, otros copeyanos y hasta hay un chavista, pero andamos juntos, acompañando a un equipo que se llama Venezuela'... 'El país está dividido políticamente', terció Alberto, un maracayero que también estuvo en la fase inicial, en Toronto. 'En Canadá me sorprendí con las pitas y sabía que en Miami sería peor, pero no estoy de acuerdo. En Venezuela siempre ha habido personalidades involucradas con diferentes partidos y no habíamos visto esto. Magglio está dejando de trabajar para representar al país y debemos apoyarlo, a él y a todos, dejando a un lado la política'. 'Yo lo pité en su primer turno', dijo César, un larense radicado en Estados Unidos. 'Mi familia vive en Venezuela, sé lo que está pasando y no apoyo al gobierno. Pero cuando Miguel (Cabrera) salió (del dugout) y abrió sus brazos, dejó claro que tanto él como el resto del equipo apoyan a Magglio. Creo que deberíamos dejarlo hasta aquí y empezar a disfrutar el buen papel que está haciendo el equipo'".

Entre algunos, hay que decirlo, impera un poco más de sensatez. Por ejemplo, Ignacio Serrano, columnista de El Nacional publicó ayer domingo 15 de marzo (y un día antes en ESPN): "Basta que esa fanaticada cumpla con su papel. Y su papel no es abuchear a sus propios peloteros debido a sus posiciones políticas... Ordóñez no se merece ese maltrato. Tiene derecho a pensar como quiera sobre el Presidente de su país, tanto como también tienen derecho los aficionados a estar a favor del gobierno o de la oposición en la nación suramericana. Puesto que el jardinero derecho expresó sus opiniones como simple ciudadano, sin vestir el uniforme de la selección nacional, ni el de los Caribes de Anzoátegui o el de los Tigres de Detroit, la reacción del público tampoco debería mezclar política con deporte". El mismo día, Ormúz Jesús Sojo publicó en el diario Líder: "¿Quién dijo que un atleta no puede expresar su creencia en estos ámbitos? Lo que Magglio vivió en Miami el sábado pasado no se lo deseo a ningún ciudadano, tenga la profesión que tenga, labore en el empleo que labore, milite en el partido que milite. Excelente la actitud de Miguel Cabrera y Félix Hernández - los que yo pude ver, porque me dijeron que hubo otros más -, cuando defendieron a su compañero ante el propio público que abucheó a su compatriota. A quién se le ocurre celebrar que alguien que defiende la camiseta de su mismo país falle. Y al falconiano lo tildaron de apátrida, creo que el término hay que colocárselo a otros".

(Tercer turno de Magglio: abucheos, pero las cámaras muestran a un grupo de fanáticos coreando su nombre, suponemos que en señal de apoyo. Rolling por el short).

Por último, el diario Últimas Noticias publicó hoy tres opiniones. Les dejo en primer lugar la de Juan Vené: "Algunos venezolanos han abucheado a Magglio en el Clásico. Craso y ridículo error. Copian el estilo agresivo y gritón, de borracho callejero en madrugada dominical, que adopta el presidente Chávez en sus alocuciones. Son tan culpables como Chávez de adoptar la violencia en vez de la razón. Se usa la violencia cuando la razón, la inteligencia y la sensatez han sido vencidas por la ignorancia o por intereses mezquinos... Magglio debe disfrutar de la libertad de ser tan chavista como es, o tan antichavista como los abucheadores lo son. Es la democracia. Ahora, esos bocasueltas de las tribunas no son culpables. Es que sólo siguen ese patrón trazado en Venezuela, tanto por Chávez como por quienes dicen ser líderes de la oposición. Ellos han sido los culpables de la división del país en dos mitades irreconciliables de chavistas y antichavistas".

Unjú.

Abajo pueden ver al Chávez hablando como "borracho callejero en madrugrada dominical".

Haz click en cualquier video para verlo
Puedes ver otros en radiomundial.com.ve

Va la segunda, de Eleazar Díaz Rangel: "Lo sucedido en el Dolphin Stadium, de Miami, no tiene nombre. Ocurrió en el partido que Venezuela le ganó a Holanda. En el estadio había cerca de 20 mil aficionados, la inmensa mayoría partidarios de los criollos... Pero entre esa multitud, había un grupo de rabiosos antichavistas que, cada vez que Magglio Ordóñez tomaba un turno al bate o intervenía en una jugada defensiva, lo abucheaban, lo pitaban. Todo porque Magglio, como otros atletas, han expresado públicamente sus simpatías por el presidente Chávez y por su obra de gobierno. Por supuesto, a esos residentes en Miami, no obstante haber nacido aquí, no se los puede llamar venezolanos; seguramente deseaban el triunfo holandés".

Y la más categórica de todas, la de Hugo Chávez G. (el periodista): "Sin embargo, lo ocurrido con Magglio Ordóñez en Miami nos obliga a cambiar de planes y, además, dejar constancia de la gran tristeza que sentimos en ese lamentable momento, cuando una jauría de fanáticos desató su odio y morbo contra Magglio al celebrar el ponche propinado por el picher Sidney Ponson en la cuarta entrada. Nunca, en nuestra trayectoria como periodistas deportivos, que va más allá de 25 años, habíamos visto cómo una mal llamada afición ligaba y se gozaba a rabiar la falla de un atleta venezolano por el elemental derecho de tener una parcialidad política. Para nadie es un secreto en este país, y tampoco lo debería ser en Miami, donde está radicada parte de la más extrema oposición venezolana, que no sólo Magglio ha manifestado su apoyo al presidente Hugo Chávez Frías. Una buena cantidad de peloteros también lo han hecho, al igual que atletas de otras disciplinas. Nadie puede ocultar, por el mayor egoísmo político que se tenga, el apoyo que ha brindado Chávez al deporte venezolano en sus 10 años de gobierno. Los atletas, conscientes de esta realidad, se han hecho solidarios con un Presidente que los ha tomado en cuenta y que hizo del deporte un derecho constitucional. Por ello, desde esta tribuna rechazamos lo ocurrido con Magglio Ordóñez y le brindamos todo nuestro apoyo... Ligar contra Magglio Ordóñez es ligar contra Venezuela, es ligar contra una selección de peloteros y técnicos que cada vez que se pone el uniforme vinotinto salta al terreno de juego a buscar un triunfo que deje bien en alto el nombre de nuestro país. Lanzamos un rotundo no a la intolerancia política, y más en el plano deportivo. Esto no debe ocurrir más nunca y ojalá que nuestros 'compatriotas maiameros' tengan un mínimo de conciencia y entiendan que la gracia les salió como una morisqueta, que la comiquita que pusieron fue total".

V.- ¿Polarización?
Como lo ha expresado Hugo Chávez G. sin ambages, y también Díaz Rangel, mi hermano y los panas de Maracay, los propios peloteros de la selección venezolana y el mismo Magglio Ordóñez, la manifestación de intolerancia política de los fanáticos venezolanos en Canadá y luego en Miami, es sencillamente inaceptable. Pero no es esa la opinión generalizada.

(Cuarto turno de Magglio: situación de tensión, hombre en segunda, dos outs. Rolling por el picher. Abucheos).

El silencio timorato y hasta cómplice de los primeros días de los periodistas venezolanos se transformó, cuando los abucheos se hicieron inocultables, en tímidos exhortos en favor de la unidad nacional y en contra de la "polarización". Lo afirmo con toda la propiedad de un fanático del beisbol que asiste al estadio regularmente, y mi hermano Rommel está de testigo: con estos ojos y estos oídos he visto y escuchado al antichavismo corear una y otra vez sus consignas en el estadio Universitario, mientras nosotros, los chavistas, intentamos concentrarnos en las incidencias del juego. Hasta que nosotros, los chavistas, nos hartamos de aquello y comenzamos a corear nuestras consignas. Que en algunas ocasiones, dicho sea de paso, han acallado por completo las gargantas de los antichavistas. (Reto a cualquiera a que me cite una sola ocasión, sólo una, en que el chavismo hubiera lanzado la primera consigna en un juego de beisbol). Y me ha tocado ver y escuchar a los mismos antichavistas que hacía sólo unos segundos coreaban "Y va a caer, y va a caer, este gobierno va a caer", vociferando: «¡Que ladilla con la política!». Porque la política está bien cuando el antichavismo se expresa libremente, pero es una ladilla cuando el chavismo le responde. Entonces es cuando algunos dicen: «El problema es que este país está divido, polarizado. El problema es el lenguaje violento». El verdadero y único mérito de Juan Vené es resumir en unas pocas líneas lo que la mayoría de los periodistas quiere decir, pero la mala conciencia no se los permite.

La palabreja "polarización" es el expediente al que apela todo aquel que quiere eximir de responsabilidades a los verdaderos responsables: los intolerantes, los violentos. Que en este caso puntual - como en muchos otros - es una parte del antichavismo. Se dice "polarización" o "división del país en dos mitades irreconciliables" y súbitamente todos, y primero que nadie Chávez, por supuesto, somos responsables de que miles de imbéciles enceguecidos por el odio la emprendan contra Magglio Ordóñez.

¿Saben qué? Hoy, contra Puerto Rico, Magglio Ordóñez no vio vida: se fue de 4-0. Pero ganó Venezuela. Les metimos nueve arepas: ganamos 2 por 0. La primera carrera la impulsó uno que se llama Carlos Guillén. Y el juego lo salvó otro que se llama Francisco "El Kid" Rodríguez.

Repito: ganó Venezuela. Por si no se han enterado.


Haz click en cualquier video para verlo
Puedes ver otros en radiomundial.com.ve

El Salvador: triunfó el Farabundo Martí


Ayer domingo 15 de marzo de 2009, escrutadas poco más del 90% de las actas de votación, el Tribunal Supremo Electoral de El Salvador anunció la victoria de Mauricio Funes, candidato a la presidencia por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), tras acumular el 51,27% de los votos contra el 48,13% del derechista partido Arena.

En su editorial de hoy lunes 16 de marzo (Mauricio Funes y el FMLN derrotan a la derecha), el Diario CoLatino resume el significado de esta victoria:

"El FMLN, principal partido de izquierda, y su fórmula presidencial, integrada por el periodista Mauricio Funes, Presidente, y el profesor Salvador Sánchez Cerén, Vicepresidente, consiguieron una victoria histórica en los comicios presidenciales de ayer domingo, 15 de marzo. La victoria de Funes y el Frente es significativamente representativa, pues derrotó a tres rabiosos poderes: el poder político, el poder económico y el poder mediático.
...
"El triunfo del FMLN en las elecciones del 18 de enero, que ganó por más de 90 mil votos al partido gobernante, hizo que la derecha política hiciera movimientos estratégicos, y ordenó el retiro, de forma desvergonzada, de los candidatos presidenciales del PDC y el PCN.
...
"Por supuesto que la colaboración mediática no inicia el 18 de enero, sino desde que el FMLN anuncia a Mauricio Funes como su candidato presidencial. Es más, el más fuerte contendiente de Mauricio y el FMLN fue el poder mediático, y no el poder político y el poder económico.

"Los medios y sus columnistas atacan inmisericordemente, rabiosamente, a Mauricio Funes y a su compañero de fórmula, el ex comandante Salvador Sánchez Cerén. Los medios y sus 'analistas' - muchos de ellos provenientes de la izquierda - hicieron el trabajo más bochornoso y bajo que la prensa ideológica haya hecho jamás en el país. Es decir, la principal victoria de Mauricio fue contra los medios, para luego vencer a la derecha política.

"Por su parte, el poder económico intentó, a última hora, mediante la amenaza y la manipulación, obligar a sus trabajadores a votar por el partido gobernante. Los empresarios afines a ARENA amenazaron con quitar a los trabajadores sus empleos, si el FMLN ganaba. Los trabajadores, por supuesto, desobedecieron, cansados de los 20 años de mal gobierno de ARENA, pues gobernó primero para argollas económicas, y luego para argollas políticas, muy ligadas al Presidente Elías Antonio Saca.

"Por supuesto, Mauricio Funes y el FMLN no han ganado la revolución, solamente una histórica elección, el cual es importante para iniciar, para realizar un buen gobierno, un proceso de cambios profundos a favor de las grandes mayorías".

Énfasis añadidos por este servidor.

Cómo nos parecemos: aquí, allá y más allá.

11 de marzo de 2009

CMB 2009: Y Venezuela venció a Estados Unidos

Venezuela celebra: Carlos Silva, Melvin Mora y Miguel Cabrera (de izquierda a derecha) saltan al terreno al concretarse la victoria sobre Estados Unidos. Por: Frank Gunn/AP.

Yo no sé cómo habrá sido por donde ustedes viven, pero por aquí se dejaron oír gritos emocionados y un poco más lejos algunos cohetones inclusive, esos que al habitante de Caracas le indican que algo importante acaba de suceder. ¿Quién no ha encendido el televisor al escuchar el estruendo inconfundible de la pólvora que estalla bien arriba en el cielo? Lo que sucedió fue que Francisco Rodríguez hizo abanicar a Kevin Youkilis, primera base de la selección estadounidense, sellando así la victoria de Venezuela, 5 carreras por 3.

Henry Blanco (sustituyendo a Ramón Hernández, autor del kilométrico jonrón contra Italia durante el juego del martes 10 de marzo) jonroneó en el tercer inning contra Ted Lilly, dándole la ventaja a Venezuela, y terminó como el bateador más destacado del equipo, yéndose de 4-3, con 2 anotadas y una impulsada, sumándole un buen lance a la defensiva en el cierre del noveno inning, cuando reventó en segunda a Derek Jeter para poner el inning en dos outs. Destacaron también Grégor Blanco, que conectó de 5-3 con una impulsada, incluyendo doble y triple, y Marco Scutaro, que se fue de 4-1, impulsando par de carreras que serían claves.


Henry Blanco es felicitado por César Istúriz luego de conectar su jonrón. Por: Frank Gunn/AP.

El abridor Víctor Zambrano, el derrotado en el primer juego contra Estados Unidos, remontó parcialmente, lanzando 3 innings y 2 tercios, permitiendo tres hits, una carrera limpia, otorgando par de bases por bola y ponchando a uno. Lo relevaron sin permitir mayores libertades Jan Carlos Granado (el ganador), Iván Blanco y Carlos Vásquez. Orber Moreno permitió 2 carreras en el octavo inning, cuando el receptor del equipo estadounidense, Chris Iannetta, se la sacó con uno en circulación. Pero no pasó de ahí: la elogiada alineación estadounidense fue mantenida bajo control.

Y como yo sé que hay un montón de gente mal pensada, esa última línea no la escribí yo. Es mi traducción libre de la reseña que escribió Ed Eagle en la página oficial del Clásico Mundial: "... and catcher Chris Iannetta drilled a two-run homer in the eighth, but the vaunted U.S. lineup was otherwise held in check". Ah, bueno, después no digan.

Y ahora viene la parte que todos mis cámaras están esperando (y seguramente otros por ahí también): esta victoria nos la gozamos y la celebramos por partida triple: en primer lugar, porque ganó Venezuela, que aunque parezca muy obvio resulta que no lo es tanto; en segundo lugar, porque le ganamos a uno de los equipos favoritos, con todo y su "elogiada alineación" y su aura de invencibilidad: Estados Unidos; pero sobre todo sentí alegría porque sé que hay venezolanos que estaban deseando que Venezuela perdiera, y después de este resultado se sienten tristes, molestos y frustrados.

Usted lo puede llamar como quiera: llámelo resentimiento si le da la gana. Por lo que a mí respecta, hoy me río de aquellos que son capaces de confundir alegría por partida triple con resentimiento.

¿Saben cómo es la vaina? Vayan a llorar pal valle. Dígalo ahí, Francisco Rodríguez.

Francisco Rodríguez expresa su preocupación por aquellos venezolanos que estaban ligando a que Estados Unidos nos dejara en el terreno. Por: Elsa/Getty.